Esta entrevista también está disponible en inglés en la página del Groupe d’études géopolitiques.

¿Estamos asistiendo al nacimiento de la «ecología de la guerra»? ¿El hecho de que el Kremlin use el gas como arma afectará a la percepción de la transición y, más ampliamente, de la acción europea? 

Tenemos que darnos cuenta de que Europa necesita ser soberana en el ámbito energético y que nuestra soberanía sólo puede construirse sobre las energías renovables. No tenemos petróleo, tenemos muy poco gas, muy poco carbón y tenemos que enfrentarnos a problemas climáticos muy graves. Por lo tanto, es a través de la energía eólica, solar y geotérmica que podremos construir nuestra soberanía, sin depender del gas ruso ni de otros exportadores de hidrocarburos. El mercado del hidrógeno verde será un mercado global, por ejemplo, pero será un mercado muy diversificado, que no dará a ciertos países la oportunidad de chantajear a otros. 

¿Sigue siendo el gas una energía de transición viable, como sostienen varios países europeos, entre ellos Alemania?

Sí, por supuesto, en la Comisión siempre hemos asumido que el gas natural sería una energía de transición, porque sus emisiones son mucho menores que las del carbón, por ejemplo. Para algunos países, que tienen que deshacerse del carbón, el gas es una energía de transición clave. Lo que cambia es que hoy ese gas ya no puede venir de Rusia, lo que para Europa significa encontrar otras fuentes de suministro, a precios que seguramente serán más altos.

Los últimos meses también han demostrado que la transición a las energías renovables está siendo mucho más rápida que antes. Existe un escenario en el que algunos países quizás continúen con el carbón durante un poco más de tiempo y luego pasen inmediatamente a las energías renovables en lugar de utilizar el gas natural como fuente de energía transitoria.   

Además, el gas no sólo desempeñará ese papel en Europa, sino también en África

No tenemos petróleo, tenemos muy poco gas, muy poco carbón y tenemos que enfrentarnos a problemas climáticos muy graves. Por lo tanto, es a través de la energía eólica, solar y geotérmica que podremos construir nuestra soberanía, sin depender del gas ruso ni de otros exportadores de hidrocarburos.

FRANS TIMMERMANS

¿Qué opina de la oposición a la energía nuclear que parecía ser el consenso en la Alemania de la época de Merkel? ¿Fue un error estratégico?

Entiendo muy bien el razonamiento del gobierno alemán bajo el liderazgo de Merkel, así como la posición del gobierno francés: no corresponde a la Comisión dictar la matriz energética de los Estados miembros. Nuestro deber es imponer una reducción del 55% de las emisiones para 2030, pero son los Estados miembros los que deben decidir cómo hacerlo. Dicho esto, podemos ver claramente que en el contexto de la guerra y cuando el gas natural se ha convertido en un arma para Vladimir Putin, el gobierno alemán está retrocediendo en ciertas posiciones. Ese es también el caso de la energía nuclear. 

¿Podría Europa prescindir del gas ruso este invierno y con qué estrategia? 

Sí, podremos prescindir del gas ruso. Hemos conseguido organizar nuestro suministro. Nuestras reservas están llenas en un 82.5%, lo que es todo un logro. 

¿Qué países son los más vulnerables?

Los países más vulnerables son los que dependen en gran medida del gas ruso: los países de Europa Central en particular, pero también Alemania. Al mismo tiempo, la solidaridad europea, tal como la hemos organizado, podrá evitar los peores escenarios. A menos que tengamos que afrontar un invierno excepcionalmente frío, creo que estamos preparados. El reto, de hecho, será organizarnos para el próximo año, porque este año hemos vuelto a tener gas ruso. Tenemos que prepararnos y asumir que el año que viene simplemente no habrá más entregas desde Rusia.  

Durante las primeras semanas de la guerra, muchos analistas sostenían que, si Europa hubiera logrado adoptar un embargo sobre los hidrocarburos rusos, la guerra habría terminado, ya que los cimientos del régimen de Putin se habrían tambaleado. Ahora es la propia Rusia la que detiene las exportaciones de gas. ¿Qué es lo que no hemos entendido?

