Doctrina de la nueva era en Alemania

El miércoles por la tarde se publicó el contrato de 177 páginas de la coalición formada por el SPD, los Verdes y los Liberales. Publicamos la primera traducción comentada en español de los puntos clave de este acuerdo: las 40 páginas que hay que leer.

El 26 de septiembre, Alemania eligió su nuevo parlamento. En dos meses, el Partido Socialdemócrata (SPD, S&D), el Partido Liberal Democrático (FDP, Renew) y Los Verdes (Die Grünen, Greens/EFA) lograron elaborar un acuerdo formal de coalición para los próximos cuatro años.

Las elecciones, en las que los socialdemócratas (25,7% de los votos, 206 escaños) se han impuesto por primera vez desde 2005, han supuesto también una caída histórica para la CDU-CSU (24,1%, 197 escaños). Los Verdes y los Liberales, en cambio, lograron mejorar sus resultados. Tras dos semanas de debates informales entre los representantes de los tres partidos, el 15 de octubre se publicó un documento de 12 páginas en el que se describían las principales orientaciones políticas de la futura coalición semáforo (Ampelkoalition). En una rueda de prensa, los líderes de los tres partidos, Olaf Scholz (SPD), Christian Lindner (FDP), Robert Habeck y Annalena Baerbock (Die Grünen), anunciaron un ambicioso objetivo: llegar a un acuerdo antes de finales de noviembre para sellar el voto de confianza del nuevo gabinete en la semana del 6 de diciembre, es decir, el día de San Nicolás. El 21 de octubre se hizo pública la composición de los 22 equipos de negociación a cargo de la elaboración de las distintas partes del programa, a los que se añadió un pequeño círculo de siete u ocho personalidades políticas de cada partido con el objetivo de limar las diferencias dentro de los equipos temáticos.

Los miembros de los equipos negociadores de los tres partidos fueron extremadamente disciplinados en su trato con la prensa durante las discusiones. Hubo muy pocas filtraciones o tácticas de presión externa durante el periodo de negociación, con la excepción de algunas quejas de los Verdes a finales de octubre. Los Verdes sintieron una subestimación de las cuestiones medioambientales y llegaron a sugerir « extraoficialmente » que sus socios no compartían genuinamente el objetivo de lucha contra el cambio climático, sino que lo utilizaban como moneda de cambio. 

Si bien la conferencia de prensa celebrada el 24 de noviembre a las 15h no reveló la composición del Gobierno, el reparto de cargos entre los ministerios ya está claro: el SPD tendrá, por supuesto, la Cancillería, pero también Defensa, Interior, Sanidad, Trabajo y Asuntos Sociales, y Cooperación y Desarrollo Económicos. El FDP dirigirá cuatro ministerios: Economía (probablemente a través de su presidente Christian Lindner), Justicia, Transportes y Educación. Los Verdes tendrán bajo su órbita un gran ministerio de Economía y Protección del Clima y el de Relaciones Exteriores (uno será para Robert Habeck, el otro para Annalena Baerbock). La composición exacta del gabinete del gobierno Scholz se conocerá a principios de diciembre.

El texto se caracteriza por un fuerte uso de la idea de modernización y progreso, así como por la ilustración recurrente de Europa como escala relevante para el análisis de los retos y sus soluciones.

Dada la extensión del documento original (177 páginas), hemos decidido publicar algunos fragmentos seleccionados del acuerdo: su preámbulo (pp. 4-8), las introducciones a cada una de las partes, y las partes VII « La responsabilidad de Alemania ante Europa y el mundo » (pp. 130-158) y IX « Métodos de trabajo del Gobierno y de los grupos parlamentarios » (pp. 173-177) traducidos íntegramente.

Atreverse a progresar más

El título del acuerdo, « Atreverse a más », hace clara referencia al famoso mandato del Canciller Willy Brandt en su discurso inaugural « Hay que atreverse a más democracia », que se convirtió en el lema informal de su mandato entre 1969 y 1974.

Alianza por la Libertad, la Justicia y la Sostenibilidad

Ya en el subtítulo hay tres palabras asociadas respectivamente a una cada uno de los tres partidos. El liberalismo es un valor cardinal del Partido Liberal Demócrata, la justicia (Gerechtigkeit) es el objetivo de la política de los socialdemócratas y el desarrollo sostenible (Nachhaltigkeit) es el núcleo del programa de los Verdes.

Preámbulo

Nuestros tres partidos ven en el resultado de las elecciones federales un mandato para formar un gobierno de coalición.

Tenemos tradiciones y perspectivas diferentes, pero nos une el deseo de asumir conjuntamente la responsabilidad del futuro de Alemania, el objetivo de alcanzar la necesaria modernización, la conciencia de que este progreso debe ir acompañado también de una promesa de seguridad, y la certeza de que, juntos, podemos lograrlo. Estamos comprometidos con el bienestar de todos los ciudadanos.

