Puntos claves
  • La visita de Emmanuel Macron a Argelia del 25 al 27 de agosto reunió -por primera vez desde la independencia- a los más altos cargos militares y de inteligencia, en presencia de ambos jefes de Estado.
  • Este proceso constituye también la superación de las recientes polémicas derivadas de las declaraciones del Presidente francés en octubre de 2021 en las que criticaba la «renta memorial» gestionada por las autoridades de allende el Mediterráneo, lo que había provocado una desavenencia entre Argel y París.
  • El viaje -que se completará con una visita de Estado a Marruecos en un futuro próximo- también se produce en el contexto de una reestructuración de las relaciones internacionales.

Emmanuel Macron realizó una visita «oficial y de amistad» a Argelia del 25 al 27 de agosto, que le llevó a Argel, Orán y después de nuevo a Argel para firmar varios tratados que refuerzan la cooperación en materia de educación y cultura entre ambos países. Pero más allá de la dimensión formal de este acuerdo, este viaje reunió en una misma mesa, por primera vez desde la independencia del 5 de julio de 1962, a los más altos responsables militares y de inteligencia en presencia de los dos jefes de Estado. En el otro extremo del espectro, llevó al presidente francés al hogar histórico del raï oranés, el hanout [tienda] «Disco Maghreb», pasando por una cena privada con miembros de la sociedad civil oranesa en torno al escritor y periodista Kamel Daoud, y por conversaciones informales con jóvenes empresarios y deportistas de competición, hasta una demostración de break-dance en un complejo deportivo. Entre medias, la visita al maqâm ash-shahîd -el gigantesco monumento a los muertos argelinos de la guerra de la independencia- fue seguida de la colocación de una corona de flores en el cementerio de Saint-Eugène para las víctimas militares y civiles francesas, y de un paseo por los cementerios cristiano y judío (donde fue enterrado Roger Hanin), una visita a la Gran Mezquita de Argel y una peregrinación a la Santa Cruz, la espectacular basílica que domina Orán y el puerto de Mers el Kebir -donde hace cuatro años fueron beatificados diecinueve mártires de la guerra civil argelina de la década 1990, entre ellos los siete monjes de Tibhirine-. 

© Jacques Ferrandez/Grand Continent

Esta visita polisémica, a la que las autoridades locales dieron mucha pompa y circunstancia, adornando el recorrido con las banderas argelina y tricolor -la primera vez que se hace desde 1962-, fue también, y quizás sobre todo, innovadora en cuanto a la composición de la numerosa delegación francesa, entre la que las personalidades de origen inmigrante argelino constituían la mayor parte: diputados/as y senadores/as, presidentes de universidades, empresarios, escritores y artistas, deportistas y dirigentes de asociaciones, ilustraron tanto los éxitos como la extensión en el suelo de la antigua metrópoli de la pluralidad de la Argelia de antaño, la de los musulmanes, los judíos y los pieds-noirs.

© Jacques Witt/SIPA

Los 132 años de la Argelia francesa pertenecen a la Historia. Su memoria es llevada hoy en día por sus supervivientes y sus descendientes, que elaboran una Gran Narrativa polémica, pero sin embargo colectiva. Cada uno de los interlocutores ha construido la legitimación de su causa particular, imputando culpas y exacciones al otro. Exactamente seis décadas después del final de la guerra, el principal objetivo simbólico de este viaje presidencial era impulsar la superación -hegeliana- de estas contradicciones para construir el futuro. La elaboración de este futuro enraizado en el presente requiere una importante inversión semántica: los inmigrantes argelinos en la Francia metropolitana y sus descendientes de todos los orígenes, ayer olvidados por la historia, se convierten hoy en los actores de la historia que se está haciendo. El proceso de «deconstrucción» -según el concepto elaborado por el Spinoza contemporáneo del judaísmo argelino, en el que se convirtió a su manera Jacques Derrida en su exilio parisino y neoyorquino de Amsterdam- puede ahora mutar en una fértil reelaboración fecunda, matricial, de la memoria, cuya levadura amasan todos los descendientes de esta inmigración.

