La rivalidad entre China y Estados Unidos estructura el mundo. China está en todas partes y no sabemos casi nada de ella. La estructura de nuestro debate público hace que sepamos mucho más sobre las dinámicas internas del partido socialista español que sobre el funcionamiento del primer partido del mundo, el Partido Comunista chino. El desconocimiento casi absoluto del sistema político chino, de sus doctrinas y tensiones, nos impide pensar colectivamente en cómo posicionarnos en el mundo que pretende configurar Xi Jinping. Esto es un problema. 

Desde la pandemia, la República Popular China parece cada vez más alejada y aislada del resto del mundo. En noviembre, se espera que el 20º Congreso del Partido Comunista Chino vea la reconducción de Xi Jinping en el poder. Mientras que la invasión de Ucrania centra la atención de los medios de comunicación en Rusia, la evolución de la vida política e intelectual de China es poco conocida.

Con el Grand Continent, hemos decidido lanzar una nueva serie semanal –Doctrinas de la China de Xi Jinping– coordinada por el sinólogo David Ownby, profesor de la Universidad de Montreal que ha impartido recientemente una serie de conferencias en el Collège de France1, y director de Voices from the Chinese Century2, así como de Reading the China Dream3

Una vez a la semana, publicaremos textos clave, inéditos en español, contextualizados y comentados línea a línea. Como explica el profesor Ownby: “China se ha convertido en una gran potencia, y las ideas chinas importan, sea cual sea su calidad intrínseca. Esta serie pretende ayudar a los lectores a entenderlas.”

En esta serie publicaremos textos chinos nunca antes publicados en español, traducidos y comentados por usted de «intelectuales públicos» influyentes en la China de Xi Jinping. ¿Qué quiere decir esta fórmula?

El concepto de intelectual público –establishment intellectual en inglés- puede entenderse de muchas maneras. Con esta serie, nos centramos principalmente en los intelectuales académicos, normalmente profesores universitarios, que, además de sus publicaciones profesionales en sus campos de estudio específicos, también escriben con el objetivo de influir en la política gubernamental y la opinión pública.

Esos intelectuales públicos de China aceptan las reglas del juego político que establecen las autoridades chinas, lo que no significa que repitan como loros la propaganda del Partido-Estado; aparte de los temas tabú -Xinjiang, Taiwán, Hong Kong, Tíbet-, en China hay un debate real y despiadado todo el tiempo, y el mundo intelectual no es tan «armonioso» como quisieran las autoridades chinas, ni es tan totalitario como sugieren a veces los medios de comunicación occidentales.

Hoy en día, en China, casi todos los intelectuales públicos piensan con conceptos, categorías o puntos de referencia de Occidente. Incluso los partidarios del régimen de Xi Jinping utilizan nuestras categorías y hacen referencia a autores occidentales.

david ownby

Por supuesto, los intelectuales públicos rara vez son disidentes, palabra que para las autoridades chinas significa alguien que trabaja activamente por el cambio de régimen. Estar fuera del sistema en China tiene graves consecuencias: prisión o exilio, pérdida casi total de influencia en China. Así, a través de diversas estrategias de escritura, los intelectuales públicos deben encontrar la manera de señalar a las autoridades que siguen siendo fieles al proyecto fundamental del Partido-Estado, al tiempo que son, a través de sus intervenciones, proveedores de contenidos para un régimen que muchos desearían ver evolucionar en una dirección más democrática.

¿Cuál es la relación de estos intelectuales públicos chinos con Europa y Occidente?

Aunque a principios del siglo XX se produjo una gran ruptura con la tradición confuciana, la imagen que los intelectuales chinos tienen de sí mismos sigue haciéndose eco de una forma de continuidad y orgullo con una tradición muy larga que se siente como específicamente china. 

