Key Points
  • A cinco días del inicio de la guerra, la situación está tomando un giro «sirio».
  • Las estimaciones iniciales sobre la duración y la intensidad de la guerra deben revisarse al alza: al ritmo actual de las pérdidas rusas estimadas, al ejército francés no le quedaría ningún equipo importante después de 40 días.
  • La probabilidad de un nuevo ataque a gran velocidad en el oeste de Ucrania para aislar al país aumenta considerablemente.
  • Las operaciones en Kiev son todavía limitadas, pero están ganando impulso.

Actualización de las operaciones en Ucrania, 1ro de marzo

Un cambio fundamental

La impresión general es que estamos asistiendo a una clara ralentización de las operaciones y a una transición de los esfuerzos rusos hacia la conservación de las zonas tomadas y la conquista de bastiones urbanos: Kiev, Kharkov, Mariupol. Sin embargo, la percepción de la evolución de la situación está cambiando significativamente.

Inicialmente estimaba la duración de las operaciones principales («banderas rusas en todas las ciudades importantes») en tres semanas. Ahora creo que puede durar mucho más.

La situación está tomando un giro «sirio»: largas operaciones de conquista urbana con una posible aceleración de los movimientos tras la toma de Kiev y/o Kharkiv.

Situación de las fuerzas después de cinco días

Uno de los elementos sorprendentes del conflicto es la escasa eficacia de la fuerza aérea rusa. A pesar de la experiencia siria, está lejos de la precisión, flexibilidad y capacidad de coordinación conjunta de las fuerzas aéreas occidentales. En la Disputa del Cielo, los ejércitos rusos no tienen el control.

Esto ha dejado poco espacio para las limitadas pero eficaces incursiones aéreas o antiaéreas ucranianas. Aunque las operaciones son menos fluidas y más metódicas, el uso del poder aéreo ruso planificado está aumentando, especialmente en las operaciones urbanas.

Kiev

Las operaciones en Kiev siguen siendo limitadas, pero están cobrando impulso. Los intentos de penetrar en la ciudad por parte de la infantería ligera o de la sub-GTIA desde el oeste han sido rechazados. Los ataques a la ciudad y los intentos de penetración se intensificarán gradualmente.

Si bien la determinación ucraniana es clara, se desconoce la densidad de las fuerzas: no podemos estimar con precisión la duración del ataque, pero podemos suponer que las operaciones para conquistar los 800 km2 de la ciudad serán largas.

Frente noreste

Los esfuerzos conjuntos de la 1era ABG y de las unidades del 6º Ejército se concentran en Kharkov, donde la potencia de fuego se utiliza ahora a una escala bastante masiva, quizás incluyendo ya el uso de municiones termobáricas.

Frente sureste 

El avance se ralentiza. El ejército ruso parece estar preparando la inversión de Marioupol y el ataque a Zaporozhie.

Frente suroeste

Hubo intensos combates en la zona de Kherson-Mikolaeiv, con avances y retrocesos ocasionales de ambos bandos. El 22º Ejército fue identificado en Crimea, posiblemente para tomar y reforzar esa zona.

Frente oeste 

Todavía está pendiente, pero se ha identificado la 38ª Brigada de Asalto Aéreo en el extremo occidental de Bielorrusia, además del 38º Ejército y los elementos bielorrusos en Stolin. La probabilidad de un nuevo ataque a gran velocidad en el oeste de Ucrania para aislar al país aumenta considerablemente.

Notas en esta etapa

El desgaste del «material principal» (vehículos de combate, artillería, aviones) es importante. Al ritmo actual de las pérdidas rusas estimadas, al ejército francés no le quedaría ningún equipo importante después de 40 días.

Aunque las pérdidas ucranianas son menores, también son significativas (entre la mitad y 2/3 de las pérdidas rusas) y las fuerzas ucranianas son menos renovables que las rusas. Teniendo en cuenta también los recursos logísticos críticos (combustible, proyectiles), el ejército regular tiene un potencial de unos dos meses.

El punto crítico ruso es la debilidad numérica y cualitativa de la infantería motorizada en tierra. Observamos el intento de compensar con el sobreempleo de fuerzas ligeras de calidad (paracaidistas, infantería naval, fuerzas especiales) y con la incorporación de fuerzas auxiliares más «bélicas» (brigadas chechenas, daguestaníes, mercenarios). En ambos lados, las fuerzas toman un giro más irregular.

