Capitalismos políticos en guerra

Tras las Doctrinas de la China de Xi Jinping, lanzamos una nueva serie semanal. Cada miércoles estudiaremos el punto nodal de la geopolítica contemporánea, el enfrentamiento entre China y Estados Unidos, en función de la capacidad política de ambos sistemas para liderar, transformar, desarrollar la innovación, la industria, las tecnologías digitales y la ciencia. Así nos preguntaremos, ¿qué hay que hacer?

La nueva infraestructura del mundo: Europa frente al proyecto contrahegemónico chino

Mundo
Gran formato

«Nuestra respuesta ha sido limitada porque nuestra organización, toma de decisiones y financiación se diseñaron para el mundo de antes —antes del Covid-19, antes de Ucrania, antes de la conflagración en Oriente Próximo, antes del retorno de la rivalidad entre grandes potencias—. Pero necesitamos una Unión que esté a la altura del mundo de hoy y de mañana. Y por eso lo que propongo es un cambio radical —porque un cambio radical es necesario—.»

Este año, en el Reino Unido, el Partido Laborista de Keir Starmer está llamado a ganar las elecciones por un amplio margen. Su gabinete en la sombra ya está listo: está afinando su programa. En el frente económico, la próxima ministra de Hacienda, Rachel Reeves, tiene un plan: inspirada en las bidenomics, quiere restaurar el papel central del Estado. Pero su doctrina podría toparse con límites objetivos. Por primera vez, traducimos y comentamos íntegramente su discurso programático.

Economía contra diplomacia.

Irán se construyó a base de sanciones. Mientras sus dirigentes se congratulan ahora por haber creado una economía sui generis de resistencia, desde la industria automovilística hasta la armamentística, este modelo oculta un problema fundamental: los europeos ya no quieren invertir. Sin esta herramienta clave de negociación, las posibilidades de alcanzar un acuerdo parecen cada vez más frágiles.

Hoy es 1 de abril y hace exactamente cuarenta años que Europa no está tecnológicamente muerta. ¿Por qué no hemos sacado ninguna conclusión cultural de esto?

Basándose en el éxito y la centralidad documentada de la empresa holandesa ASML, en el corazón del ecosistema tecnológico y económico mundial, Alessandro Aresu pide una llamada de atención.

Trump y Biden comparten un diagnóstico profundo: la hegemonía estadounidense está amenazada. Una nueva ciencia de Estado debe estructurar sus relaciones con el resto del mundo en torno a un eje clave: la seguridad. Publicamos uno de los textos más importantes para entender las corrientes profundas de Washington, firmado por el influyente consejero adjunto de Seguridad Nacional, Daleep Singh.

1971. Kissinger viaja en secreto a China para reiniciar las relaciones entre Washington y Pekín. Un año después, Richard Nixon hizo el mismo viaje.

Las industrias estadounidenses apostaban por el mercado de consumo en China, donde podían encontrar mano de obra barata. Mao, en cambio, estaba preocupado por su balanza comercial, con un objetivo: convertirse en la fábrica del mundo. Se estableció una simetría. Hasta hoy sigue estructurando la guerra entre los capitalismos políticos. En un detallado estudio basado en el mercado textil, Elizabeth Ingleson cuenta la historia de los orígenes del «Made in China».

De Lenin a Putin, titánicas infraestructuras han modelado el paisaje ruso. Cientos de miles de hombres han muerto para construirlas. Presas, centrales nucleares y megafábricas han roto el hielo ártico, destruido ecosistemas y desecado lagos. Entonces como ahora, los sueños de acero y hormigón son ante todo armas de guerra. Paul Josephson repasa su historia, desde el Gulag hasta la invasión de Ucrania.