A medida que China se alejaba de la ideología y la revolución para acercarse al pragmatismo y el desarrollo económico, el estatus de los intelectuales del establishment chino pasó de ser el de «sacerdotes» al servicio de la «iglesia» ortodoxa del marxismo-leninismo-pensamiento de Mao Zedong a ser el de «profesionales», comprometidos, como los intelectuales de otras partes del mundo, a su campo de actividad.

Los intelectuales chinos empezaron así a recibir la influencia de corrientes intelectuales externas. Ahora se forman muy a menudo en Occidente, especialmente en las grandes universidades de Estados Unidos. Hoy en día, en China, casi todos los intelectuales públicos piensan con conceptos, categorías o puntos de referencia de Occidente. Incluso los partidarios del régimen de Xi Jinping utilizan nuestras categorías y hacen referencia a autores occidentales.

Uno puede sorprenderse al ver el uso de Carl Schmitt por parte de algunos de estos intelectuales… 

Carl Schmitt es efectivamente una referencia, especialmente para la Nueva Izquierda, pero la influencia de las ideas occidentales es la vez más amplia y menos significativa. Los liberales analizan Black Lives Matter a través de los libros de Samuel P. Huntington, como Who Are We? un libro de 2004 en el que afirma que Estados Unidos está perdiendo su identidad anglosajona y, por tanto, su consenso político debido a la inmigración masiva, Gan Yang reconsidera los textos originales griegos y latinos para comentar la trampa de Tucídides, Yao Yang construye un «liberalismo confuciano» para responder a las teorías de John Rawls. Así que no se trata de referencias «de nicho» o de autores citados ocasionalmente para destacar la sofisticación del intelectual chino. Han absorbido el canon…

Carl Schmitt es una referencia, especialmente para la Nueva Izquierda, pero la influencia de las ideas occidentales es la vez más amplia y menos significativa.

david ownby

Este movimiento ha formado parte del compromiso chino con Occidente desde finales del siglo XIX, pero ha adquirido una velocidad sin precedentes desde el periodo de reforma y apertura.

© Groupe d’études géopolitiques

Este movimiento es bastante nuevo. Tanto es así que a veces resulta difícil identificar elementos específicamente chinos en los escritos más importantes de los intelectuales chinos contemporáneos. Incluso los que defienden el marxismo-leninismo ortodoxo hoy tienen que pasar por los conceptos occidentales. Muchos intelectuales chinos hablan y, sobre todo, leen inglés con fluidez. Ser un intelectual hoy en día en China significa haber crecido en un mundo globalizado. 

Esto es un cambio radical con respecto a la Guerra Fría…

Durante la Guerra Fría, estábamos acostumbrados a ver la relación entre los intelectuales y las autoridades de los regímenes comunistas como muy conflictiva. Todo intelectual digno de tal nombre era contrario al régimen y favorable a la democracia, lo que daba un papel central a la historia de la disidencia y los disidentes. 

Esta historia sigue existiendo hoy en día en China: los únicos intelectuales que son conocidos fuera de China son disidentes como Ai Weiwei o Liu Xiaobo. Pero junto a este mundo -más bien pequeño- de disidentes existe otro vasto mundo de intelectuales públicos que son más importantes que los disidentes, tanto para China como para nuestros intentos de comprenderla.

¿Por qué?

Los intelectuales y las ideas son importantes porque China ha estado buscando una nueva fuente de legitimidad política desde la muerte de Mao Zedong y su adopción de la «revolución continua».

Deng Xiaoping puso a China bajo la bandera del progreso material, la reforma y la apertura, y el asombroso desarrollo económico de China desde la década de 1980 es un testimonio de la «sabiduría» de su visión. Sin embargo, a pesar de los cientos de millones de chinos que han salido de la pobreza en las últimas décadas, a pesar de la completa transformación del paisaje urbano chino, siguen existiendo profundas dudas sobre la identidad y el futuro de China. La pregunta es cada vez más frecuente: cuando China gane finalmente a Occidente en su propio juego, convirtiéndose en la nueva hiperpotencia mundial, ¿qué quedará de «China» y de la «civilización china»? Los intelectuales públicos desempeñan un papel importante a la hora de intentar responder a estas preguntas.

