Cambios de paradigma

Hace unos meses, intenté describir en estas columnas la nueva cara del poder político en un mundo marcado por los efectos de la pandemia de Covid-19. Con el nuevo desorden mundial que se está realizando de forma militar, la del conflicto entre Rusia y Ucrania, este análisis merece un aggiornamento. No es una guerra como las que hemos visto en los últimos treinta años: no es una guerra civil; no es una guerra terrorista; no está siendo librada por o hacia Estados fallidos y precarios; sino que es una guerra en el corazón de Europa entre dos países soberanos. Mejor aún, es una invasión rusa motivada por objetivos imperialistas, de poder y de seguridad. La ubicación de esta guerra, en el umbral de las fronteras de la Unión Europea, y el momento en que se produce, tras una larga pandemia y unos cambios económicos, sociales y tecnológicos inesperados y brutales, hacen que el espectro de su impacto sea especialmente amplio y esquivo, sobre todo porque hoy desconocemos el resultado sobre el terreno.

El paradigma económico ha cambiado inexorablemente en los últimos dos años, consumiendo definitivamente un sistema que se puso en marcha en los años 1990 y que comenzó su proceso de deterioro con la crisis económica de 2008. En todo Occidente, las políticas expansivas de los gobiernos y los bancos centrales han vuelto a la palestra. Una tendencia que comenzó con la respuesta estadounidense de Barack Obama a la crisis de 2008 y que sólo llegó a Europa con el momento Whatever It Takes de Mario Draghi, entonces presidente del Banco Central Europeo. La pandemia aceleró este proceso de cambio, en Europa con el paquete de estímulo y la suspensión del pacto de estabilidad, y en Estados Unidos con un enorme paquete de estímulo fiscal impulsado por la administración Biden.

[Desde la invasión rusa de Ucrania, con nuestros mapas, análisis y traducciones comentadas hemos ayudado a más de 1,5 millones de personas a entender las transformaciones geopolíticas de esta secuencia. Si encuentra útil nuestro trabajo y cree que merece apoyo, puede suscribirse aquí].

El mundo ha entrado lenta y sigilosamente en una nueva Guerra Fría.

lorenzo castellani

Este cambio de paradigma está impulsado por la necesidad de responder a la pandemia y sus cierres, pero también forma parte de una dinámica en la que el contexto político internacional ha cambiado. El mundo ha entrado lenta y sigilosamente en una nueva Guerra Fría. Las políticas proteccionistas de Estados Unidos inauguradas por Obama han continuado con mayor vigor durante la problemática presidencia de Donald Trump. Se deben, entre otras cosas, a la necesidad de hacer frente al creciente poder económico y tecnológico de China, por un lado, y de responder a las presiones internas derivadas de la desindustrialización, por otro. Los intentos de reshoring, es decir, de devolver la producción a suelo estadounidense, llevan ya cinco años en marcha, creando una clara continuidad entre las administraciones republicana y demócrata. Esto va acompañado de un mayor control de las inversiones extranjeras en suelo estadounidense y de políticas de protección del arsenal tecnológico y digital de la primera potencia occidental.

