Discurso de Putin: la confusión y el caos

Pocas veces un discurso del presidente ruso ha sido tan esperado. Mientras algunos esperaban posiciones claras durante su discurso para el Desfile de la Victoria en la Plaza Roja, Vladimir Putin continuó con su estrategia de confusión, perpetuando sus falsificaciones y cuidándose mucho de no decir nada sobre sus intenciones respecto a la guerra en Ucrania.

Text by
Milàn Czerny
Cover
© Mikhail Metzel/Sputnik

Como cada año, el 9 de mayo, el Presidente ruso Vladimir Putin pronunció un discurso en el Desfile de la Victoria en la Plaza Roja para conmemorar la victoria sobre el nazismo. En el contexto de la guerra en Ucrania, este acontecimiento adquirió un significado especial. Muchos analistas, entre ellos Michel Goya, habían pensado que la fecha del 9 de mayo marcaría un punto de inflexión en la guerra: el anuncio de una movilización general o, por el contrario, la presentación de cualquier éxito de las tropas rusas en Ucrania y la disminución de los combates. Limitándose a mantener la narrativa iniciada en las alocuciones anteriores a la invasión del 24 de febrero y posteriores, el discurso de Putin no dejó espacio para ninguna rama de esta alternativa.

Sin embargo, el presidente ruso trató de crear paralelismos entre la victoria del Ejército Rojo sobre el nazismo y la guerra en Ucrania en la actualidad para justificar sus acciones. El discurso no permite, por tanto, sacar conclusiones sobre la evolución del actual conflicto, que Putin presenta, distorsionando la realidad, como preventivo y defensivo para evitar una guerra mundial. Sin embargo, merece ser leído y comentado línea a línea para comprender que, para Vladimir Putin, la guerra que está teniendo lugar actualmente es una continuación directa de los conflictos históricos en los que ha estado en juego el destino de Rusia. Con su «destino» en juego una vez más, Rusia «no puede» perder esta guerra.

Cabe destacar la ausencia del Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, Valeri Guerassimov, durante esta ceremonia y la presencia muy marcada del Ministro de Defensa, Sergei Choïgou.

¡Queridos ciudadanos de Rusia!

¡Queridos veteranos!

¡Camaradas soldados y marineros, sargentos y capataces, aspirantes y tenientes!

¡Camaradas oficiales, generales y almirantes!

Los felicito con motivo del Día de la Gran Victoria.

La defensa de la patria, cuando su destino ha estado en juego, siempre ha sido sagrada. Con verdadero patriotismo, los milicianos de Minin y Pozharsky se levantaron por la Patria, fueron al ataque en el campo de batalla de Borodino, lucharon contra el enemigo cerca de Moscú y Leningrado, Kiev y Minsk, Stalingrado y Kursk, Sebastopol y Járkov.

Kuzma Minin participó en los combates contra los polacos junto al príncipe Pojarski.

El príncipe Dmitri Pojarski es una figura histórica en Rusia por su papel en la guerra polaco-rusa del siglo XVII. El Príncipe liberó a Moscú de la ocupación polaca en 1612 y recibió el título de salvador de la Patria de manos de Miguel I.

La lista al final del párrafo hace referencia a los lugares de batalla durante la Segunda Guerra Mundial. Kursk se recuerda como la mayor batalla de tanques de la historia.

En el pasado y hoy, en estos días, están luchando por nuestro pueblo en el Donbass. Por la defensa de nuestra patria – Rusia –.

Desde las primeras líneas del discurso, Vladimir Putin establece un paralelismo entre las victorias históricas de Rusia y la actual guerra en Ucrania para justificar la actuación de las fuerzas armadas rusas en ese territorio. Este tema es constante a lo largo del discurso.

El 9 de mayo de 1945 quedará inscrito para siempre en la historia de la humanidad como el triunfo de nuestro único pueblo soviético, caracterizado por su cohesión y su fuerza espiritual, por sus logros sin parangón en el frente y en la retaguardia.

El Día de la Victoria es algo cercano y querido por todos nosotros. No hay una sola familia en Rusia que no haya quedado marcada por la Gran Guerra Patria. Su recuerdo nunca se desvanece. En este día, la corriente interminable del « Regimiento Inmortal » está compuesta por hijos, nietos y bisnietos de los héroes de la Gran Guerra Patria. Llevan las fotografías de sus seres queridos, de los soldados caídos que han permanecido eternamente jóvenes y de los veteranos que ya nos han dejado.