La pregunta es cada vez más frecuente: cuando China gane finalmente a Occidente en su propio juego, convirtiéndose en la nueva hiperpotencia mundial, ¿qué quedará de «China» y de la «civilización china»?

david ownby

¿En qué sentido? 

En la década de 1980, a pesar de las importantes diferencias de opinión en el espectro intelectual y político, la mayoría de los intelectuales, incluso en China, esperaban que el país se convirtiera en una especie de democracia. Quizás no una democracia liberal, quizás no una democracia que siguiera el principio de «una persona, un voto», pero sí algo muy diferente del modelo autoritario/totalitario que había llegado a caracterizar la política china desde la revolución de 1949.

La masacre de Tiananmen y el colapso de la Unión Soviética desafiaron esta creencia en la inevitabilidad de la democracia, ya que sugirió que la búsqueda de más libertad y democracia podría conducir al caos. El Partido-Estado respondió a este desafío con una serie de medidas destinadas tanto a profundizar en la reforma del mercado y la competitividad global como a reforzar el régimen autoritario. Estas decisiones destruyeron el débil consenso «liberal» que había caracterizado la década de 1980, y abrieron un espacio para el debate serio en la comunidad de intelectuales públicos.

¿Cómo se configuró el debate chino tras la masacre de Tiananmen?

Los «liberales» que habían dominado el debate en los años 1980 se dividieron en varios grupos rivales. Algunos argumentaron que la reforma del mercado no sólo impulsaría la economía, sino que también eliminaría los vestigios de la autocracia feudal (y maoísta) de China, tanto en lo político como en lo social. 

Otros temían que las fuerzas del mercado crearan un nuevo capitalismo de connivencia, fundamentalmente oligárquico, que enriquecería al Estado y a los jefes capitalistas a costa del pueblo. Preocupaciones similares dieron lugar a la «Nueva Izquierda», un grupo de intelectuales no liberales dedicados a la renovación del socialismo a través de una relectura creativa de las tradiciones socialista y maoísta, combinada con la adopción del posmodernismo occidental y la teoría crítica. 

En la derecha, un grupo de intelectuales culturalmente conservadores conocidos como los «nuevos confucianos» denunciaron tanto a los liberales como a la Nueva Izquierda, insistiendo en que la tradición china, debidamente reinventada, proporcionaba todos los recursos que China necesitaba para encontrar un camino estable hacia el desarrollo futuro.  Estos grupos se enzarzaron en encarnizados debates a lo largo de la década de 1990.

La floreciente confianza de China se vio reforzada por el aparente declive de la democracia liberal occidental: la paralización del Congreso de Estados Unidos, la crisis financiera mundial de 2008 (resultado de la incapacidad del Gobierno estadounidense para regular el sector financiero), el Brexit y el auge del populismo de derechas en Europa, la elección de Donald Trump, el fracaso de las guerras interminables en Oriente Medio… 

david ownby

¿Continuaron estos debates cuando Xi Jinping llegó al poder en 2012?  

Sí, absolutamente. Aunque los temas y el contexto político han cambiado en China y en el mundo. A principios del siglo XXI, cuando la reforma y la apertura produjeron el impresionante ascenso de China, se impuso la idea de que el regreso de este país al estatus de gran potencia era un acontecimiento mundial de proporciones históricas, que daba paso a una era de cambios fundamentales, el equivalente a cuando las monarquías dieron paso a las democracias o Estados Unidos heredó el liderazgo mundial de Gran Bretaña. Esto llevó a esos intelectuales a replantearse los mitos fundadores de su comprensión del pasado, el presente y el futuro de China y del mundo.

