Key Points
  • Repliegue en curso en el lado ruso al norte de Kiev.
  • Victoria ucraniana en el frente norte, pero lento avance ruso en Mariupol y en el Donbass.
  • Será importante vigilar la fecha del 9 de mayo, ya que Rusia necesita una victoria para celebrar, a cualquier precio, los abusos en las antiguas zonas ocupadas al norte de Kiev.


El análisis táctico anterior está disponible aquí. El archivo de los análisis diarios de Michel Goya está disponible en este enlace.

Situación general

Se ha producido una retirada acelerada de las fuerzas rusas en el norte de Ucrania y la ciudad de Kiev está ahora completamente libre de cualquier amenaza. En el sur de Ucrania, sin embargo, se mantienen las posiciones rusas y continúan los ataques en el Donbass, sin duda con la esperanza de lograr una victoria antes de la celebración de la «Gran Guerra Patria» (1941-1945) el 9 de mayo.

Situaciones específicas

Zona norte

Parece que los rusos han renunciado a cualquier idea de amenazar a Kiev y han despejado completamente sus alrededores. La maniobra de retirada tuvo bastante éxito y no se convirtió en una derrota, pero los restos de los ejércitos 35 y 36 al oeste de Kiev se vieron amenazados. En el noroeste, los ejércitos 41, 2 y 1 se retiraron en buen orden. Fue la maniobra rusa mejor ejecutada desde el comienzo de la guerra. Pero esta maniobra y el final de la batalla de Kiev supusieron en realidad una importante victoria para Ucrania.

La retirada fue acompañada de destrucción y de numerosas minas destinadas a frenar a las fuerzas ucranianas. Sobre todo, iba acompañada de pruebas concretas de numerosos abusos cometidos por las fuerzas rusas en las zonas ocupadas. 

Zona este

En la mañana del 2 de abril se observó un ataque aéreo de dos Mi-24 P ucranianos contra un depósito de combustible en Belgorod, dentro del territorio ruso, a pesar de la densidad de la defensa aérea de Moscú. Los ucranianos ya han llevado a cabo otros dos ataques con misiles, sin que las autoridades ucranianas los reclamen.

Un nuevo bombardeo de Kharkiv por la artillería rusa está en marcha.

Zona suroeste

Por el momento, se ha convertido en un frente secundario. Las fuerzas rusas están reducidas en tamaño y se encuentran a la defensiva, enfrentándose a las tropas ucranianas que empujan desde Mikolayev hacia Kherson o desde Kryvyi Rhi hacia el sur, pero también reducidas tras más de un mes de guerra. Kherson, una de las pocas ciudades importantes capturadas por el ejército ruso, sigue cerrando la zona.

La flota rusa del Mar Negro está bombardeando en Odessa.

Zona del Donbass

Presión de las fuerzas rusas sobre el Donets en Yzium y Severodonetsk. Después de tres semanas de lucha, la ciudad de Yzium fue tomada por la 144ª División Motorizada (MD) rusa el 1 de abril. Los ingenieros prepararon el cruce del río Donets, con el fin de lanzar un nuevo ataque hacia Sloviansk dentro de la provincia de Donetsk.

El 3er MD siguió presionando la zona de Severodonetsk atacando Rubizhne en el noreste y el 2º Cuerpo de la república separatista de Lugansk atacó Popasnaya para cortar el eje T1302.

La captura de Severodonestk supondría una importante derrota para las fuerzas ucranianas, especialmente si varias brigadas quedan atrapadas allí, y la provincia de Luhansk quedaría completamente conquistada.

El I Cuerpo de la República separatista de Donestk se concentró en las salidas occidentales de Donetsk, en particular hacia Marinka y Selydove, pero sin hacer grandes progresos.

La 42ª DM, en el extremo sur de la provincia de Donetsk, está paralizada por el momento. No hay progreso hacia Zaporizhia.

El esfuerzo del 150º MD se refuerza en Mariupol. El progreso es muy lento, pero constante.

[Desde la invasión rusa de Ucrania, con nuestros mapas, análisis y traducciones comentadas hemos ayudado a más de 1,5 millones de personas a entender las transformaciones geopolíticas de esta secuencia. Si encuentra útil nuestro trabajo y cree que merece apoyo, puede suscribirse aquí].

Perspectivas

Rusia intenta salir del punto muerto desplazando todas las fuerzas del frente norte al Donbass. El mismo patrón podría ocurrir, en caso de la conquista de Mariupol, con un redespliegue de las fuerzas rusas hacia el límite sur del Donbass.

Para que sea realmente eficaz, sería necesario tomarse un tiempo para reacondicionar y recomponer las fuerzas liberadas antes de acumular una masa de maniobra que permitiera alcanzar ratios de potencia suficientes en determinados puntos clave. Si los rusos consiguen formar grandes grupos de fuego -la artillería rusa ha sufrido menos el mes de guerra que las tropas de maniobra-, combinados con más salidas aéreas, los LAWG, a veces recompuestos como puras unidades de asalto sin apoyo, se verán comprometidos a medida que vayan llegando.

No cabe duda de que existe una fuerte presión política para lograr una victoria antes de las celebraciones del 9 de mayo, pero en contra de la lógica operativa. Esto puede tener éxito, pero el coste de comprometer unidades ya desgastadas o mal preparadas es muy alto.

Después de las órdenes estratégicas dadas a los estados mayores operativos en el último momento antes de la guerra por miedo a las filtraciones, el compromiso de «todas las fuerzas juntas», sin ninguna reserva operativa, la obstinación por tomar Kiev a pesar de la evidencia del fracaso del plan inicial y la presión política para apoderarse del Donbass lo más rápidamente posible cueste lo que cueste, tenemos un nuevo indicio de disociación entre los deseos, a menudo irreales, del escalón político-estratégico y el mando sobre el terreno.

Recordemos lo obvio: el cambio de esfuerzos también beneficia a las fuerzas ucranianas que se benefician de la ventaja de las líneas interiores, a pesar de la superioridad aérea rusa. Varias brigadas ucranianas del Oeste o del Norte pueden reforzar o relevar a las brigadas de la línea de contacto del Donbass. Cada día que pasa también permite la transformación de las localidades de la región en bastiones urbanos, en particular el complejo Sloviansk-Kramatorsk.

El anuncio de la entrega de misiles tierra-aire dirigidos por láser Starstreak (SATCP) y de drones rover Witchblade a las fuerzas ucranianas representa un salto cualitativo en el armamento ligero suministrado. Igualmente, si no más importante, es la decisión de comprometer equipo pesado, especialmente artillería (y sus correspondientes proyectiles), uno de los puntos débiles del ejército regular ucraniano. También se ha informado de un posible envío de misiles antiaéreos S-300, presumiblemente una maniobra de «roque»: los envíos de equipos de la era soviética desde Europa del Este serían sustituidos por equipos estadounidenses.

La «maniobra de equipamiento» de transferir equipos y logística a un aliado con gran rapidez es una maniobra en sí misma, que implica como mínimo el almacenamiento de existencias, la respuesta de los procesos de producción industrial y la formación de equipos, en definitiva, la organización previa.

 Save as PDF