A lo que se enfrenta nuestro país

Asumimos nuestra responsabilidad en un momento en que la pandemia de Covid-19 sigue afectando duramente al país. Supone un gran sufrimiento para muchas personas, trae consigo preocupaciones existenciales y plantea grandes limitaciones para todos. Derrotar a la pandemia es la tarea que más nos apremia en este momento, y estamos trabajando duro en ella. Aplicar las medidas de protección necesarias y promover la cobertura total de vacunación constituye una tarea que incumbe a todo el Estado y la sociedad. En este despertar de una nueva década, el mundo está cambiando y no podemos quedarnos paralizados.

Esta declaración de guerra a la Covid se produce en el contexto político del fin de la Ley denominada « Freno de emergencia » aprobada en marzo de 2021, que fue sustituida el 22 de noviembre por una nueva Ley de protección contra las infecciones (Infektionsschutzgesetz) por la nueva mayoría del Bundestag.

La crisis climática pone en peligro los cimientos de nuestras vidas y amenaza la libertad, la prosperidad y la seguridad. Alemania y Europa deben reafirmar su fuerza económica frente a la creciente competencia mundial. En la competencia sistémica internacional, debemos defender decididamente nuestros valores junto con socios democráticos. Al mismo tiempo, la digitalización está cambiando la forma en que hacemos negocios, trabajamos y nos comunicamos entre nosotros. Nuestra sociedad envejece y se diversifica. Tenemos que reducir también las tensiones sociales en tiempos de cambios rápidos y reforzar la confianza en nuestra democracia.

Estos retos son inmensos, interdependientes y simultáneos. Definirán el camino del país y de la sociedad durante mucho tiempo. Pero si afrontamos con éxito esas transformaciones, también encontraremos en ellas grandes oportunidades. La tarea de esta coalición es dar impulso y dirección política a las innovaciones necesarias. Deseamos generar así una nueva dinámica que repercute en el conjunto de la sociedad. 

Lo que queremos lograr

Alemania solo podrá hacer frente a los retos de nuestro tiempo si modernizamos el Estado. Queremos que la gestión pública sea más rápida y eficaz, y que esté mejor preparada para futuras crisis. Promoveremos la digitalización completa de la administración. Se trata de facilitar la vida a los ciudadanos. Modernizaremos las infraestructuras, los espacios y las redes públicas y agilizaremos considerablemente los procedimientos de planificación, su aprobación y ejecución. La economía debe encontrar un aliado en la administración.

La política de modernización del Estado aparece de nuevo como la primera solución de la « coalición de progreso » para hacer frente a los retos de la época.

Más de treinta años después de la reunificación alemana, nuestra tarea sigue siendo lograr la unidad interna en términos sociales y económicos. Las condiciones de vida en nuestras regiones, en las ciudades y en los medios rurales, no son idénticas, pero deberían ser equivalentes. Una vida digna incluye una vivienda asequible, un acceso rápido a Internet, accesibilidad a los servicios de salud y una oferta de movilidad sostenible y adaptada a la vida cotidiana.

Alcanzar los objetivos de protección del clima de París constituye para nosotros una prioridad absoluta. La protección del clima garantiza la libertad, la justicia y la sostenibilidad. Se trata de refundar la economía social de mercado como una economía de mercado social y ecológica. Estamos creando un marco normativo que favorezca las innovaciones y las medidas que permitirán a Alemania emprender el camino de los 1,5 grados de aumento de la temperatura para finales de siglo. Estamos dinamizando la transición energética con la eliminación de los obstáculos al desarrollo de las energías renovables. Paso a paso, estamos poniendo fin a la era de los combustibles fósiles, adelantando idealmente la eliminación del carbón a 2030 y dejando atrás la tecnología de los motores de combustión.

Esta fórmula de economía de mercado social y ecológica es una alusión a la política del gobierno de Adenauer (1949-1963) y, en particular, de su Ministro de Economía Ludwig Erhard, que instauró la « economía social de mercado » (soziale Marktwirtschaft) y sentó las bases del milagro económico alemán.

El objetivo anunciado de una eliminación total del carbón para 2030 es también una victoria tangible para los Verdes, que ahora deben someter el acuerdo a todos los militantes del partido, a diferencia de los otros dos socios de la coalición, que solo disponen de un voto excepcional en el congreso.

Garantizar nuestra prosperidad en un mundo globalizado solo es posible si nos mantenemos en la primera división económica y tecnológica y si desplegamos las fuerzas innovadoras de nuestra economía. Para ello es necesario que haya condiciones equitativas de competencia, una fiscalidad justa -tanto nacional como internacional- y una lucha significativa contra la evasión fiscal.

Esta referencia a una fiscalidad internacional más justa y a la lucha contra la evasión fiscal recuerda los esfuerzos del Ministro de Finanzas saliente y futuro Canciller, Olaf Scholz, por negociar en el seno del G20 un impuesto mínimo sobre los beneficios de las empresas del 15%.