La floreciente confianza de China se vio reforzada por el aparente declive de la democracia liberal occidental: la paralización del Congreso de Estados Unidos, la crisis financiera mundial de 2008 (resultado de la incapacidad del Gobierno estadounidense para regular el sector financiero), el Brexit y el auge del populismo de derechas en Europa, la elección de Donald Trump, el fracaso de las guerras interminables en Oriente Medio… 

En este contexto, el presidente chino Xi Jinping, al inicio de su mandato en 2012, formuló su «sueño chino» (zhongguo meng), insistiendo en el renacimiento del gran pueblo-nación chino, como objetivo estratégico a largo plazo del Partido Comunista bajo su liderazgo.

¿No es esto principalmente un elemento de propaganda, un eslogan político vacío? 

El «sueño chino» es un eslogan político. Si puede parecer un eslogan político vacío, es porque el contenido de este sueño no estaba especificado y muchos intelectuales estaban más que contentos de proponer lo que faltaba. 

Por un lado, «el sueño chino» pretende desafiar al «sueño americano» y sugerir que el ascenso de China la impulsará por delante de Estados Unidos, devolviéndole el lugar que le corresponde como la mayor potencia del mundo. Dado el espectacular progreso material de China en las últimas décadas, la realización del «sueño chino» parece un posible horizonte de prosperidad para las clases medias chinas. 

Por otro lado, Xi Jinping quiere que el «sueño chino» sea exclusivamente chino, aunque pueda servir de modelo para el resto del mundo. Para consolidar su poder, Xi ha pedido que se vuelva a la ideología que disciplina al partido y motiva al pueblo. Esta ideología debe fusionar el espíritu comunista con la riqueza de la civilización tradicional confuciana.

«El sueño chino» pretende desafiar al «sueño americano» y sugerir que el ascenso de China la impulsará por delante de Estados Unidos, devolviéndole el lugar que le corresponde como la mayor potencia del mundo.

david ownby

¿Cuál es la respuesta de los intelectuales públicos a esta propuesta?

Los intelectuales públicos chinos han respondido con entusiasmo al ascenso de China y, con pocas excepciones, al «sueño chino». La posibilidad de que China pudiera recuperar su estatus de gran potencia sin haberse occidentalizado del todo era, para muchos, una idea electrizante, rica en potencial para repensar las premisas básicas de la modernidad.

© Groupe d’études géopolitiques

La sospecha, nacida del «siglo de la humillación» de China, de que ésta podría ser inferior a Occidente se está desvaneciendo, dando lugar a la esperanza de que la legitimidad que China ha buscado desde la era de la reforma y la apertura está al alcance de la mano. Como resultado, y a pesar de la represión de la diversidad ideológica por parte de Xi Jinping, la vida intelectual china desde el ascenso de China ha sido particularmente dinámica, ya que los pensadores compiten para proporcionar contenido al sueño chino de Xi Jinping.

¿Cómo ha cambiado el papel de los intelectuales durante este periodo? ¿Qué papel les permite desempeñar Xi Jinping, ya que el «pensamiento de Xi Jinping» está consagrado en la Carta del Partido Comunista Chino desde 2017, junto al pensamiento de Mao Zedong y la teoría Deng Xiaoping? 

Nada más llegar al poder, Xi Jinping se encontró con un pluralismo intelectual que para él es peligroso, porque articula el pluralismo intelectual con el político. Así, desde el principio de su mandato, ha tratado de imponer una disciplina ideológica e intelectual que recuerda un poco a la época de Mao. Pero el Partido ya no tiene el mismo control, y hay todo un mundo de periódicos, revistas, libros y sitios web en China que buscan constantemente contenidos «vendedores». 

Así que, aunque por un lado se puede decir que la vida de las ideas en China está en declive en comparación con la década de 2000, y muchos intelectuales han puesto agua en su vino, la mayoría sigue escribiendo sin siquiera mencionar a Xi Jinping y su pensamiento. Al igual que el desarrollo de China en las últimas décadas ha creado fuerzas económicas que corren el riesgo de escapar al control del Partido-Estado, también las «fuerzas intelectuales» tienen su propia independencia.

¿Cómo ha evolucionado la definición del sueño chino durante la pandemia de Covid-19? 