© AP Photo/Vadim Ghirda

Nueva guerra fría

Esta postura antichina de Estados Unidos también ha tenido repercusiones en el ámbito europeo, como el control de las inversiones con la golden rule y el control del suministro de tecnologías y sistemas de defensa. Por eso, en todo Occidente, el Estado ha sido más intervencionista en tres ámbitos: monetario y económico, para impulsar el crecimiento; de seguridad, para controlar el aumento de la influencia china; y social, para ablandar a la opinión pública, agotada por el estancamiento socioeconómico y seducida en los últimos años por las sirenas populistas, antisistema y nacionalistas. En Europa, esto ha llevado a un fortalecimiento de las instituciones de la Unión, que se han vuelto más centralizadas en términos de economía y política pública. Es un hecho que Bruselas planifica y controla más que antes. El paquete Next Generation EU nació de la necesidad económica y social ante el shock de la pandemia, pero también representó un salto asimétrico, no político-constitucional sino económico-funcional, en un proceso de integración que se había estancado en los últimos años. En esta dinámica ha surgido una paradoja: el establishment europeo se ha apropiado de soluciones que, hasta hace unos años, eran propiedad de partidos e intelectuales contestarios ajenos a la corriente principal o de corrientes que seguían siendo minoritarias dentro de las grandes formaciones gubernamentales centristas. Un cambio de rumbo que ha permitido a los partidos moderados, a menudo renovados en su liderazgo y forma -pensemos en Macron o en los Verdes alemanes, por ejemplo-, mantener el orden político y doblegar las pulsiones antieuropeas. Por tanto, hoy los países europeos son más interdependientes, pero en un marco económico y cultural diferente. Aunque a los dos polos opuestos les cueste admitirlo, sí se ha producido una integración entre europeísmo y soberanismo, sobre todo en los países de la zona euro. Un compromiso necesario entre los de arriba y los de abajo para la supervivencia de la Unión y de la clase dirigente europea. Hoy en día, nadie puede plantearse seriamente desconectarse del sistema o independizarse totalmente de otros países europeos. Al mismo tiempo, se necesitan elementos de soberanía para hacer frente a las incertidumbres económicas y a las inseguridades globales. Esto también tiene implicaciones en otros frentes globales, como la lucha contra el cambio climático. De hecho, ahora está claro que la transición ecológica no se producirá al ritmo imaginado por los gobiernos occidentales, sino que será necesaria una mayor gradualidad en el diseño y la aplicación de las políticas verdes. Si se sigue financiando la energía limpia, las formas demasiado agresivas de planificación y regulación parecen destinadas a ser archivadas. Los riesgos de abastecimiento, la crisis energética, la inflación, el desempleo potencial en algunas industrias como resultado de las políticas verdes, y ahora la guerra, están obligando a la ideología ecologista a hacer un ajuste de cuentas con estas nuevas permanencias. Al mismo tiempo, también es cierto que las fuentes de energía alternativas son funcionales a otro nivel: la emancipación de los países europeos de los proveedores externos de gas y petróleo, preparatoria de un salto adelante en la autonomía energética europea. Serán necesarios años de investigación e inversión, pero el desarrollo de nuevas tecnologías verdes seguirá siendo una prioridad desde el punto de vista estratégico más que ético. La excesiva dependencia de Rusia y el inestable contexto de Oriente Medio sólo pueden reducirse mediante una transición ecológica gradual y el restablecimiento de la energía nuclear.

El establishment europeo se ha apropiado de soluciones que, hasta hace unos años, eran propiedad de partidos e intelectuales contestatarios.

Lorenzo castellani

A nivel nacional, los Estados se han visto obligados a adoptar una normativa meticulosa y penetrante para hacer frente a la pandemia. Las restricciones, las obligaciones y los nuevos poderes e instituciones han sido legitimados sobre la base del miedo a la enfermedad. Así, la opinión pública y el poder político institucionalizado parecen estar ya preparados para soportar un choque de seguridad vinculado al deterioro de las relaciones internacionales. La pandemia ha mostrado qué mecanismos de deslegitimación política pueden activarse ante una emergencia, como el descrédito de los antivacunas y una convergencia en el centro para la gestión de la emergencia con el embotamiento de las alas extremas. Si nos fijamos en los países europeos, un acontecimiento de tanta repercusión como la pandemia no parece haber debilitado mucho a los gobiernos en funciones ni a las coaliciones subyacentes. En algunos casos, por el contrario, los gobiernos se han visto reforzados. Incluso en Italia, donde se formó una nueva mayoría en torno a Draghi con relativa facilidad y tranquilidad, en un gobierno que funcionó con un amplio apoyo entre las fuerzas políticas y la población. En general, al final, la emergencia ha generado, al menos hasta ahora, estabilidad y equilibrio cristalizado. La guerra en Ucrania tiene el potencial de reforzar esta tendencia, a menos que su escalada sea de naturaleza tal que desencadene un conflicto global a medio plazo. Otra emergencia, mucho más peligrosa que la pandemia, empujará a los gobiernos hacia una mayor centralización y cooperación internacional con una mayor integración de las instituciones comunes.