Tenemos que invertir masivamente en la modernización de nuestro país, tanto en el sector privado como en el público. Garantizaremos las inversiones públicas, especialmente en cuanto a la protección del clima, la digitalización, la educación y la investigación, en el marco de la norma de endeudamiento existente en la Ley Fundamental. Crearemos incentivos para las inversiones privadas y crearemos un espacio para la audacia empresarial con el objetivo de generar crecimiento.

Queremos atraer la mano de obra cualificada necesaria con una mejora en las oportunidades de formación, con un énfasis en la educación continua, con el aumento de la participación en el mercado laboral y con la modernización de la legislación sobre inmigración.

Cada cual debe poder organizar su vida de forma libre e independiente. Pero las oportunidades no se distribuyen por igual para todos. Por lo tanto, las bases para las oportunidades de movilidad social ascendente deben establecerse en el jardín de infancia y en la escuela. Nos centramos en los ámbitos en los que se necesita un apoyo especial y queremos trabajar de manera más estrecha con los Estados federados. Queremos fortalecer a las familias y sacar a más niños de la pobreza. Para ello, introducimos una garantía básica para las prestaciones familiares. Los niños tienen sus propios derechos, que consagraremos en la Ley Fundamental.

La vida laboral suele estar marcada por interrupciones, especialmente en tiempos de cambio. Queremos ofrecer seguridad, incluso durante las transiciones, y animar a la gente a atreverse a probar algo nuevo. El rendimiento debe ser reconocido y el trabajo debe ser recompensado de forma justa. Por eso aumentaremos el salario mínimo a 12 euros y nos comprometeremos con la igualdad salarial entre mujeres y hombres. Mantendremos estable el nivel de las pensiones, ampliaremos el seguro de pensiones obligatorio a la financiación parcial y reformaremos a fondo el sistema privado de pensiones. Sustituiremos la prestación básica por una nueva renta ciudadana, para respetar la dignidad de todos y promover mejor la participación social.

La fuerza de nuestra República reside en su diversidad liberal y en su cohesión democrática y social. La seguridad y la libertad son interdependientes. Las fuerzas de seguridad y sus empleados merecen respeto y apoyo. Queremos que sus estructuras y su cooperación sean más eficaces. Defendemos nuestro Estado de Derecho y garantizamos la protección de nuestros ciudadanos.

Nuestra máxima es una sociedad libre en la que se logre la igualdad entre mujeres y hombres y en la que cada plan de vida y biografía tenga su lugar. Compartimos una concepción de Alemania como una sociedad de inmigración diversa. Para tener en cuenta la realidad social, facilitamos la participación igualitaria y modernizamos las normas jurídicas, desde el derecho de familia hasta el derecho a la nacionalidad. Nos oponemos a la discriminación.

Una democracia fuerte vive de aquellos que la comulgan. Necesita una cultura diversa y medios de comunicación libres. El voluntariado y el compromiso democrático refuerzan la cohesión social. Es nuestro deber promoverlos de forma fiable.

Los grandes retos de nuestro tiempo solo pueden afrontarse en el marco de la cooperación internacional y de una Unión Europea fuerte. Asumimos la responsabilidad global de Alemania como gran nación industrial del mundo. Para nosotros, el compromiso con la paz, la libertad, los derechos humanos, la democracia, el Estado de Derecho y la sostenibilidad es un elemento indispensable de una política exterior exitosa y creíble. Afirmamos nuestra responsabilidad en materia de protección humanitaria y queremos poner orden en los procedimientos de huida y migración.

La fórmula de una « responsabilidad global de Alemania » aparece en todo el texto como lema de la política exterior de la futura coalición para crear un fuerte vínculo entre la obligación moral y la acción política.

Para ello, actuamos con espíritu europeo y en consulta con nuestros socios internacionales. Queremos reforzar la soberanía estratégica de la Unión Europea, orientando nuestra política exterior, de seguridad, de desarrollo y comercial en torno asobre la base de valores e intereses europeos comunes.

El principio de responsabilidad va acompañado de una indicación del método de la nueva política exterior alemana: medir todas sus acciones en función del interés común de los europeos.

Cómo queremos trabajar

Alemania es diversa, y la sociedad se ha vuelto más libre y rica en perspectivas, pero también más compleja y contradictoria. Hay que redefinir el sentido común, la solidaridad y la cohesión. Esto no se conseguirá ignorando las diferencias, sino haciendo que las diferentes voces de nuestro país se escuchen por igual.

En ese sentido, la coalición de nuestros tres partidos, tan diferentes, también refleja parte de la compleja realidad de la sociedad. Si logramos avanzar juntos, puede ser una señal alentadora para la sociedad: que la cohesión y el progreso pueden tener éxito incluso con puntos de vista diferentes.

Queremos promover una cultura del respeto: respeto por las opiniones diferentes, por los contraargumentos y argumentos, por otros mundos y actitudes. El presente contrato de coalición demuestra que hemos encontrado soluciones comunes y viables. Constituye la base del trabajo de nuestra coalición.