Como es sabido, los orígenes de la pandemia se encuentran en China. Pero la forma en que China puso los recursos para controlar la pandemia reforzó la creencia china de que su forma de gobierno era superior a la de otros lugares. La gestión de Xi Jinping de la primera ola aumentó así la legitimidad del partido. Los chinos han visto que la libertad tiene un coste desastroso. Su régimen es superior, más eficiente.

La forma en que China puso los recursos para controlar la pandemia reforzó la creencia china de que su forma de gobierno era superior a la de otros lugares.

david ownby

Sin embargo, durante al menos un año, el resto del mundo ha tomado una dirección diferente al decidir vivir con el virus. China, por razones principalmente políticas, se ha ceñido a una política de tolerancia cero, que cada vez es más difícil por varias razones. China vive del comercio exterior. Por eso, cuando cierra sus fronteras y limita el número de personas que puede acoger, se aísla y se mete en problemas. Los chinos son conscientes del terrible impacto de la pandemia en su economía. Los confinamientos estrictos como el de Shanghai son cada vez más difíciles de imponer a la población china. 

La política de cero covid es un desastre económico, parece cada vez menos justificada por motivos sanitarios y tiene un coste político cada vez más claro. Entonces, ¿por qué tiene tanta inercia?

Hace unos meses, la política de tolerancia cero de Covid fue justificada por el gobierno chino señalando que había muchas personas mayores en China que no estaban vacunadas. Por lo tanto, existía el riesgo de que muchos chinos murieran. Si en los Estados Unidos de Donald Trump la idea de dejar morir a cientos de miles de personas por culpa de Covid era comprensible en el discurso público o en el contexto de un discurso público liberal o incluso libertario, en China el gobierno tiene la responsabilidad real de proteger la salud de su población. Si uno se imagina que China abandona su política de cero covid y el Covid hace estragos como ha hecho en todo el mundo en los últimos años, el Congreso podría estar en peligro. Sin embargo, Xi Jinping quiere a toda costa renovar su tercer mandato. Su poder es bastante fuerte, pero si aumenta el número de muertes, se debilitará su posición y tendrá que responder ante el pueblo chino. Probablemente no sería suficiente para debilitarlo hasta el punto de tener que dejar el cargo, pero podría tener consecuencias bastante difíciles de afrontar en un momento delicado para él. Por lo tanto, se trata de una cuestión muy política. Cabe imaginar que, tras el 20º Congreso del Partido Comunista Chino, que se celebrará en otoño, el régimen abandonará gradualmente la política de Covid cero.

El vigésimo Congreso del Partido Comunista, que se celebrará en noviembre, es un momento clave en la vuelta tras el verano en la política mundial. ¿Cree que es probable la reconducción de Xi Jinping en el poder? ¿Qué nos dice la abolición de los límites de los mandatos sobre el poder de Xi Jinping y el sistema político chino en general?

Es una pregunta muy importante. Confieso que no entiendo exactamente qué fuerzas políticas tiene Xi Jinping. Pensé que China había aprendido las lecciones de la historia y de la experiencia de Mao Zedong. Sin embargo, no estoy muy convencido de que la población china en su conjunto piense que su reconducción en el poder sea una buena idea. Los intelectuales públicos no muestran ninguna forma de resistencia, pero es evidente la falta de entusiasmo. 

¿Cómo se expresan estas dudas?

Xi Jinping ha invertido mucho en su pensamiento y en los esfuerzos por imponer más disciplina. Sin embargo, la mayoría de los intelectuales chinos no están convencidos y siguen proponiendo otras vías posibles, como el liberalismo confuciano. Hay muchos debates. Aunque Xi Jinping sugiere que la línea está clara y los marcos están definidos, los intelectuales no están convencidos. 

[El mundo está cambiando. Desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania, con nuestros mapas, análisis y perspectivas hemos ayudado a casi 2 millones de personas a entender las transformaciones geopolíticas de esta secuencia. Si encuentra útil nuestro trabajo y cree que merece apoyo, puede suscribirse aquí].