No debemos cometer el error de creer que las sanciones europeas no han tenido ni tienen efecto. Están transformando profundamente la sociedad y la economía rusas. Yo he vivido en Rusia, conozco el país bastante bien. La ventaja de una autocracia con un control tan fuerte sobre la información es que se puede manipular la verdad, y en eso consiste el juego de Putin: quiere crear la impresión de que nos debilitaría terriblemente el uso de los hidrocarburos como arma, que él estaría ganando la guerra ecológica. 

La solidaridad europea, tal como la hemos organizado, podrá evitar los peores escenarios. A menos que tengamos que afrontar un invierno excepcionalmente frío, creo que estamos preparados.

FRANS TIMMERMANS

Más allá de las manipulaciones, el contexto es claro: Rusia está aislada y realmente debilitada, pero al mismo tiempo tiene ingresos gigantescos gracias a los mercados de hidrocarburos. Nunca creí que un embargo del gas ruso pondría de rodillas a Putin, ni que después de unas semanas la guerra se detendría. La guerra durará y una autocracia es capaz de ocultar las cosas y ejercer una presión increíble sobre los ciudadanos, que ya no se atreven a decir nada. La mayoría de los rusos, tras veinte años de mentiras, ya no saben qué creer. Y luego está el miedo; cualquier opositor es detenido, encerrado.

Hasta ahora, los gobiernos europeos han optado por medidas limitadas y nacionales para hacer frente al aumento de los precios de la energía. ¿Cuáles son las posibilidades de coordinación a nivel europeo, especialmente a corto plazo, para hacer frente a la subida de precios? 

Ya existen medidas a nivel nacional, adoptadas por algunos Estados miembros. A corto plazo, tenemos que organizar la solidaridad europea. Podemos ver claramente que el aumento de los precios de la energía pesa más en aquellos que tienen muy poco para gastar. Otros pueden pagar, soportar esa carga: se trata de redistribuir. Vamos a hacer propuestas en este sentido, para ver cómo aliviar la presión sobre los sectores más vulnerables de la sociedad. Una de las propuestas —también apoyada por los gobiernos alemán y francés— consistiría en garantizar que los beneficios excesivos del sector energético se redistribuyeran entre las empresas y los ciudadanos.

¿Está en la agenda la revisión de la arquitectura del mercado eléctrico? La acumulación de intervenciones políticas en los mercados energéticos está llevando a sus límites la idea de que la energía puede fluir a través de los mercados. ¿Cree que deberíamos darnos cuenta de que la energía no es una mercancía como las demás?

Tenemos que tener mucho cuidado. 

Hemos necesitado treinta años para construir el mercado de la electricidad en la estructura que tenemos hoy. En la Comisión estamos convencidos de que hay razones para revisar esta arquitectura porque el mercado ha cambiado, sobre todo con el aumento de la cuota de las energías renovables en la matriz energética. Esto nos empuja a revisar el equilibrio entre las diferentes fuentes de energía y esto podría llevar a propuestas para crear un nuevo equilibrio entre la parte del precio que proviene de las renovables y la parte que proviene de las fuentes de energía basadas en el carbono. El punto clave es que el precio de la electricidad ya no debe estar acoplado al precio del gas natural de la misma manera.

La relación entre el gasto realizado para proteger a los consumidores del aumento de los precios de la energía y las normas presupuestarias de la UE está ahora clara. ¿Incluye el programa de trabajo de la Comisión la revisión del Pacto de Estabilidad y Crecimiento? 

De momento no, pero evidentemente tendremos que enfrentarnos, como hicimos durante la pandemia, a una situación especialmente difícil. Las reglas son las reglas, pero las circunstancias son fundamentalmente diferentes. Recientemente hablé con la directora del FMI y me reiteró que necesitaremos una inversión global masiva para darle la vuelta a la economía. Así que tenemos que replantearnos algunas de las normas sin pretender que a partir de ahora el dinero no costará nada y tendremos acceso ilimitado a nuevos recursos. Todo lo que gastemos, tendremos que devolverlo. Pero si no invertimos en un cambio productivo, estaremos imponiendo una carga insoportable a nuestros hijos. 