Un estado moderno, un avance digital y para la innovación

Alemania debe ser capaz de actuar de manera eficaz, especialmente en tiempos de crisis. El Estado debe trabajar con previsión para sus ciudadanos. Queremos modernizar el Estado para que ofrezca oportunidades y garantice seguridad. Un Estado que busque la cooperación con la economía y la sociedad civil, que ofrezca más transparencia y participación en sus decisiones y que facilite la vida de los ciudadanos mediante una administración sencilla, rápida y digital.

Para las tareas que tenemos por delante, el desarrollo de las infraestructuras debe ser rápido. Los procedimientos, las decisiones y las ejecuciones deben acelerarse considerablemente. Por ello, modernizaremos, desburocratizaremos y digitalizaremos los procedimientos de planificación y aprobación, y mejoraremos las capacidades en términos de personal. Al implicar a los ciudadanos más temprano, haremos que la planificación sea más rápida y eficaz.

Queremos aprovechar el potencial de la digitalización en el Estado y la sociedad. Nuestro objetivo es cubrir todo el territorio con fibra óptica y los últimos estándares de telefonía móvil. Promoveremos las tecnologías digitales clave y mejoraremos las condiciones para las start-ups en el parque tecnológico.

Nos atrae lo nuevo y fomentaremos la innovación tecnológica, digital, social y sostenible. Al mejorar las condiciones de la enseñanza superior, la ciencia y la investigación, queremos que nuestro sector científico sea más creativo y competitivo. La libertad de la ciencia y la investigación es la clave de las ideas creativas que contribuyen a resolver los grandes retos de nuestro tiempo.

[…]

La lucha contra el cambio climático en una economía de mercado social y ecológica

Nuestra economía, con sus empresas, empleados y consumidores, es la base de nuestra prosperidad. Sin embargo, como mayor economía industrial y exportadora de Europa, Alemania se enfrentará en la década de 2020 a procesos de transformación de gran alcance en el marco de la competencia mundial, desde la descarbonización para cumplir con la trayectoria de 1,5 grados hasta la transformación digital y el cambio demográfico. A ello se suma la prolongada pandemia de Covid-19, que plantea importantes retos a ciertos componentes de la economía. Creemos entonces que es nuestro deber dar un nuevo impulso a la fuerza económica de nuestro país. La fuerza económica y la prosperidad de nuestro país seguirán residiendo en la diversidad de la industria, las PYME, la artesanía, el comercio y los servicios. Sentamos las bases de una economía de mercado social y ecológica y damos inicio a una década de inversión para el futuro. Estamos construyendo los fundamentos de una prosperidad sostenible y creando un espacio para la innovación, la competitividad y una mayor eficiencia, para un buen trabajo, la movilidad social ascendente y una nueva fuerza.

Pensamos el desarrollo económico y la responsabilidad ecológica de la mano. Se trata de preservar lo que nos sustenta y proteger nuestros recursos. La protección del medio ambiente y la naturaleza es, por tanto, parte integrante de nuestra acción política. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas son las líneas directrices de nuestra política. La lucha contra la extinción de especies, en particular, requiere gran atención y acción política. Nuestro objetivo es una agricultura sostenible y viable, en la que los agricultores puedan desarrollar una actividad económicamente viable, respetuosa del medio ambiente, los animales y el clima. Reforzamos las cadenas de valor regionales y ayudamos a mantener las estructuras rurales.

Queremos que la movilidad cotidiana, sostenible y sin barreras, sea posible y asequible para todos. La movilidad es un servicio de interés general y un requisito para la igualdad de condiciones de vida en la ciudad y en el campo.

[…]

Respeto, igualdad de oportunidades y seguridad social en el mundo laboral moderno

Un nivel de empleo elevado y una remuneración justa son la base de nuestra prosperidad y de la financiación de nuestra seguridad social. Queremos que cada uno pueda tener la carrera profesional más segura posible y mantener la empleabilidad mediante la cualificación y el trabajo saludable. Todo trabajo merece respeto y reconocimiento. Aumentaremos el salario mínimo y crearemos una legislación laboral moderna que permita seguridad y una flexibilidad negociada de forma justa.

Apostamos por un Estado social que proteja a los ciudadanos, pero que también les ayude a aprovechar nuevas oportunidades en la vida. La pensión debe ser fiable y suficiente, por lo que garantizamos el nivel de la pensión que complementaremos con elementos de capitalización. Estamos renovando el sistema de bienestar básico con la renta básica. 

Todos los habitantes de Alemania deben ser bien atendidos y cuidados, tanto en la ciudad como en el campo. Nuestro objetivo es desarrollar una política sanitaria y asistencial moderna e intersectorial. La pandemia nos ha hecho conscientes de la vulnerabilidad de nuestro sistema sanitario. Aprendemos de ello y garantizamos que la asistencia sanitaria se adecuará a su finalidad y que la medicina y los cuidados serán humanos y de alta calidad.