Una lección para los ejércitos en Europa

Las principales tendencias bélicas apuntan a tres innovaciones en curso que Francia falló: drones armados de bajo coste, una infantería numerosa y de calidad, y la cooperación con fuerzas irregulares y privadas.

© AP Photo/Efrem Lukatsky

Actualización 28 de febrero

Situación de las fuerzas

Tras el fracaso del «choque operativo», los rusos volvieron a un método de operaciones sucesivas concentrando sus recursos en Kiev y, en segunda instancia, en el eje Kharkiv-Melitopol. Los demás ejércitos se colocaron en estado de pausa operacional o en defensa.

En el espacio aéreo, el esfuerzo ruso sigue siendo muy fuerte, gracias en particular a un refuerzo en Bielorrusia. Hay numerosos ataques en las profundidades del teatro de operaciones -hasta la proclamación de la supremacía aérea esta mañana- antes de concentrar el esfuerzo en la ciudad de Kiev para preparar y apoyar a las fuerzas terrestres.

Frente de Kiev

Tras los refuerzos desde Bielorrusia, incluidos los del ejército bielorruso, comenzó el metódico sitio de Kiev, dirigida por los ejércitos 36 (Oeste) y 41 (Norte y Este), fuerzas ligeras y apoyo aéreo. Las fuerzas ligeras siguen su infiltración.

Frente noreste

El 20º Ejército, ralentizado tanto por el enemigo (se informó de la destrucción de un grupo táctico cerca de Sumi) como por las dificultades logísticas, se encontraba en una pausa operativa. El 1er ABG luchó por tomar Kharkiv. Al parecer, una división evitó la ciudad para llegar a Kupiansk, al sureste de Kharkiv.

Frente del Donbass

La situación en la zona del 8º Ejército no ha cambiado desde ayer. Se ha completado la unión del 49º Ejército con el 58º en el este, así como con la Brigada Naval. Aunque también parece haberse logrado la continuidad del terreno entre Crimea y Donbass, el difícil asedio al puerto de Mariupol es difícil.

Frente de Crimea-Dniéper

El 58º Ejército en el oeste está en una postura defensiva. En los combates en Khierson, las fuerzas ucranianas habrían retomado la ciudad. La posición rusa en Mikolayev también está en problemas. Se constata el primer éxito conocido del uso de un dron armado TB2 Bayraktar por parte de las fuerzas ucranianas. Las fuerzas navales rusas están frente a Odessa.

Evoluciones posibles

Se espera que dentro de dos días comiencen los combates importantes, con avances lentos (a un ritmo de un kilómetro por día) en Kiev.

Incógnitas

No hay forma de saber por el momento si los rusos verán a la población como un obstáculo para ellos y fomentarán su salida, o la utilizarán como una carga para la defensa.

Del mismo modo, es difícil predecir cuánta potencia de fuego utilizarán los rusos para aplastar la defensa y al mismo tiempo preservar el centro histórico de Kiev -importante en el discurso rusófilo- y su población. En cualquier caso, los rusos necesitan una victoria rápida.

Se mantuvo un segundo eje de esfuerzo en el eje Kharkov-Zaporozhie. La 1era ABG se vio frenada por la resistencia de Kharkiv y el 58º Ejército vio sus recursos dispersos entre el Dnieper en el oeste, el asedio de Marioupol y la progresión hacia el norte. Quizás el 58º Ejército deba ser reforzado desde la base de Rostov.

Sin embargo, en el oeste de Ucrania, el 35º Ejército aún no estaba comprometido. Tal vez por la falta de recursos logísticos.

Perspectivas

Tras cuatro días de combates, las pérdidas rusas de vidas y bienes superan las de seis años de combate en Siria. El ejército ruso saldrá inevitablemente desgastado de esta guerra, aunque está por ver hasta qué punto.

También hay que señalar que este conflicto revela la importancia de los drones armados TB-2 de bajo coste para una fuerza que no tiene superioridad aérea.

La resistencia de las ciudades es otra característica de estos cuatro días de guerra. Se apoya en la importancia de una infantería ligera y competente, motivada y numerosa, para defender o conquistar. Esto revela que el modelo ruso no es adecuado para conquistar ciudades. La infantería ligera rusa es superior a su infantería motorizada pero insuficiente en número. Las fuerzas regulares ucranianas se están transformando gradualmente de un ejército regular a un ejército de guerrilla urbana.

© AP Photo/Efrem Lukatsky

Actualización 27 de febrero

Da la impresión de que el ejército ruso ha hecho una pausa operativa en la región de Kiev antes del ataque a la ciudad. En el frente noreste, el avance ruso es lento, obstaculizado por la resistencia de Kharkiv. En el Donbass, la primera línea sigue fija.