En el caso de Europa, por ejemplo, está claro que Next Generation EU sólo puede ser el punto de partida de nuevas políticas expansivas y que la vuelta a la disciplina fiscal es esencialmente inalcanzable. Habrá que encontrar un compromiso aceptable entre los partidarios de la austeridad, todavía influyentes en el establishment alemán y en los países « frugales » del Norte, y los que desean un mayor gasto público en un contexto en el que la deuda pública ya está aumentando. Es probable que el punto de inflexión se encuentre en la exclusión de las inversiones en la transición ecológica, la defensa y las infraestructuras estratégicas de la disciplina presupuestaria tradicional. En definitiva, una política económica que se inscriba en un nuevo contexto mundial en el que los poderes cambian constantemente. De hecho, el conflicto ucraniano está sentando las bases de una nueva militarización de Europa, ya que la guerra vuelve al continente tras décadas de paz. El poder militar había quedado relegado a la cola del inconsciente europeo, sustituido por el poder político, administrativo y económico; de repente, vuelve a formar parte de la arquitectura de poder del continente. Las implicaciones sociopolíticas de este cambio serán importantes: el miedo a la pandemia se sustituye por el miedo a la guerra. Es probable que crezca la demanda de seguridad y control por parte de la población, acompañada de la exigencia de reconstruir un « Estado protector ». Mucho dependerá de la forma que adopte esta remilitarización, es decir, si se producirá totalmente a la sombra de la OTAN o si, por el contrario, adoptará una forma autónoma europea con un grado de coordinación e integración entre los ejércitos que, a día de hoy, está por planificar. En cualquier caso, nos encontramos en un punto de inflexión y la gestión de esta transición militar será crucial para el destino de Europa. La remilitarización nacional, seguida de la persecución de intereses soberanos, puede provocar presiones perturbadoras en el orden europeo. En cambio, un refuerzo de la asociación euroatlántica, con una mayor autonomía militar europea mediante formas de coordinación supranacional, podría integrar y vincular mejor la seguridad y la defensa del continente y del bloque occidental. La culminación del proceso de institucionalización de las organizaciones políticas ha sido siempre la creación del ejército y su burocracia. Esta es la única manera de seguir armándose para continuar la política por otros medios. Porque hasta ahora ha matado la política, Europa no ha conseguido crearla. Sin política, no hay amenaza de guerra; y sin capacidad de amenaza de guerra, no hay Europa como sujeto de las relaciones internacionales. Frente al miedo al enemigo, beligerante en las fronteras de la Unión, parece abrirse una nueva ventana de oportunidad para el inicio de un proceso constitucional europeo que supere el mito funcionalista y economicista hoy imperante y proyecte a la Unión hacia un futuro más intensamente político, aunque con sus particulares formas institucionales. En el sistema de poder global, el futuro del continente depende de la reconstitución política del poder militar.

Sin política, no hay amenaza de guerra; y sin capacidad de amenaza de guerra, no hay Europa como sujeto de las relaciones internacionales.

lorenzo castellani

Ante la crisis ucraniana, la disciplina política dentro de los Estados se intensificará: los partidos políticos o los líderes con simpatías prorrusas, prochinas o escépticos de la OTAN tendrán más dificultades para entrar en el gobierno, independientemente del bando al que pertenezcan. Las élites políticas moderadas, proeuropeas y atlantistas -ayudadas por las élites económicas, financieras y administrativas- tenderán a estar más unidas, atraídas por una fuerza centrípeta. Los espacios del pluralismo se reducirán casi inevitablemente, al menos mientras haya un enemigo amenazante en los límites de los países europeos. Los Estados parecen estar ya equipados para entrar en modo semiguerra. La historia nos muestra cómo la guerra requiere más expertos sectoriales, especialistas, científicos, gestores en el gobierno, una posibilidad que ya se ha consolidado en las últimas décadas y más aún con la emergencia sanitaria. Aumento del gasto militar, mayor vigilancia de los servicios de inteligencia, formas más estrictas de control económico, un papel cada vez más decisivo de los bancos centrales… dimensiones que implicarán nuevas dosis de tecnocracia. Los límites entre lo público y lo privado se harán más difusos, con un fortalecimiento del capitalismo político que ya se ha manifestado en los últimos años en las grandes potencias.

A nivel mundial, la reducción de las cadenas de suministro y las dificultades para abastecerse de materias primas debido al aumento de la demanda y a las tensiones geopolíticas obligarán a las economías nacionales a reducir su enfoque. Ya no es totalmente global, sino regional. Habrá sectores que, sobre todo en Europa, estarán destinados a sufrir, reducirse o transformarse. El suministro de energía se diversificará gradualmente, pero para ello será necesario el apoyo del Estado. El mundo se reducirá cada vez más a bloques, a agregaciones regionales supranacionales, mientras que algunos Estados autoritarios -como Rusia y China- tendrán que evolucionar hacia formas semiautárquicas. Esto no significa una oposición política y económica automática en bloques entre las democracias liberales y los regímenes autoritarios -ya que en medio hay muchas formas híbridas y posiciones geopolíticas específicas-, pero es posible que el orden mundial se estructure según criterios más imperialistas, dando lugar a amargas contiendas en zonas en crisis y con instituciones débiles.