La vivienda es una necesidad básica. Contribuiremos a crear viviendas suficientes y a garantizar que la construcción y las viviendas futuras sean asequibles, neutras desde el punto de vista climático y accesibles para todos. Los espacios públicos animados son importantes para el entorno social.

[…]

Oportunidades para nuestros hijos, familias fuertes y el mejor aprendizaje a lo largo de la vida

Queremos ofrecer las mejores oportunidades educativas a todos los individuos, independientemente de su procedencia, para reforzar la participación social y la movilidad social ascendente, garantizadas mediante una formación inclusiva. Para ello, reforzamos la educación infantil, estableciendo un Pacto Digital 2.0 y haciendo que la BAföG adquiera mayor independencia de los padres y promueva la formación profesional continua. Los niños merecen la mejor educación. Todos los niños deberían tener las mismas oportunidades. Esta. Pero la igualdad de oportunidades aún está lejos de ser una realidad. Queremos sacar a más niños de la pobreza. Crearemos mejores oportunidades para los niños y los jóvenes con las asignaciones familiares y nos centramos en los que más apoyo necesitan.

Los niños tienen sus propios derechos, que queremos consagrar en la Ley Fundamental. Además, queremos reforzar la protección de los niños. Las familias son diversas. Están en todas partes, allí donde las personas asumen responsabilidades los unos hacia los otros y necesitan tiempo y reconocimiento. Ayudamos a los padres a compartir el trabajo y los cuidados de forma más equitativa.

Queremos que las ayudas sean más accesibles. Dado que el marco jurídico para las diversas familias sigue por detrás de la realidad social, queremos modernizarlo. Queremos apoyar la vida independiente de las personas mayores y promover la cohesión entre generaciones.

[…]

Libertad y seguridad, igualdad y diversidad en una democracia moderna

La libertad, la seguridad y el Estado de Derecho son las bases de la convivencia pacífica en Alemania. Nos oponemos completamente a todas las aspiraciones inconstitucionales y violentas y a las ideologías conspirativas. La vida en libertad precisa seguridad. Nuestra responsabilidad es garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos. Para ello, las autoridades de seguridad, la protección de la población y el poder judicial. Someteremos las leyes de seguridad y su impacto en los derechos de los ciudadanos a una evaluación científica independiente a la luz de los avances técnicos.

La coexistencia pacífica y la cohesión en una sociedad diversa requieren el respeto de las diferencias y la negociación constructiva de los intereses divergentes. Luchamos contra la discriminación, en todos sus niveles, organizamos la participación y la representación. La igualdad de género es la base de una sociedad igualitaria.

Promover el arte y la cultura, su diversidad, y mejorar la situación social de los artistas es una contribución para garantizar nuestra democracia en estos tiempos. Por eso apostamos por una escena cultural y una economía creativa fuertes que puedan sobrevivir y florecer de nuevo.

Queremos asegurar buenas condiciones de vida en la ciudad y en el campo y trabajaremos intensamente para lograr la unidad interna en términos sociales y económicos. Garantizamos un alto nivel de protección del consumidor y promovemos el deporte.

[…]

La responsabilidad de Alemania para con Europa y el mundo

Los trastornos a los que se enfrenta Alemania no pueden controlarse únicamente a nivel nacional. Actuamos con espíritu europeo, inscritos en el proyecto histórico de paz y libertad que es la Unión Europea (UE). Una UE democráticamente consolidada, capaz de actuar y estratégicamente soberana es la base de nuestra paz y prosperidad. Estamos comprometidos con una UE que proteja sus valores y el Estado de Derecho, dentro y fuera del país, y los defienda con determinación. Formaremos un gobierno que definirá los intereses alemanes a la luz de los intereses europeos. Como mayor Estado miembro, asumiremos nuestra especial responsabilidad con un espíritu de servicio a la UE en su conjunto.

El uso de la expresión « soberanía estratégica », ya presente en el preacuerdo, parece a primera vista una concesión a la posición de París. El Ministerio de Asuntos Exteriores, que estará en manos de los Verdes, debería adoptar una actitud más favorable a las propuestas francesas.

« Definir los intereses alemanes a la luz de los intereses europeos » es la frase clave de la futura política europea del gobierno tricolor.

En los últimos años, hemos asistido a un abandono del multilateralismo en muchos países. Por lo tanto, hay que reactivar la cooperación internacional. Somos conscientes de la responsabilidad global que Alemania, como cuarta economía del mundo, tiene a este respecto. Asumimos esa responsabilidad y, como parte de nuestra política exterior, de seguridad y de desarrollo, reforzaremos las asociaciones existentes, crearemos otras nuevas y defenderemos nuestros valores de libertad, democracia y derechos humanos. Para ello, buscamos una estrecha cooperación con nuestros socios democráticos.