© Ramil Sitdikov/Sputnik

Estamos orgullosos de la invicta y valiente generación de vencedores, de la que somos descendientes, y es nuestro deber preservar la memoria de quienes derrotaron al nazismo y nos legaron el deber de estar atentos y hacer todo lo posible para que el horror de una guerra mundial no vuelva a repetirse.

Por eso, a pesar de todos los desacuerdos que puedan existir en las relaciones internacionales, Rusia siempre ha defendido la creación de un sistema de seguridad indivisible y justo, un sistema que es vital para toda la comunidad mundial.

En diciembre del año pasado propusimos alcanzar un tratado de garantías de seguridad. Rusia invitó a Occidente a un diálogo directo para buscar soluciones con compromisos razonables, teniendo en cuenta los intereses de ambas partes. En vano. Los países de la OTAN no quisieron escucharnos, lo que significa que tenían planes completamente diferentes. Y lo vimos.

Antes de que comenzara la invasión de Ucrania en diciembre, se celebraron numerosas reuniones diplomáticas entre representantes occidentales y rusos para llegar a un acuerdo sobre la seguridad en Europa. Las exigencias de Rusia sonaban a ultimátum y eran en su mayoría inaceptables para Occidente.

Los preparativos estaban en marcha de manera abierta para una nueva operación de castigo en el Donbass, para una invasión de nuestras tierras históricas, incluida Crimea.

Crimea, anexionada en 2014 por Rusia, se presenta como históricamente rusa.

En Kiev, anunciaron la posible adquisición de armas nucleares. La OTAN ha comenzado a desarrollar militarmente los territorios adyacentes a nosotros. Así, surgió una amenaza absolutamente inaceptable para nosotros, directamente en nuestras fronteras. Todo indicaba que sería inevitable un enfrentamiento contra los neonazis, los banderitas, apoyados por Estados Unidos y sus socios menores.

Stepan Bandera era un político fascista ucraniano que colaboró con las tropas nazis contra el Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial. Una parte de la población ucraniana conmemora a Bandera por sus acciones contra los soviéticos. Rusia justifica su acción militar en Ucrania por la supuesta presencia de «neonazis» y partidarios de Bandera (banderitas). En realidad, aunque hay neonazis en Ucrania, su presencia es mucho más limitada de lo que sugiere Rusia.

Repito, vimos cómo se desarrollaba una infraestructura militar, cómo empezaban a actuar cientos de asesores militares extranjeros, se realizaban entregas regulares de las armas más modernas de la OTAN. El peligro crecía día a día.

Rusia repelió preventivamente una agresión. Ha sido una decisión oportuna y justamente forzada. La decisión de un país soberano, fuerte e independiente.

Estados Unidos, sobre todo después del colapso de la Unión Soviética, empezó a mencionar su exclusividad, a humillar no sólo al mundo entero, sino también a sus propios satélites, que tuvieron que fingir que no se daban cuenta de nada y aceptarlo todo dócilmente.

Pero nosotros somos un país diferente. Rusia tiene un carácter diferente. Nunca abandonaremos el amor a la Patria, la fe y los valores tradicionales, las costumbres de nuestros antepasados, el respeto a todos los pueblos y culturas.

El Presidente ruso presenta a Rusia como un país con una «esencia» única. Esto está relacionado con las teorías eurasianistas, que vinculan la posición geográfica de Rusia entre Occidente y Asia con una identidad específica.

© Ramil Sitdikov/Sputnik

Pero en Occidente se ha decidido rechazar estos valores milenarios. Esta degradación moral se ha convertido en la base de cínicas falsificaciones de la historia de la Segunda Guerra Mundial, incitando a la rusofobia, alabando a los traidores, burlándose de la memoria de sus víctimas, borrando el valor de los que vencieron y pagaron el precio de la Victoria.

El Kremlin presenta la confrontación con Occidente en términos de civilización. Esto se hizo especialmente evidente en 2014 con el concepto de «Gayropa». Véase al respecto: Andrew Foxall (2019) From Evropa to Gayropa: A Critical Geopolitics of the European Union as Seen from Russia (De Evropa a Gayropa: una geopolítica crítica de la Unión Europea vista desde Rusia), Geopolitics, 24:1, 174-193, DOI: 10.1080/14650045.2017.1417848

Sabemos que a los veteranos estadounidenses que querían acudir al desfile en Moscú se les prohibió hacerlo. Pero quiero que sepan esto: estamos orgullosos de sus logros, de su contribución a la victoria común. Rendimos homenaje a todos los soldados de los ejércitos aliados -estadounidenses, británicos, franceses-, a los participantes en la Resistencia, a los valientes soldados y partisanos de China, a todos los que derrotaron al nazismo y al militarismo.

¡Queridos camaradas!