© AP Photo/Rodrigo Abd

Enemigo activo, enemigo pasivo

El cese definitivo de las relaciones de Occidente con Rusia, y su giro definitivo hacia una política de potencia imperialista agresiva hacia Europa, sitúa a esta nación en el campo del enemigo activo. Esto significa que el modelo político putinista, basado en un autoritarismo centralizado y percibido como conservador por Occidente, difícilmente puede servir de inspiración evidente para los partidos y movimientos culturales europeos. La fascinación por un modelo que se ha convertido abiertamente en un enemigo está destinada a desvanecerse y a bloquear los intentos de legitimar el sistema ruso dentro de los sistemas políticos europeos. Las palancas de influencia de Putin quedarán paralizadas. Esto deja sólo un poderoso modelo alternativo a la democracia liberal occidental: el autoritarismo capitalista chino. La relación con China se convertirá en un tema cada vez más candente, ya que actualmente el régimen de Xi en Pekín -a diferencia de la Rusia de Putin- es visto como un enemigo pasivo. Algunos sectores del establishment intelectual y político seguirán mirando con interés el único modelo alternativo a la democracia liberal, que quiere presentarse ante Occidente como un bastión de la meritocracia, el progreso tecnológico y el éxito económico, mientras oculta su estructura totalitaria. Al menos mientras no haya una tensión militar explícita con Occidente, los constructores de puentes con Pekín y los admiradores de su modelo organizativo-decisional seguirán estando presentes en nuestros países con el objetivo de destacar la moderación y racionalidad del régimen chino para aumentar su soft power. En definitiva, no faltarán partes del sistema occidental dedicadas a hacer inteligencia, como viene ocurriendo desde hace años, con un enemigo que, de momento, está frío.

La relación con China se convertirá en un tema cada vez más candente, ya que actualmente el régimen de Xi en Pekín -a diferencia de la Rusia de Putin- es visto como un enemigo pasivo.

lorenzo castellani

Finalmente, las señales débiles de un cambio cultural están ahí. Un cierto realismo debería volver a imponerse sobre el liberalismo internacionalista. La guerra socava la posibilidad de regular el mundo mediante el derecho y la economía. El derecho es una invención humana para contener a los fuertes y proteger a los débiles, pero la historia lo subvierte constantemente. Al mismo tiempo, la política no puede reducirse a la mecánica económica, pues de lo contrario se produciría la ilusión de ver un mundo plano y racional en la superficie y subestimar el impetuoso magma de sus abismos. El desorden y la tragedia prosperan cuando falla la política internacional basada en el arte de la diplomacia, que establece cómo se organizan los espacios geopolíticos del planeta entre los actores institucionalizados. Es hora de poner fin a la era de los tratados que, como demuestra el acuerdo de Minsk, tienen poco o ningún impacto. Pronto será el momento de volver al sistema de pensamiento neo-westfaliano y a la praxis que genera prevista por Henry Kissinger y olvidada en las dos últimas décadas de la política internacional, que prefirió destruir la solidez institucional de ciertas realidades en favor de un ideal disruptivo incapaz de producir la construcción de un Estado y, por tanto, la posibilidad de un orden. Sólo la política, a través de la diplomacia, puede ser el preludio, o más bien la condición sine qua non, de la firma de acuerdos militares, económicos y espaciales duraderos entre entidades institucionales sólidas. Esto es aún más cierto en un sistema cada vez más caracterizado por impulsos neoimperiales en el que es necesario marcar las fronteras y los marcadores entre las placas tectónicas geopolíticas para preservar la paz.

La estación optimista que estructuró culturalmente la década de los noventa, creyendo en los mecanismos automáticos no políticos y apolíticos como garantía de producción de progreso, orden y seguridad, parece así llegar a su fin. Términos y conceptos como defensa, fronteras, disuasión, seguridad, interés nacional y alianzas militares volverán a formar parte de nuestras pesadillas. Es un mundo nuevo: más fuerte y duro por dentro, más agresivo y beligerante por fuera. Al menos, hasta que la próxima crisis agite aún más su esencia.