Key Points
  • En general, hay pocos cambios en los distintos frentes.
  • El ejército ruso avanza lentamente en la zona de Donbass, pero podría ser derrotado en el noroeste de Ucrania.
  • Los análisis de Clausewitz también pueden contribuir a entender las motivaciones de los combatientes de ambos bandos.

El análisis táctico de ayer está disponible aquí. El archivo de los análisis diarios de Michel Goya está disponible en este enlace.

Situación general

No hay grandes cambios con respecto al día anterior.

Situaciones particulares

Kiev y la zona noreste

Las fuerzas rusas en el oeste de Kiev se están reorganizando para aguantar. Muchas unidades del 35º Ejército se han retirado a Bielorrusia para reconstituirse. Al parecer, se ha instalado un puesto de mando y una base logística en la zona de Chernóbil. Las fuerzas ucranianas siguen presionando, mediante pequeños ataques, en todos los flancos de la zona en poder de las fuerzas rusas en la región. El punto clave es Yvankiv, treinta kilómetros al noroeste de Kiev y un cruce de carreteras clave para el 36º Ejército. Su captura por los ucranianos sería una derrota muy grave para los rusos.

Al este de Kiev, las fuerzas ucranianas continúan su esfuerzo contra las fuerzas rusas en la zona al noroeste de Brovary, en manos de la 90ª División Blindada rusa, y siguen hostigando el eje Kiev-Sumy en manos de elementos de la 2ª División Motorizada y la 4ª División Blindada.

También hubo un esfuerzo continuo por parte del 41º Ejército ruso sobre la ciudad de Chernihiv. La zona de Sumy sigue siendo disputada, con el 1er Ejército asediando la ciudad y los contraataques ucranianos al sur de la ciudad para romper el asedio.

Zona este y Donbass

Los rusos han renunciado, al menos temporalmente, a tomar Kharkiv. El 6º Ejército está bombardeando la ciudad y maniobrando en el exterior, en particular hacia Yzium. Continúan los combates limitados a lo largo de la línea del Donbass mencionada ayer.

El avance ruso continúa, aún muy lentamente, dentro de Mariupol.

Zona suroeste

Aumenta el acoso de los partisanos de la Rosgvardia en la zona ocupada por los rusos. La 20ª División Motorizada rusa fue empujada hacia atrás más allá de Mykolayev. Por último, la situación al sur de Kryvyi Rih sigue siendo estable.

[Desde la invasión rusa de Ucrania, con nuestros mapas, análisis y traducciones comentadas hemos ayudado a más de 1,5 millones de personas a entender las transformaciones geopolíticas de esta secuencia. Si encuentra útil nuestro trabajo y cree que merece apoyo, puede suscribirse aquí].

Perspectivas

El general Alexander Chayko, jefe del Distrito Militar Oriental – Extremo Oriente ruso – ha sido identificado entre las fuerzas rusas al oeste de Kiev. ¿Es este el comando de sector establecido en Chernobyl?

En las redes sociales circulan imágenes de prisioneros rusos heridos y maltratados por las fuerzas ucranianas, que muestran una clara violación de las leyes de la guerra. Como mínimo, se debería exigir a las autoridades ucranianas que apliquen esta ley y castiguen a los autores.

La trinidad clausewitziana en la era de las democracias modernas

Clausewitz describe la «notable trinidad» como la combinación de un pueblo -la pasión-, un gobierno -la razón- y un ejército -el honor-. Dos estados opuestos enfrentan a sus ejércitos en un gran duelo. Cuando este duelo termina, el gobierno cuyo ejército ha sido derrotado se somete al vencedor mediante un tratado. En la época de Clausewitz, el pueblo debe entonces obedecer.

Este sencillo concepto se ha puesto a prueba. Cuando el gobierno es decapitado, por ejemplo, no queda nadie para firmar un tratado de paz y, sobre todo, para imponerlo a su pueblo. En el siglo XXI, los propios ciudadanos son cada vez más capaces de armarse, siempre que estén motivados para ello. Esto puede hacerse en el marco de organizaciones armadas no estatales, muy poderosas desde la llegada de la globalización económica y tecnológica, o en el marco de las estructuras estatales. Por ejemplo, en Ucrania, en 2014, se formaron espontáneamente batallones de voluntarios armados en ambos bandos -gobierno ucraniano y separatistas prorrusos- para unirse a las muy débiles fuerzas regulares ucranianas o rusas, que pretendían ser discretas.

En la situación actual de Ucrania, por un lado, hay una nación que ha apelado al poder del pueblo, como en las dos repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk -aunque con más reticencias, parece, en el caso de esta última-, donde se está exaltando el patriotismo. Si retomamos el análisis de Clausewitz, en Ucrania se ha abierto la caja de Pandora del patriotismo, ya que Rusia está librando una «guerra de gabinete» decidida por el líder supremo, con sólo un pequeño ejército de profesionales -al que se añaden reclutas «voluntarios»- según el modelo del ejército del duque de Brunswick, que entró en Francia en 1792. El «levantamiento de masas» no fue el único factor de éxito del ejército ucraniano. Al igual que el ejército francés de 1792, combinó un ejército regular que se había transformado antes de la guerra y el número de voluntarios motivados. Se trata de una ventaja decisiva frente a un enemigo que, por el momento, no realiza este esfuerzo.

Desde este punto de vista, la escalada rusa no consistiría en el uso de armas nucleares o químicas, sino en una verdadera declaración de guerra en debida forma, con una movilización general.

Podría surgir otro problema para los ucranianos. Cuando llegue el momento de aceptar una paz, ¿aceptarán los movilizados hacer concesiones a Rusia cuando no sean derrotados? ¿Podemos prescindir de un referéndum en plena guerra para que la gente acepte aspectos difíciles? ¿Es posible imaginar que, en el caso contrario, el pueblo quiera continuar la guerra contra la decisión de su gobierno?

 Save as PDF