Europa

Una Unión Europea democráticamente más fuerte, más eficaz y estratégicamente más soberana es la base de nuestra paz, prosperidad y libertad. Con este marco afrontaremos los grandes retos de nuestro tiempo, como el cambio climático, la digitalización y la preservación de la democracia. Esa UE sigue comprometida con un orden mundial multilateral y basado en normas, y avanza hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Estamos comprometidos con una UE que proteja sus valores y el Estado de Derecho, dentro y fuera del país, y los defienda con determinación. Como mayor Estado miembro, asumiremos nuestra especial responsabilidad con un espíritu de servicio para el conjunto de la UE.

El tema de una Europa que protege ha ido ganando terreno en Europa desde 2017 y ahora también forma parte del programa de gobierno de la nueva coalición, ya sea para proteger valores o logros sociales.

El futuro de la Unión Europea

Aprovecharemos la Conferencia sobre el Futuro de Europa para iniciar las reformas. Apoyamos los cambios necesarios en el tratado. La conferencia debería dar lugar a una convención constituyente y conducir a la evolución de la UE hacia un Estado federal europeo, organizado de forma descentralizada según los principios de subsidiariedad y proporcionalidad y sobre la base de la Carta de los Derechos Fundamentales. Queremos reforzar el Parlamento Europeo (PE), por ejemplo en lo que respecta al derecho de iniciativa; preferiblemente en los tratados, y si no, sobre una base interinstitucional. Volveremos a dar prioridad al método comunitario, pero avanzaremos con algunos Estados miembros cuando sea necesario. Apoyamos un derecho al voto europeo único con listas en parte transnacionales y un sistema de Spitzenkandidat obligatorio. Si no se adopta una nueva ley electoral directa antes del verano de 2022, Alemania aprobará la ley electoral directa de 2018 partiendo de la base de un proyecto gubernamental.

El llamamiento a la federalización de la Unión Europea, que desde hace tiempo forma parte del programa de los Verdes alemanes, también goza de consenso en una parte del SPD. Aunque la posición del FDP en este tema se percibe generalmente como más reservada, sobre todo en los aspectos presupuestarios, existe de hecho una fuerte heterogeneidad dentro del partido: mientras que se espera que Annalena Baerbock (Verdes) se encargue de los asuntos exteriores, el gobierno alemán podría volver a ser el principal impulsor de la integración europea. Sin embargo, no está claro si esta propuesta sería aceptada por otros gobiernos europeos. Si se plantea de forma concreta durante la próxima legislatura, la idea de una nueva constituyente podría, en función de la dinámica política que prevalezca en el resto del continente, tanto reforzar como aislar a Alemania en la escena europea.

El trabajo del Consejo debe ser más transparente. Tomaremos la iniciativa para que las propuestas de la Comisión se debatan públicamente en el Consejo en un plazo determinado. Utilizaremos y ampliaremos el voto por mayoría cualificada en el Consejo. Estableceremos un procedimiento para mejorar las posibilidades de información y participación del Bundestag de acuerdo con el artículo 23 de la Ley Fundamental.

Queremos reforzar la soberanía estratégica de Europa. Esto significa, en primer lugar, establecer su propia capacidad de acción en el contexto global y ser menos dependiente y vulnerable en áreas estratégicamente importantes como el suministro de energía, la salud, la importación de materias primas y la tecnología digital, sin por tanto aislar a Europa. Protegeremos mejor las tecnologías e infraestructuras críticas, adaptaremos las normas y la contratación pública en consecuencia y lanzaremos un consorcio europeo de código abierto 5/6G. Protegeremos mejor a las empresas europeas de las sanciones extraterritoriales.

La definición que se da de la soberanía estratégica europea es muy amplia. Por un lado, esto permite aumentar la cooperación en varios campos industriales clave, como la tecnología digital y la sanidad, mientras que, por otro lado, no se menciona explícitamente la cuestión de las fuerzas armadas y su equipamiento, a pesar de que por parte francesa constituye uno de los primeros pilares de la autonomía estratégica.

Queremos hacer de Europa un continente de progreso sostenible y liderar el camino a nivel internacional. Con las normas europeas, estableceremos la referencia para la normativa mundial.

Estado de Derecho

Queremos proteger eficazmente los valores sobre los que se fundamenta la UE, tal y como se establece en el artículo 2 del Tratado de la Unión Europea (TUE). Pedimos a la Comisión Europea, como guardiana de los Tratados, que utilice y aplique los instrumentos existentes del Estado de Derecho de forma más coherente y oportuna, incluidas las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), a través de los artículos 260 y 279 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Al mismo tiempo, aplicaremos y desarrollaremos de forma más sistemática en el Consejo el uso de los instrumentos existentes del Estado de Derecho (Mecanismo del Estado de Derecho, Informe  sobre el Estado de Derecho, Mecanismo de condicionalidad, procedimientos de infracción, recomendaciones y conclusiones en el marco del procedimiento del artículo 7). Apoyaremos las propuestas de la Comisión Europea para los planes de fondos de reconstrucción si se garantizan condiciones como un poder judicial independiente.