[El mundo está cambiando. Desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania, con nuestros mapas, análisis y perspectivas hemos ayudado a casi 2 millones de personas a entender las transformaciones geopolíticas de esta secuencia. Si encuentra útil nuestro trabajo y cree que merece apoyo, puede suscribirse aquí].

A raíz de los trabajos de Benjamin Stora -que fue un miembro destacado de la delegación-, las partes argelina y francesa acordaron reunir una comisión de historiadores de ambos países cuya tarea será trabajar inmediatamente en el corpus de esta memoria plural. Mientras que, en Francia, los hijos e hijas de Argelia se han involucrado íntimamente, a través de su matrimonio y su descendencia, con los demás componentes de la sociedad francesa contemporánea.

A raíz de los trabajos de Benjamin Stora -que fue un miembro destacado de la delegación-, las partes argelina y francesa acordaron reunir una comisión de historiadores de ambos países cuya tarea será trabajar inmediatamente en el corpus de esta memoria plural.

gilles kepel

Este proceso totalmente nuevo constituye también la superación de las recientes polémicas derivadas de las declaraciones de Emmanuel Macron en octubre de 2021 en las que criticaba la «renta memorial» gestionada por las autoridades de allende el Mediterráneo, lo que había provocado una desavenencia entre Argel y París. El contraste entre las invectivas de entonces y el entusiasmo mutuo de hoy no debería sorprender demasiado a la vista del funcionamiento de la política en el mundo árabe, donde la palabra desempeña un papel desproporcionado: la expresión del anatema es a menudo una condición previa necesaria para la reconciliación, ya que permite superar lo no dicho en un sistema de gobierno en el que la democracia sigue siendo formal. Sin embargo, la motivación de la parte argelina se hizo explícita mediante múltiples signos pertenecientes a su propio registro semántico, desde las largas horas de tête-à-tête nocturno en la residencia presidencial de Zéralda hasta los intercambios con la prensa tras la firma de los acuerdos, en los que el presidente Tebboune habló exclusivamente en francés, pasando por la escolta de aviones de caza Sukhoï Su-30 MKA1 que acompañaron al Airbus presidencial hasta los confines del espacio aéreo argelino. Argelia tiene hoy todo por ganar si reconstruye su relación con Francia, lo que le permitiría compensar una serie de dificultades estructurales que obstaculizan su desarrollo interno, así como su posicionamiento mediterráneo y africano, y diversificar sus alianzas internacionales, donde el sobrepeso soviético y luego ruso, y ahora las condiciones leoninas impuestas por su dependencia de China, suponen un problema.

© Jacques Ferrandez/Grand Continent

Muchos periodistas mediocres habían ironizado en previsión del viaje de Emmanuel Macron, que se presentaba como una carrera por el gas argelino para pasar el invierno con calor, compensando el cese de las entregas desde Moscú por las sanciones europeas contra la invasión de Ucrania. Si Argelia se ha beneficiado, como todos los productores de hidrocarburos (89% del valor de las exportaciones) de la subida de los precios (+ 69% en 2021 para el Sahara blend) tras el pico pandémico del COVID y el estallido de la guerra en Ucrania, a duras penas consigue llenar la cuota de 1M de barriles/día (800.000 en 2020 frente a 1,3 en 2010) que le asigna la OPEP, debido al agotamiento de las reservas y a la obsolescencia de las instalaciones, y a un aumento continuo del consumo nacional (+ 4,5% anual) de sus 44 millones de habitantes. Por tanto, difícilmente podrá contribuir de forma significativa a la calefacción durante el próximo invierno francés. La inflación de los alimentos (Argelia es el mayor importador mundial de cereales per cápita) en el último año ha sido del 15% en la capital, y éstos representan el 43% de la cesta de la compra de los hogares, lo que refleja la continua depreciación del dinar frente al euro y el dólar.