¿Es posible prever un nuevo plan de recuperación de la posguerra?

Sí, vamos a tener un periodo muy difícil y me temo que no comprendemos del todo las dificultades que habrá que afrontar. Pero creo que le seguirá un período de recuperación notable. Si observamos el potencial de un país como Ucrania, el potencial de las energías renovables, la velocidad con la que, por ejemplo, se está adaptando la industria, ya sea la automotriz, la siderúrgica o la de las tecnologías de la información, sigo siendo optimista. 

Vamos a tener un periodo muy difícil y me temo que no comprendemos del todo las dificultades que habrá que afrontar. Pero creo que le seguirá un período de recuperación notable.

FRANS TIMMERMANS

Algunos Estados miembros están invirtiendo mucho en infraestructura de combustibles fósiles. ¿Es esto un peligro para los objetivos climáticos? 

Vamos a utilizar el carbón durante más tiempo del previsto, aunque actualmente sea muy caro y no haya demasiado. En cuanto a la infraestructura fósil, si construimos infraestructura para el gas natural y la preparamos para que sea accesible al hidrógeno verde más adelante, es una inversión que puedo entender totalmente. Intentaremos empujar a los que todavía tienen que invertir en infraestructura para el gas natural, para proporcionar calor a los hogares y a la industria, para que la preparen para el transporte del hidrógeno verde.

La Unión Europea se había dotado de un marco de actuación: el Pacto Verde. ¿Responde a los cambios geopolíticos -ya sea la guerra de Ucrania o la rivalidad entre Estados Unidos y China- siguiendo el camino que se propuso, para lograr la neutralidad del carbono 2050?

Cuando elaboramos y presentamos el Pacto Verde en 2019, antes de la pandemia y antes de la guerra en Ucrania, tuvimos que hacer frente a las críticas de quienes nos acusaban, diciendo en esencia: «Está bien lo del Pacto Verde, pero vuelvan dentro de diez años y ya veremos». A lo largo de las crisis, pudimos demostrar que el Pacto Verde era también una respuesta a la pandemia, porque teníamos que reconstruir nuestra sociedad, teníamos que reconstruir nuestra economía y teníamos que transformar nuestra industria. Pudimos demostrar que la transición energética, que la economía circular, eran creadoras de empleo, que devolvían la energía a nuestra economía, al tiempo que devolvían a Europa al primer lugar del mundo en desarrollo industrial. Con la guerra de Rusia en Ucrania, el elemento del Pacto Verde que ha cobrado aún más importancia es la transición a las energías renovables. El Pacto Verde, más allá de su objetivo de reducir las emisiones, se ha convertido en el instrumento para crear una verdadera soberanía energética europea.

¿La crisis energética está debilitando la posición de Europa como líder climático? 

Acabo de regresar de una reunión del G20 en Bali y no tengo la impresión de que hayamos perdido nuestra posición de liderazgo en absoluto. Lo dijimos en la COP 26 de Glasgow y estamos tendiendo puentes entre las distintas posiciones, por ejemplo sobre la necesidad de aumentar el gasto en adaptación para compensar las pérdidas. Nuestra posición está a medio camino entre la de Estados Unidos y la de los países en desarrollo y creo que tenemos cierta credibilidad, pero espero que podamos aumentarla aún más. Más de la mitad de nuestro gasto en política climática se destina a la adaptación. Los Estados miembros deben estar dispuestos a gastar un poco más en las pérdidas y daños causados por el cambio climático, porque eso es lo que exigen los países en desarrollo. La tragedia es que los que más sufren los efectos del cambio climático no están entre los que lo crearon. África sólo es responsable del 3% de las emisiones mundiales. Así que hay una responsabilidad de algunos países desarrollados, que son responsables del 30% o el 20% de las emisiones, o como la Unión Europea del 8% de las emisiones globales. Somos nosotros los que nos hemos beneficiado durante doscientos años del carbón, luego del petróleo y después del gas para crear nuestra riqueza.