Apoyamos a la Comisión Europea en la elaboración del informe sobre el Estado de Derecho con recomendaciones específicas para cada país y deseamos, entre otras cosas, seguir reforzando el proceso con conocimientos técnicos independientes. Nos comprometemos con que en el futuro la Comisión Europea avance también en los procedimientos contra las violaciones sistémicas de los tratados, agrupando los procedimientos individuales contra un Estado miembro en caso de violaciones del Estado de Derecho. Queremos garantizar que, en el futuro, los derechos de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE también puedan invocarse ante el TJCE cuando un Estado miembro actúe en el ámbito de su legislación nacional. Para reforzar el TJCE, el mandato de los jueces debería ampliarse doce años. Otorgaremos así a las democracias liberales de Europa la capacidad de defenderse  mejor contra la desinformación nacional y extranjera, las noticias falsas, las campañas, la propaganda y la manipulación. Queremos fomentar el compromiso de la sociedad civil reforzando las actividades de interés público más allá de las fronteras. Queremos formas jurídicas europeas para las asociaciones y fundaciones, pruebas de equivalencia para determinar la utilidad pública en los distintos Estados miembros, para facilitar las donaciones transfronterizas y la cooperación de acuerdo con el TJCE.

Unión económica y monetaria, política fiscal

Queremos reforzar y profundizar la Unión Económica y Monetaria. El Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) ha demostrado su flexibilidad. Partiendo de esa base, queremos asegurar el crecimiento, mantener la sostenibilidad de la deuda y garantizar inversiones sostenibles y respetuosas con el medioambiente. La evolución de las normas presupuestarias debe orientarse hacia estos objetivos para hacerlas más eficaces frente a los retos actuales. El PEC debe ser más sencillo y transparente, sobre todo para reforzar su aplicación.

La Nueva Generación de la UE (NGEU) es un instrumento limitado en el tiempo y en la cantidad, y queremos que el programa de reconstrucción permita una recuperación rápida, y con visión de futuro, de la crisis en toda Europa. Esto también redunda en el interés básico de Alemania. Deben cumplirse los objetivos cualitativos y las medidas de reforma acordadas en el NGEU. Nos aseguraremos de que los reembolsos de la UE no supongan recortes en los programas y fondos de la UE. Apoyamos las declaraciones de las instituciones de la UE del 11 de noviembre de 2020 y las declaraciones y el reglamento del Consejo del 14 de diciembre de 2020, así como los principios y acuerdos de la hoja de ruta del Acuerdo Interinstitucional del 22 de diciembre de 2020, y consideraremos las propuestas en consecuencia. Queremos flexibilizar los créditos de pago del presupuesto anual en el Marco Financiero Plurianual (MFP) y reforzar así, en particular, las infraestructuras transnacionales, la investigación y los programas Erasmus.

Reforzaremos los instrumentos de garantía presupuestaria establecidos (OLAF, EPPO, Tribunal de Cuentas Europeo).

La estabilidad de los precios es esencial para la prosperidad de Europa. Nos tomamos muy en serio la preocupación de los ciudadanos por el aumento de la inflación. El BCE puede ejercer mejor su mandato, cuyo objetivo principal es la estabilidad de los precios, si las políticas fiscales de la UE y de los Estados miembros están a la altura de sus responsabilidades.

Inversiones

Una infraestructura digital europea, una red ferroviaria común, una infraestructura energética para la electricidad renovable y el hidrógeno, así como la investigación y el desarrollo de carácter mundial son requisitos previos para que Europa pueda actuar y competir en el siglo XXI. Para ello, tomaremos la iniciativa de lanzar, junto con nuestros socios europeos, una ofensiva de inversión que se centrará en proyectos transnacionales con valor añadido para el conjunto de la UE y que hará especial hincapié en las conexiones reticulares. El capital público y privado debe desempeñar aquí un papel.

Alemania se declara partidaria de una « ofensiva de inversiones » para el futuro a nivel europeo, cuya vinculación con los programas que actualmente desarrolla la Comisión (EU Green Deal, Fit for 55) no es, sin embargo, explícita.

Una Europa social

Queremos ayudar a los ciudadanos a afrontar los inmensos retos de la transformación que se avecina y a gestionar el cambio de forma autónoma. Queremos promover la convergencia social ascendente en toda la UE, completar el mercado interior, aplicar el pilar de los derechos sociales y combatir las desigualdades sociales. Para ello, también utilizaremos procesos de coordinación europeos como el Semestre Europeo. Queremos reforzar la autonomía arancelaria, el diálogo entre interlocutores sociales y los convenios colectivos, así como los sistemas de seguridad social en la UE y en los Estados miembros, de conformidad con el Tratado. Queremos promover la codeterminación democrática a nivel europeo y los comités de empresa europeos para desarrollarlos eficazmente. Los derechos de participación nacionales también deben respetarse y garantizarse en el caso de transformaciones, fusiones y escisiones transfronterizas de empresas. El Fondo Social Europeo es un instrumento importante para promover la inclusión social. De ser necesario, hay que eliminar los obstáculos burocráticos. Queremos luchar contra la pobreza infantil y centrarnos en las oportunidades y la participación de niños y jóvenes.