En el plano político, tras la destitución del presidente Buteflika a raíz del hirak -el «movimiento» de revuelta popular masiva que se inició en febrero de 2019 y fue interrumpido por el Covid-19 al año siguiente-, la estabilización del poder se logró mediante una purga masiva de los tecnócratas de 50 y 60 años de la época anterior, que fueron acusados de corrupción y condenados a fuertes penas de prisión. El general Gaïd Saleh, jefe del Estado Mayor, supuestamente cercano a Moscú y muy hostil a París, que había destituido al anterior presidente, murió a su vez poco después de la elección, con escasa participación, del presidente Tebboune, y sus redes fueron a su vez desmanteladas. Muchos de los interlocutores civiles y militares de la delegación francesa tenían más de setenta años, o incluso ochenta o noventa, lo que plantea el problema de la renovación de las generaciones del poder que había sido trágicamente ilustrado por el tercer y cuarto mandato de Buteflika. La atractividad de la alta función pública ha disminuido para los jóvenes talentos, acentuando una fuga de cerebros hacia Europa y hacia los fondos de inversión de los países del Golfo, donde los argelinos se han hecho un hueco en detrimento de los libaneses.

© Jacques Witt/SIPA

En este contexto, la juventud y el dinamismo de los miembros de la delegación francesa de origen argelino produjeron un efecto de contraste, retransmitido por las palabras de Emmanuel Macron en las que pedía «mirar juntos nuestros desafíos, y hacer todo lo posible para dar respuestas juntos para que podamos ayudar a la juventud argelina y a la juventud francesa a tener éxito (…) en ambos lados cuando decidan abrazar las dos orillas del Mediterráneo, (…) son binacionales o herederos de esta Historia, sea cual sea la forma que adopte». También anunció que había «tomado decisiones sobre la cuestión de la movilidad y la circulación»: el problema de las restricciones de los visados está en vías de solución debido al importante aumento de los pases consulares expedidos por Argel para los delincuentes expulsados de Francia (como también es el caso de Marruecos), que estaba en el origen del problema. 

Muchos de los interlocutores civiles y militares de la delegación francesa tenían más de setenta años, o incluso ochenta o noventa, lo que plantea el problema de la renovación de las generaciones del poder que había sido trágicamente ilustrado por el tercer y cuarto mandato de Buteflika.

gilles kepel

Este movimiento -que debería ir acompañado de una visita de Estado a Marruecos en un futuro próximo- también forma parte de la percepción parisina de una reestructuración de las relaciones internacionales. La erosión de las alianzas y asociaciones heredadas del pasado se expresó en los votos ambivalentes de la mayoría de los países africanos en la ONU tras la invasión rusa de Ucrania. Las incertidumbres sobre las lealtades globales tras la caída del Muro de Berlín y la desaparición de la URSS, pero también el desencanto de los socios de China obligados a ceder activos soberanos por su incapacidad para pagar sus deudas, y los interrogantes sobre las ambiciones de Turquía en África, favorecen las nuevas relaciones entre Estados, especialmente cuando los flujos migratorios han establecido complementariedades entre las sociedades. El reto consiste en hacer que estos flujos sean virtuosos regulándolos -en un contexto en el que el electorado europeo vota cada vez más a los heraldos del Gran Reemplazo- y en participar en la prosperidad de los Estados de emigración fomentando las transferencias de talento que aumentan mutuamente la prosperidad al impulsar la integración transnacional de las diásporas. En este asunto, la superación de los bloqueos y resentimientos derivados de una lectura normativa de la Historia que extrae su argumento militante de la ideología decolonial, y el proceso concreto de escritura conjunta de las memorias constituyen, como quería decir Emmanuel Macron, la garantía del futuro.

Notas al pie
  1. Un pedido de 2006. 28 aviones entregados entre diciembre de 2007 y mayo de 2010. El primer lote fue seguido por dos más, un total de 58 aviones.