El esfuerzo ruso parece concentrarse en el sur, hacia Mariupol y Zaporozhie, en detrimento de la zona del Dniéper. Tres elementos rusos permanecen en la reserva: el 35º Ejército en Bielorrusia frente a Ucrania occidental, la fuerza anfibia del Mar Negro y el poder de ataque de largo alcance (misiles, LRM y artillería pesada).

Situación de las fuerzas

En un esquema en el que la supremacía aérea rusa aún no está totalmente establecida, la batalla por los cielos se está convirtiendo en un elemento central de la guerra. Las fuerzas aéreas ucranianas siguen siendo capaces de realizar unas decenas de salidas al día. Y, lo que es más importante, la defensa antiaérea ucraniana ha alcanzado a varios aviones rusos.

Kiev

La operación rusa que planeaba una rápida conquista de la capital por parte de las fuerzas de asalto aéreo, seguida por el 36º Ejército en el Oeste y el 41º Ejército en el Norte, fracasó. Estuvo mal coordinado, especialmente por parte del 41º Ejército, que se detuvo en Chernihiv y sufrió problemas logísticos. Otro factor determinante fue que la resistencia ucraniana fue sin duda más fuerte de lo previsto por el mando ruso.

Frente Nororiental

Las fuerzas de infantería ligera rusas (TAP, Spetsnaz, FSB) se han infiltrado en el noreste, mientras que los ejércitos 36º y 41º se encuentran en estado de pausa operativa. La resistencia de Chernihiv está fijada por un escalón del 41º Ejército, mientras que el otro está rodeando la ciudad para acercarse a Kiev en los próximos días.

Sin embargo, el 20º Ejército sigue avanzando a lo largo de la carretera 67 hacia Kiev y en los alrededores de Kharkiv con el 1º ABG . Se informa de combates a 70 km al sureste de la ciudad que parecen ser difíciles para las fuerzas rusas, pero que hasta ahora no han logrado detener su avance.

Frente del Donbass

En el este, las fuerzas rusas e irregulares intentan principalmente retener a las fuerzas ucranianas. Hay un pequeño avance del 8º Ejército al norte de Luhansk, mientras que el 49º Ejército intenta llegar a Mariupol.

Frente de Crimea

El esfuerzo ruso se dirigió claramente hacia el este, hacia Mariupol y Zaporozhie, para enlazar con el 1º ABG y forzar la retirada de las fuerzas ucranianas en el Donbass.

En contra de lo que cabía esperar, por el momento no hay ninguna operación anfibia, pero esa ofensiva sigue siendo una posibilidad en el este y el oeste de Crimea. El esfuerzo ucraniano en la región se concentra en Mikolayev y especialmente en Kherson.

Tendencias y perspectivas

Se espera que la situación se mantenga relativamente sin cambios durante varios días en la región de Kiev. Los combates principales podrían comenzar a mediados de semana. La zona crítica será el eje Kharkov-Melitopol, cuyo control en los próximos días -quizá en una semana- supondría una ruptura del frente al este del Dniéper y una posible gran derrota de las fuerzas ucranianas.

Un despliegue del 35º Ejército en el oeste de Ucrania, en el eje Rivne-Ternopil, también podría conducir a un colapso operativo y psicológico, aislando permanentemente a Ucrania de la ayuda exterior.

Las posibilidades de maniobra ucranianas están por el momento muy limitadas a la defensa -efectiva- de grandes zonas urbanas, sin posibilidad, salvo de forma muy limitada, de hacer retroceder a las fuerzas rusas.

Podemos ver lo eficaz que habría sido una defensa zonal organizada, basada en numerosas posiciones atrincheradas, defensas urbanas, batallones de infantería ligera descentralizados y bien entrenados, equipados con medios antivehículos y antiaéreos, minas, etc. Todo esto estaba al alcance de Ucrania, con la discreta ayuda de las potencias occidentales. Todo se hace ahora de forma muy improvisada, pero puede ser el comienzo de una forma de resistencia prolongada a una ocupación rusa.

