Key Points
  • Las operaciones rusas se desglosan en secuencias de «pausa logística-ofensiva-pausa logística», «ataque-maniobra-ataque». La maniobra ucraniana se limita a los contraataques locales.
  • El método ruso de logística de retaguardia, en lugar de la de vanguardia, provoca desajustes y desperdicios, y genera la necesidad de pausas operacionales regulares.
  • Estamos en una crisis de maniobra, con fuerzas insuficientes en ambos lados para lograr una ruptura a corto plazo. Para superar una crisis, se necesitan nuevos recursos e innovación.

El análisis táctico de ayer está disponible aquí. El archivo de los análisis diarios de Michel Goya está disponible en este enlace.

Situación general el 7 de marzo

No ha habido novedades significativas en las últimas veinticuatro horas. Las operaciones rusas son espasmódicas, en secuencias de «pausa logística-ofensiva-pausa logística», «ataque-maniobra-ataque».

El reagrupamiento de fuerzas en la región de Kharkiv es indicativo del próximo esfuerzo hacia el Dnieper, con la intención de aislar a las fuerzas ucranianas de la región del Donbass. Por su parte, la maniobra ucraniana se limita a los contraataques locales.

En el aire, hay una mayor actividad rusa desde Bielorrusia hacia Ucrania. El número de ataques aire-tierra está aumentando, así como los ataques con misiles contra las ciudades asediadas y las infraestructuras. El control ruso de los cielos es incompleto, lo que deja un espacio de maniobra aérea aún disponible.

En el mar, la destrucción del aeropuerto de Vinnytsia se logró mediante ataques con misiles de la flota del Mar Negro, a través de Transnistria.

Zona oeste

La situación en el oeste sigue siendo la misma a pesar de los ataques en la región central. Esto podría ser una indicación de un próximo ataque desde el norte por el 38º Ejército.

Zona de Kiev

La maniobra rusa para rodear la capital ucraniana continuó: el 36º Ejército ganó poco terreno, el 20º avanzó hacia el este mientras el 41º seguía bloqueado en Chernihiv.

Zona este

En el centro-este del país, las fuerzas siguen concentradas alrededor de Kharkiv con el objetivo de atacar la ciudad y/o el centro (Poltova). En el sureste, la presión sobre Mariupol continúa por el momento sin que se produzca un asalto. Tal vez el objetivo sea liberar fuerzas para atacar en otros lugares: al norte, tal vez, hacia Zaporijia.

Zona suroeste

En el suroeste, la 7ª División Aerotransportada fracasó en Mikolayev.

Perspectivas

Algunos han puesto sobre la mesa la cuestión de una zona de exclusión aérea. Tal y como están las cosas, el establecimiento de la NFZ es inconcebible ya que la OTAN se niega a entrar en guerra primero contra una potencia nuclear, y se negará a hacerlo. También requeriría el establecimiento de una estructura de desconflicción entre las fuerzas rusas y de la OTAN.

Desde Ucrania nos llegan ecos e imágenes de la creciente cólera ante la inacción occidental. Estas quejas crecerán en número a medida que pase el tiempo, y es probable que se desarrolle una corriente de opinión en Europa a favor de la intervención en proporción a las imágenes de Kiev. Las cuestiones humanitarias también serán cada vez más importantes: corredores, ayuda a las poblaciones asediadas, evacuación.

Los problemas logísticos rusos siguen siendo una constante: un gran número de vehículos pesados y una artillería muy potente requieren una logística enorme. La logística de los camiones en el territorio ucraniano se complica por el estado de las carreteras durante el período. El número de camiones y cisternas parece insuficiente para abastecer a todo el mundo al mismo tiempo, lo que provoca importantes ralentizaciones. El método de la logística impulsada desde atrás según el plan en lugar de impulsada por la demanda desde el frente provoca desajustes y desperdicios, y da lugar a la necesidad de realizar pausas operacionales periódicas.

Crisis de maniobra

Estamos en una situación de crisis de maniobra, con fuerzas insuficientes en ambos lados para lograr un avance a corto plazo. Para superar una crisis hay que inyectar nuevos recursos e innovar.

Se están movilizando fuerzas de toda Rusia -la Infantería de Marina del Pacífico está comprometida en Bielorrusia- y Moscú se está preparando para un esfuerzo a largo plazo, que puede incluir una ampliación del reclutamiento.

También se aplica el proceso de adaptación ruso. A menudo se centraliza, y el Estado Mayor general se toma su tiempo para acumular las lecciones aprendidas antes de organizar todos los cambios a la vez. Sin embargo, esto puede llevar meses, lo que es una señal de que la adaptación es todavía limitada.

En el lado ucraniano, el ejército no tiene más remedio que seguir aumentando la capacidad de guerra de desgaste mediante un rápido entrenamiento de las tropas territoriales y la inyección de equipamiento ligero, en la medida de lo posible y lo antes posible antes de que se dificulten las transferencias desde Occidente. Tal vez se pueda considerar el equipamiento y los campos de entrenamiento para los ucranianos en los países vecinos.