China es, por mucho, menos libre que antes de que Xi Jinping llegara al poder. En los primeros años del siglo XXI, importantes publicaciones decían que la revolución había perdido todo su sentido y que había que inventar algo nuevo. Continúan los mismos debates que se escuchaban antes de la llegada de Xi Jinping, pero ahora son más moderados y se publican con más discreción. Xi Jinping cree haber encontrado la fórmula que determinará el rumbo de China y del mundo. Sin embargo, no estoy seguro de que pueda convencer al ciudadano chino lambda. 

Xi Jinping cree haber encontrado la fórmula que determinará el rumbo de China y del mundo. Sin embargo, no estoy seguro de que pueda convencer al ciudadano chino lambda. 

david ownby

¿Por qué razones?

Creo que tiene que ver con los efectos de la política de reforma y apertura en la mentalidad de los intelectuales chinos. Piensan con categorías y conceptos occidentales. Con Mao Zedong sólo había un lenguaje: el del Partido-Estado. Los intelectuales debían utilizar el mismo lenguaje en sus escritos. Desde la política de reforma y apertura, han aprendido a hablar y pensar de forma diferente, como los occidentales. Muchos intelectuales han llegado a considerar la ideología de Xi Jinping como obsoleta. China se ha hecho rica y poderosa gracias a la globalización. Sin embargo, el régimen sigue utilizando términos marxistas y leninistas. He traducido varios textos de un intelectual chino, Yuan Peng, gran especialista en relaciones internacionales y especialmente en las relaciones sino-estadounidenses.  Cuando escribe como intelectual público, lo hace más o menos como todo el mundo, con un estilo accesible. Pero un día me encontré con un texto suyo en el que hablaba del concepto de seguridad nacional, un concepto que Xi Jinping ha promovido constantemente desde que llegó al poder. Allí Yuan Peng debió hablar en un registro completamente diferente, escribiendo como miembro del Partido con el estilo y el lenguaje de la propaganda. Para mí, el texto era apenas legible. Hay un estilo y un vocabulario que se aplica al lenguaje del Partido-Estado y un lenguaje que se aplica a los intelectuales. Las consignas desaparecen en los intelectuales. A veces el lenguaje del Partido-Estado me recuerda a las misas en latín. Aunque los católicos habían abandonado el uso oral del latín, la Iglesia seguía utilizándolo. La situación es similar en China. Creo que la mayoría de los intelectuales chinos que apoyan al régimen en general preferirían que éste siguiera adelante en términos de ideología, tanto por el bien de la continuidad del régimen como por el del resto del mundo. 

© Groupe d’études géopolitiques

Muchos intelectuales lamentaron el aumento de las tensiones entre China y Estados Unidos al comienzo de la pandemia. El hecho de que China siga presentándose como un régimen comunista no le permite ganar muchos aliados en el mundo. De hecho, todos los Estados que simpatizan con China no lo hacen por razones ideológicas sino por razones materiales. Aunque los intelectuales chinos se adhieren al mensaje del discurso político de Xi Jinping, suelen pensar que hay que encontrar una nueva forma de formularlo. El marketing del lenguaje de Xi Jinping debe ser revisado para que los chinos puedan entender la palabra política de su líder. 

A veces el lenguaje del Partido-Estado me recuerda a las misas en latín. Aunque los católicos habían abandonado el uso oral del latín, la Iglesia seguía utilizándolo. La situación es similar en China.

david ownby

La guerra en Ucrania ha dado nueva fuerza al frente occidental, que parecía cada vez más desunido. China, por su parte, juega en una posición ambigua de apoyo más o menos implícito hacia Rusia. ¿Cómo se interpreta esta dinámica en China? 