Los Estados miembros deben estar dispuestos a gastar un poco más en las pérdidas y daños causados por el cambio climático, porque eso es lo que exigen los países en desarrollo. La tragedia es que los que más sufren los efectos del cambio climático no están entre los que lo crearon.

FRANS TIMMERMANS

La COP 27 de noviembre habrá puesto en primer plano la cuestión de la financiación de la acción climática en los países en desarrollo. ¿Cómo se posicionará la Unión?

Una vez más, lo repito, debemos asumir nuestra responsabilidad. Creo que la Unión Europea está asumiendo su responsabilidad, ya somos responsables de un tercio de toda la financiación para el clima y la adaptación, pero debemos hacer más. También debemos asegurar las inversiones en esos países, lo que será más fácil si también somos capaces de invertir en la adaptación. Al mismo tiempo, si no reducimos nuestras emisiones -y esto es responsabilidad del G20, porque el 80% de las emisiones mundiales proceden de los 20 países del G20-, cualquier cantidad de dinero que se gaste no será suficiente para hacer frente a la crisis climática. Si superamos los 2 °C y nos dirigimos hacia los 3, 4 °C, la crisis será tan grave que no podremos afrontarla. Siempre existe esta relación entre mitigación y adaptación. Los países desarrollados tenemos la responsabilidad adicional de hacer lo que hemos prometido, y también de responder de forma constructiva a las demandas de los países en desarrollo por las pérdidas y daños causados por el cambio climático.

¿Por qué los socios africanos no se alinean con la Unión Europea? ¿Cuál es la estrategia de la Comisión para contrarrestar ese elemento, y en qué medida la lucha contra el cambio climático y el acceso a la energía tienen un papel que desempeñar? 

Hace poco hablé con cuatro presidentes africanos y, efectivamente, tiene razón, no están alineados con nosotros al 100% en la guerra de Rusia en Ucrania. ¿Por qué no están alineados con nosotros? Porque temen por la domesticación de los cereales, por la política energética, pero también por la política de seguridad, ya que los rusos son especialmente activos en África en este momento.

Creo que lo más importante, a corto plazo, es mostrar nuestra solidaridad, especialmente en lo que respecta a los alimentos. Pero lo que es aún más importante es facilitar las inversiones en los países africanos, para ayudarles a aumentar la producción de energía. Seiscientos millones de africanos no tienen acceso a la electricidad hoy en día, y sería una revolución poder darles por fin acceso a través de la energía fotovoltaica y eólica. En segundo lugar, debemos ayudar a los países africanos a llevar a cabo esta transición energética, incluso utilizando el gas natural. No debería haber ningún tabú entre Europa y África al respecto.

¿Es la comunidad política europea un marco útil para organizar el continente? ¿Cuál podría ser su contribución a la cuestión del clima? 

Sí, creo que hay que crear un foro, un lugar, un ágora, donde todos los países europeos puedan reunirse para debatir cuestiones comunes. Me resulta muy difícil ver cómo, por ejemplo, podemos crear un espacio de energías renovables en Europa sin los británicos o los noruegos. Por supuesto, esto va más allá de los límites de la Unión Europea. También me resulta muy difícil ver cómo podemos hablar de seguridad en Europa sin mantener conversaciones con los ucranianos o los países del Cáucaso y, especialmente, con los países balcánicos candidatos a la adhesión. Creo que la iniciativa del presidente Macron es útil para la seguridad en Europa y también para la transición ecológica y energética.

¿Qué significa la conversión geopolítica de la Unión? ¿Cuál es su lógica y cuál es su horizonte?

Creo que como políticos somos responsables de la seguridad y la prosperidad de nuestros ciudadanos. ¿Por qué una política de seguridad? Para evitar la guerra, para crear relaciones internacionales estables, para ofrecer la posibilidad de un desarrollo económico estable. Garantizar la paz social y que todos nuestros ciudadanos tengan acceso al desarrollo y al crecimiento económico. Este es el objetivo de nuestra política y, si queremos conseguirlo, tenemos que afrontar la crisis climática.

