Mathéo Malik


Según el ex comandante supremo de la OTAN, las veinticuatro horas que siguieron a la explosión de un misil en territorio polaco son un modelo de desescalada: por un lado, los aliados mantuvieron la calma, por otro, los rusos se apresuraron a hacer todo lo posible para no dejar dudas sobre su participación. Sin embargo, mientras Putin continúe con sus ofensivas en el oeste de Ucrania, el riesgo de que estos acontecimientos se multipliquen sigue siendo muy alto.