© AP Photo/Emilio Morenatti

Actualización 26 de febrero

Recordatorio de las fuerzas que actúan

En el lado ruso, un ejército combinado como el 41º Ejército o el 1º Ejército de la Guardia Acorazada reúne de ocho a veinte grupos de combate (Un grupo de combate conjunto (GTIA) es una agrupación coordinada en torno a un regimiento central que permite la articulación de diversas competencias y misiones para alcanzar un objetivo táctico definido. Por lo general, se trata de una unidad temporal, formada para cumplir una misión -o varias- durante un periodo determinado.) de armas combinadas (armada-infantería-artillería), infantería ligera -regular o no-, artillería o apoyo logístico.

Un ejército combinado ruso tiene una capacidad de combate similar a la del ejército francés. Se han identificado ocho en Ucrania, además de un número desconocido de grupos de asalto aéreo (helicópteros, transporte aéreo) y marítimo. Dos ejércitos siguen en la reserva cercana.

En el lado ucraniano, hay 42 brigadas, cada una de las cuales puede formar entre una y tres GTIA. Además, hay una decena de grupos de defensa aérea y artillería, así como milicias. Las fuerzas se organizan en divisiones ad hoc en las zonas de combate, bajo la dirección de un mando regional.

Sin embargo, la capacidad de maniobra de las fuerzas ucranianas sigue siendo limitada:

·  a corto plazo por la superioridad rusa en los espacios vacíos – una fuerza ucraniana pesada y visible puede ser rápidamente detectada y golpeada desde el aire;

·  a medio plazo por la fragilidad logística.

Por otro lado, la capacidad de maniobra rusa se ve obstaculizada por:

·  por la resistencia ucraniana, especialmente en las zonas densas (ciudades, bosques) ;

·  por el terreno y el clima, que obligó a los GTIA blindados a permanecer en los ejes. Con una media de 20 kilómetros al día, el avance de los GTIA fue rápido.

Situación por zonas

Kiev

La capital ucraniana fue abordada desde el oeste y el noreste por el 36º Ejército, así como por fuerzas de asalto aéreo e infiltrados, posiblemente vestidos de civil. Un avión IL76 que transportaba fuerzas de asalto fue destruido, según se informa, con un gran número de bajas.

El 41º Ejército, incluida la 90ª División Blindada, está sorteando la resistencia de Chernihiv y se espera que se acerque a Kiev en breve. El 6º Ejército -o 20º Ejército- avanza rápidamente hacia la capital desde la frontera oriental de Ucrania.

Kharkiv

La ciudad está resistiendo, con el 1er Ejército de Tanques de la Guardia realizando una maniobra de circunvalación, con una actividad significativa reportada alrededor de la ciudad. El 1er ABG parece haber enlazado con fuerzas del norte y posiblemente del sur, incluyendo el 8º Ejército.

Donbass

En el este del país, los rusos están haciendo pocos progresos. Los ejércitos 8º y 49º, que conforman las fuerzas irregulares del Donbass y que probablemente también han llegado desde Rusia, son más débiles y la resistencia ucraniana, establecida en la región desde hace años, más fuerte.

Mariupol-Odessa

En la costa sur, las actividades del 58º Ejército se expanden e intensifican, con el apoyo de las fuerzas de asalto aéreo y naval. El deseo ruso de conquistar la costa podría llevar a una posible operación anfibia en la zona de Mariupol, y posiblemente en Odesa.

Posible evolución a corto plazo

El asedio a Kiev, que sigue siendo el objetivo principal, está en marcha. Su duración dependerá únicamente de la motivación y la resistencia de las fuerzas ucranianas, pero su resultado es inevitable. La declaración de victoria rusa puede estimarse en una semana, seguida de cinco a seis semanas de combates residuales.

Al este del Dniéper, los combates pueden durar una semana más antes de que las fuerzas ucranianas queden completamente desarticuladas.

Las principales reservas de fuerzas rusas se encuentran actualmente en Bielorrusia, lo que sugiere un muy probable nuevo compromiso en el oeste de Ucrania hacia Rivne.

Posible evolución a largo plazo

El potencial de resistencia del ejército ucraniano se limita a unas pocas semanas, quizás más en algunos bastiones urbanos importantes. El establecimiento de un nuevo gobierno pro-Kremlin debería seguir a la toma de Kiev y de las principales ciudades del país.

La principal incógnita es la capacidad de los « batallones de voluntarios » para estructurarse en una guerrilla a largo plazo: esta estructuración podría convertir a Ucrania en una trampa para Vladimir Putin y complicar radicalmente sus planes.

Moldavia, en conflicto con Rusia por Transnistria, es una posible zona de retaguardia para esta guerrilla. Se está convirtiendo en una región clave que rápidamente se convertirá en el centro de atención de Rusia.