Justo después de la invasión rusa de Ucrania, se publicaron decenas de textos en apoyo de la posición del gobierno chino de que la amenaza de la OTAN justificaba esta guerra. Sin embargo, otros textos, que descubriremos en esta serie de publicaciones, cuestionan el gesto ruso. Su razonamiento me llama la atención. Varios intelectuales consideran que su intervención en Ucrania no tenía ningún sentido estratégico. Putin ha logrado reconstituir una alianza de la mayoría de los países desarrollados en su contra. Es una potencia en declive. Esto plantea la cuestión del valor del apoyo chino. Algunos intelectuales probablemente habrían preferido que China se distanciara más de Rusia, pero este es un tema muy delicado. No pueden argumentar abiertamente que el apoyo implícito de China a Rusia es una tontería, pero sí plantean muchas preguntas. Pero creo que la población china se mantiene en la línea del régimen. 

¿Ve alguna relación con la situación de Taiwán? 

Sí, absolutamente. Los intelectuales no hablan de Taiwán. Es un tema tabú. Es muy raro ver a intelectuales escribiendo cosas interesantes sobre Taiwán. Creo que la mayoría de los chinos están de acuerdo con la idea de que Taiwán forme parte de China. La independencia de Taiwán es apoyada por muy pocas personas en China. Sin embargo, esto no implica que haya un apoyo masivo a una guerra contra Taiwán. La mayoría de los nacionalistas chinos creen que el fin de la independencia de Taiwán es inevitable porque la consideran una verdad histórica. Sin embargo, consideran que una intervención de este tipo podría poner en peligro todo lo que China ha conseguido en los últimos cuarenta años. Muchos creen que la alianza contra Rusia podría reconstituirse contra China si ésta actuara sobre Taiwán. Mi impresión es que existe una convicción generalizada entre los intelectuales de que China debe adoptar una posición moderada respecto a Taiwán y Ucrania. Si no hubiera habido ninguna reacción al día siguiente de la invasión rusa, si los rusos hubieran tomado Kiev, creo que China podría haber pensado de otra manera. Pero los resultados son mucho más ambiguos, lo que parece llamar a la moderación.

Notas al pie
  1. “La montée en puissance de la Chine et la réponse des intellectuels publics chinois”, Conferencia en el Collège de France, Año 2021-2022 https://www.college-de-france.fr/site/anne-cheng/p482230892072591_content.htm
  2. Voices from the Chinese Century, Public Intellectual Debate from Contemporary China Edited by Timothy Cheek, David Ownby, and Joshua A. Fogel, New York, Columbia University Press, 2019
  3. https://www.readingthechinadream.com/about.html
Créditos
Textos que se publicarán en la serie:

Agosto/septiembre ("Primeras coordenadas chinas")

- Xu Jilin, "La nueva Tianxia: reconstruir el orden interno y externo de China
- Qin Hui, "La guerra entre Rusia y Ucrania, una comparación con la guerra entre la URSS y Finlandia"
- Jiang Shigong, "La 'década crítica' en las relaciones chino-estadounidenses: el 'nuevo imperio romano' y la 'nueva gran lucha'".
- Xiang Lanxin, "Sobre la diplomacia del 'lobo guerrero'"
- Gan Yang y Liu Xiaofeng, “El posicionamiento cultural y la autodestrucción de la Universidad de Pekín”
- Wang Shaoguang, “Política moral tradicional y conceptos contemporáneos de gobernanza”

Octubre/Noviembre ("La vigésima sesión: el partido y Xi Jinping")

- Jiang Shigong, "Filosofía e historia: interpretación de la era Xi Jinping a través del informe de Xi al XIX Congreso Nacional del PCC".
- Yao Yang, “Los desafíos del Partido Comunista Chino y la reconstrucción de la filosofía política”
- Sun Liping, "¿Quieren que tengan tres hijos? Primero, hay que darles una razón".
- Chen Ming, "Trascender la izquierda y la derecha, unir las tres tradiciones, el nuevo partido-Estado: una interpretación confuciana del sueño chino"
- David Ownby, “El ascenso de China y el mundo del pensamiento chino”