[El mundo está cambiando. Desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania, con nuestros mapas, análisis y perspectivas hemos ayudado a casi 3 millones de personas a entender las transformaciones geopolíticas de esta secuencia. Si encuentra útil nuestro trabajo y cree que merece apoyo, puede suscribirse aquí.]

¿Comparte la creciente percepción en Washington de una «nueva guerra fría» con China?

No, no comparto esa idea. Nuestros sistemas son diferentes, nuestra visión de la sociedad y de la democracia es distinta a la del Partido Comunista de China. Pero esto no significa que estemos en una situación de confrontación o de Guerra Fría. Sigo viendo posibilidades de cooperación con Pekín, no debemos ser excesivos ni ingenuos. Creo que Europa debe determinar con exactitud su propia posición, para evitar entrar en una situación de dependencia de China, como hicimos con Rusia. China puede ser un socio en el ámbito del clima, pero también en el del desarrollo económico y el comercio internacional, que es muy importante para nosotros. 

Hay que crear un foro, un lugar, un ágora, donde todos los países europeos puedan reunirse para debatir cuestiones comunes. Me resulta muy difícil ver cómo, por ejemplo, podemos crear un espacio de energías renovables en Europa sin los británicos o los noruegos. Por supuesto, esto va más allá de los límites de la Unión Europea.

FRANS TIMMERMANS

¿Existe el riesgo de depender de otras regiones del mundo para obtener metales raros?

Siempre existe este riesgo, pero también depende de nuestra capacidad para desarrollar nuevos productos, menos dependientes de los metales raros, para diversificar nuestras relaciones comerciales. Creo que la experiencia de la guerra de Putin nos ha enseñado a evitar las dependencias unilaterales, que nos debilitan. Creo que uno de los activos más increíbles de nuestro continente es la capacidad de reinventarse e inventar nuevas tecnologías, inventar nuevos productos y ya veo, por ejemplo, que en el campo de las baterías, estamos avanzando muy rápidamente y desarrollando baterías reciclables producidas en Europa. Haremos lo mismo con los paneles solares, no me cabe duda.

Se trata de un ejercicio difícil en un momento en el que la guerra asola Ucrania: ¿cómo cree que debería evolucionar la relación de la Unión con Rusia? 

Va a pasar mucho tiempo hasta que Rusia encuentre una respuesta para sí misma: ¿a dónde quiere ir? ¿Quiénes serán sus amigos? ¿Cuáles serán sus alianzas?

Creo que podemos ayudar a este proceso mostrando cómo Rusia puede formar parte de la familia europea, es decir, respetando el Estado de Derecho, respetando la democracia. De momento, estamos muy lejos de eso, pero el país no desaparecerá, seguirá formando parte del continente europeo. Por lo tanto, debemos hacer también un esfuerzo de imaginación, un esfuerzo intelectual, y también, diría yo, un esfuerzo político: imaginar una relación constructiva entre la Unión y Rusia. Por el momento, la línea elegida por el Presidente Putin excluye tal desarrollo.

¿Debe Rusia ocupar un lugar en la construcción de la arquitectura de seguridad en Europa -y bajo qué condiciones-?

Rusia ya tiene un lugar en una construcción que se estableció en los años 1970 sobre la base de la Conferencia de Seguridad y Cooperación en Europa, que se convirtió en una organización, la OSCE, pero Rusia prefirió aislarse de ella. 

La tragedia de Rusia es precisamente eso,  se aísla. Ha habido muchas propuestas de cooperación por parte de los países europeos. Ahora debemos esperar a que Rusia vuelva a una actitud de cooperación y salga de esta postura de dominación. Hay una diferencia filosófica entre nosotros y los rusos en cuanto a lo que es la seguridad y la cooperación. Para Rusia, la seguridad radica en exportar la inestabilidad a regiones fuera de Rusia: se domina la vecindad creando inestabilidad en las fronteras. La visión europea es exactamente la contraria: creamos estabilidad exportando nuestra estabilidad y crecimiento. Así lo hicimos tras la caída del Muro de Berlín, así cambiamos Europa Central y Oriental. Y así es como debemos continuar.