Hoy, los combatientes del Donbass, así como los soldados del ejército ruso, luchan en su propia tierra, donde los combatientes de Svyatoslav y Vladimir Monomakh, los soldados de Rumyantsev y Potemkin, Suvorov y Brusilov, lucharon contra el enemigo, donde los héroes de la Gran Guerra Patria -Nikolai Vatutin, Sidor Kovpak, Lyudmila Pavlichenko- lucharon hasta la muerte.

Una vez más, se traza una línea continua entre la guerra en Ucrania y las victorias pasadas de Rusia.

Me dirijo ahora a nuestras fuerzas armadas y a los combatientes del Donbass. Están luchando por la Patria, por su futuro y para que nadie olvide las lecciones de la Segunda Guerra. Para que en el mundo no haya lugar para los verdugos, los castigadores y los nazis.

Hoy nos inclinamos ante la bendita memoria de todos aquellos cuyas vidas fueron arrebatadas por la Gran Guerra Patria, ante la memoria de hijos, hijas, padres, madres, abuelos, esposos, esposas, hermanos, hermanas, parientes, amigos.

Inclinemos la cabeza ante la memoria de los mártires de Odessa, quemados vivos en la Casa de los Sindicatos en mayo de 2014. Ante el recuerdo de los ancianos, mujeres y niños de Donbass, de los civiles que murieron bajo los despiadados bombardeos, los bárbaros golpes de los neonazis. Inclinamos nuestras cabezas ante nuestros compañeros de armas, que murieron por la muerte de los valientes en una batalla justa, por Rusia.

En 2014, estallaron disturbios en el Donbás y en Odessa. Los activistas prorrusos se atrincheraron en la Casa de los Sindicatos y el edificio se incendió, provocando la muerte de 42 activistas prorrusos.

Guardemos un minuto de silencio.

La muerte de cada uno de nuestros soldados y oficiales es un dolor para todos nosotros y una pérdida irreparable para nuestros familiares y amigos.

La mención de los muertos y heridos rusos en la guerra de Ucrania representa un cambio en el discurso oficial ruso. Al principio del conflicto, el Kremlin tardó varias semanas en admitir la muerte de soldados. La cifra oficial comunicada por Rusia se considera una gran subestimación.

El Estado, las regiones, las empresas y los organismos públicos harán todo lo posible para atender y ayudar a estas familias. Daremos un apoyo particular a los hijos de nuestros compañeros muertos y heridos. El decreto presidencial al respecto se ha firmado hoy.

Deseo una pronta recuperación a los soldados y oficiales heridos. Y agradezco a los médicos, a los paramédicos, a las enfermeras, al personal médico de los hospitales militares por su trabajo. Un profundo agradecimiento a ustedes por luchar por todas las vidas, a menudo bajo el fuego, en primera línea, sin escatimar esfuerzos.

© Ramil Sitdikov/Sputnik

¡Queridos camaradas!

En este momento, en la Plaza Roja, están codo con codo soldados y oficiales de muchas partes de nuestra inmensa patria, incluidos algunos que vinieron directamente del Donbass, directamente de la zona de combate.

Recordamos cómo los enemigos de Rusia intentaron utilizar bandas de terroristas internacionales contra nosotros, intentaron sembrar la discordia nacional y religiosa para debilitarnos y dividirnos desde dentro. Nada ha tenido éxito.

Se trata de una referencia a la guerra de Chechenia. Rusia ha acusado a Occidente de participar en el desarrollo del terrorismo yihadista internacional para debilitar a Rusia. Estas acusaciones se han hecho especialmente en el contexto del ascenso del Estado Islámico en Siria para justificar la intervención militar rusa en el país.

Hoy, nuestros combatientes de diferentes etnias están juntos en la batalla, cubriéndose de balas y metralla como hermanos.

Y esta es la fuerza de Rusia, la gran fuerza indestructible de nuestro pueblo multiétnico unido.

Hoy están defendiendo aquello por lo que lucharon sus padres y abuelos, sus bisabuelos. Para ellos, el sentido más importante de la vida siempre ha sido el bienestar y la seguridad de la Patria. Y para nosotros, sus herederos, la dedicación a la Patria es el principal valor, un apoyo fiable a la independencia de Rusia.

Los que aplastaron al nazismo en la Gran Guerra Patria nos han dado un ejemplo de heroísmo para todos los tiempos. Siempre admiraremos a esta generación de ganadores.

¡Gloria a nuestras valientes fuerzas armadas!

¡Por Rusia! ¡Por la victoria!

¡Hurra!

 Save as PDF
El Grand Continent logo
Quiénes somos