Key Points
  • La guerra de movimiento se transformó en una guerra de sitio.
  • El ejército ruso debe ahora llevar a cabo simultáneamente tres grandes asedios (Kiev, Kharkiv y Mariupol), es decir, un área total de 1600 km2 de entorno urbano que debe ser conquistado.
  • Hoy y mañana veremos una intensificación de los esfuerzos para tomar Kharkiv: el ejército ruso espera minar la moral ucraniana adquiriendo más capacidad de maniobra.
  • Kiev tiene la masa crítica para convertirse en un frente guerrillero latente permanente del tipo de Bagdad.

Actualización de las operaciones en Ucrania 2 de marzo, sexto día (puede leer el análisis de los cinco primeros días en este enlace).

La guerra de sitio ha comenzado

La situación general no ha cambiado con respecto al estado de fuerzas analizado ayer. La guerra de movimientos se ha convertido en una guerra de asedio. El principal esfuerzo ruso es la concentración en el cierre y el sitio de Kiev. El esfuerzo secundario se centra en los asedios de Kharkiv y Mariupol y el ataque a Kherson.

La dimensión aérea

La actividad aérea ucraniana ha llegado a su fin, excepto por el uso de drones, especialmente los TB2 turcos, que siguen siendo muy eficaces. Sin embargo, los cielos están estrechamente vigilados por sistemas de estaciones de radar montadas en aviones de vigilancia rusos1. A pesar del anuncio del envío de aviones de combate por parte de los europeos a las fuerzas ucranianas, se puede ser escéptico sobre la perspectiva de reforzar las fuerzas ucranianas sólo con esos aviones.

La defensa antiaérea ucraniana (AAD) (batería S 300) sigue activa y conserva su capacidad de perjuicio. Cabe destacar la debilidad de las defensas antiaéreas de los ejércitos europeos, que han sido sacrificadas en gran medida y, por tanto, apenas pueden prestar ayuda en este campo, aparte de los sistemas de defensa aérea portátiles, misiles tierra-aire ligeros lanzados desde el hombro (MANPADS).

Frente de Kiev

El cerco por el oeste de Kiev continúa con el 36º Ejército y la 76ª División de Asalto Aéreo (AAD). El gran convoy ruso del que se informó ayer era para reforzar estas dos grandes unidades (no el 41º Ejército como se escribió ayer).

Este refuerzo es en primer lugar un refuerzo de apoyo (artillería, ingenieros, incluyendo dispositivos de cruce), que confirma el esfuerzo local en el eje oeste de Kiev con penetraciones hacia el noroeste, y la búsqueda del cerco de la ciudad desde el oeste y el suroeste.

Continúan los intensos combates en Chernihiv, cerca de la frontera con Bielorrusia, pero se han detectado grandes fuerzas en Bobrovytsya, a 40 km al noreste de Kiev, de la 41ª División del Ejército, y aún más cerca del 20º Ejército en la región de Sumy.

Está claro que se está preparando una batalla a largo plazo. Los tres ejércitos y la 76ª AAD juntos sumarían un orden de magnitud de 50.000 hombres.

Frente de Kharkiv

En Kharkiv, las operaciones de cerco continúan y los ataques son cada vez más intensos. Se espera un nuevo intento de avance en la ciudad hoy o mañana.

Frente Sur

En el sureste, se concentraron los esfuerzos en Mariupol y se detuvo aparentemente el avance hacia Zaporozhie. 

En el suroeste, el ataque a Kherson con la 7ª AAD y la brigada Spetsnaz generó una retirada ucraniana.

El frente bielorruso

En Bielorrusia, el 38º Ejército sigue inmóvil. Se observó una concentración de medios aeromóviles en el extremo oeste de Bielorrusia y al sur de Minsk.

A pesar de que el presidente Lukashenko lo niega, Bielorrusia, ahora un régimen de facto de soberanía limitada, ha entrado en la guerra y su ejército está plenamente implicado en el conflicto. Es probable que las fuerzas bielorrusas resulten aún más mediocres que las rusas.

Esta guerra y este compromiso bielorruso empiezan a provocar fuertes reacciones internas. Bielorrusia es sin duda el eslabón débil de este nuevo «Pacto de Varsovia». No se descarta que vuelvan a producirse manifestaciones que planteen graves problemas para el desarrollo de las operaciones.

Consecuencias y perspectivas estratégicas 

Rusia se encuentra en una situación casi sin precedentes. Su ejército debe realizar simultáneamente tres grandes asedios con combates urbanos secundarios. La superficie total de las tres grandes ciudades (Kiev, Kharkiv y Mariupol) representa 1600 km² de entorno urbano que hay que conquistar. Esta superficie es cuatro veces mayor que la de Grozny, en Chechenia. Para que conste, los rusos tardaron entre cinco y seis semanas en tomar la ciudad por segunda vez en la década de 2000.

Se trata de un reto colosal que absorberá a la mayor parte de la infantería rusa y requerirá recurrir a los auxiliares de la Guardia Nacional, incluidas las unidades de Chechenia y Daguestán, que no son ejércitos regulares, así como a todas las milicias disponibles.

Se trata de un reto colosal que absorberá a la mayor parte de la infantería rusa y requerirá recurrir a los auxiliares de la Guardia Nacional, incluidas las unidades de Chechenia y Daguestán, que no son ejércitos regulares, así como a todas las milicias disponibles.

Los rusos esperan un efecto cascada (caída de la moral ucraniana, retorno de la capacidad de maniobra) tras la toma de Kharkiv.

Ucrania, por otra parte, tiene la masa crítica para convertirse en un frente guerrillero latente y permanente según el modelo de Irak tras la invasión estadounidense de 2003.

El impasse logístico ruso

Los problemas logísticos encontrados por los rusos parecen estar causados, en primer lugar, por la excesiva modularidad de la organización de las fuerzas antes de la ofensiva y por unos ejércitos y divisiones sobredimensionados en comparación con las capacidades normales de apoyo. Los vínculos habituales entre las unidades se han roto.

En segundo lugar, estos problemas logísticos se manifiestan en el uso a menudo aislado de las unidades de combate, que se ven rápidamente desvinculadas de la cadena logística, como lo demuestra el inusual número de vehículos abandonados.

Ucrania

El ejército ucraniano, también fragmentado y disperso, experimenta problemas similares en menor medida (el número de vehículos abandonados también es un buen indicador). A ello se suma la debilidad de los recursos y reservas ucranianos.

Una lección para los europeos 

Entre las innovaciones que hay que explorar, hay que imaginar una estructura de apoyo rápida y discreta para una fuerza amiga que supere ampliamente las capacidades de la Acción de Servicio y del Mando de Operaciones Especiales (el estado mayor conjunto que reúne a todas las fuerzas especiales del Ejército francés) y el envío improvisado de algunos equipos.

Después de haber luchado contra ellos durante años (Malí, Afganistán…), debemos imaginar la implementación de una capacidad de guerrilla proyectable.

Notas al pie
  1. equipados con sensores pasivos y radares de largo alcance capaces de detectar contactos aéreos y terrestres a grandes distancias