La política social europea anunciada aquí es, en gran medida, una continuación de la llevada a cabo por el gobierno de gran coalición hasta la fecha.

Nuestro objetivo es reducir las diferencias salariales entre mujeres y hombres en toda Europa. Apoyamos la directiva de la UE sobre transparencia salarial como medida. Un concepto ambicioso debe abarcar la situación del mayor número posible de mujeres, aplicarse con poca burocracia y en consonancia con las PYME, y prever un sistema de información graduado en función del tamaño y los resultados de la empresa. Apostamos por un concepto que no obligue a Alemania a introducir un derecho de acción colectiva, sino que permita a los trabajadores hacer valer sus derechos individuales a través de asociaciones mediante la asistencia jurídica.

Una Europa a prueba de crisis

Estamos comprometidos con una fuerte protección civil europea, la contratación pública conjunta, la coordinación de la producción de bienes críticos y la reducción de las importaciones críticas. Para que las autoridades sanitarias de la UE estén a prueba de crisis, las estamos dotando de las competencias y recursos necesarios. Hay que aprovechar el potencial del espacio europeo de datos sanitarios, preservando la protección de datos y la soberanía de los pacientes, y reforzar la lucha contra la resistencia a los antibióticos.

El aspecto sanitario y social de la soberanía europea es el primero que se menciona en detalle en el texto, marcando así una forma de preponderancia de la soberanía « civil » sobre su aspecto militar.

Coordinación de políticas europeas

Queremos llevar a cabo una política europea activa y tenemos una ambición constructiva, que incluye tomar una posición clara y oportuna sobre los planes de la Comisión Europea mediante una coordinación más estrecha. En el proceso legislativo nacional, seguimos examinando el cumplimiento de las normas europeas y si las medidas nacionales previstas pueden aplicarse más eficazmente a nivel europeo. Comprobamos la subsidiariedad de los proyectos europeos.

Aplicaremos la legislación europea con un mínimo de burocracia y permaneceremos cerca de los ciudadanos. También estamos comprometidos con las soluciones favorables a las PYME a nivel europeo (test PYME).

Política exterior y de seguridad europea

El compromiso de la política exterior de la UE es con la paz, los derechos humanos internacionales y la prevención de conflictos. Nuestro objetivo es una UE soberana como actor fuerte en un mundo de incertidumbre y competencia sistémica. Estamos comprometidos con una verdadera política exterior, de seguridad y de defensa común en Europa. La UE debe actuar de forma más eficaz y unida en la escena internacional. Por lo tanto, queremos sustituir la regla de la unanimidad en el Consejo de Ministros de la UE en el ámbito de la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) por el voto por mayoría cualificada y, junto con nuestros socios, desarrollar un mecanismo para implicar adecuadamente a los Estados miembros más pequeños en este proceso. El Servicio Europeo de Acción Exterior debe ser reformado y reforzado, incluyendo el papel del Alto Representante como verdadero « Ministro de Asuntos Exteriores de la UE. »

Sin embargo, el nuevo gobierno alemán apoya firmemente una reforma institucional de la Política Exterior y de Seguridad Común, que era un punto importante de la agenda de los Verdes.

Abogamos por un enfoque integral de la seguridad. Reforzaremos especialmente la prevención de crisis y la gestión civil de crisis, incluso enviando más personal civil. Nos uniremos al Instituto Europeo de la Paz y conseguiremos el apoyo institucional al Centro de Excelencia Gestión Civil de Crisis de la PCSD.

Participaremos de forma constructiva en los trabajos de la « Brújula Estratégica » para definir de forma ambiciosa los objetivos y capacidades de seguridad y defensa de la UE dentro del enfoque integrado. Abogamos por una mayor cooperación entre los ejércitos nacionales de los miembros de la UE dispuestos a integrarse, especialmente en los ámbitos de la formación, las capacidades, las misiones y el equipamiento, como ya prevén, por ejemplo, Alemania y Francia. Para ello, queremos crear estructuras de mando comunes y un cuartel general común civil-militar. En todos estos pasos debe garantizarse la interoperabilidad y la complementariedad con las estructuras y capacidades de mando de la OTAN. Siempre integramos las misiones civiles y militares de la UE en un concepto político global que tiene en cuenta las causas de los conflictos, prevé una estrategia de salida y es supervisado por el Parlamento. En la evaluación intermedia del reglamento del Fondo de Defensa, el PE debe tener derechos de participación y control.

La cooperación de las fuerzas armadas con los socios europeos en materia de estructuras, especialmente en el marco franco-alemán, está avalada por el acuerdo de coalición.

Los anuncios concretos sobre el mando conjunto también suponen el inicio de una respuesta a las propuestas francesas

Socios europeos

Nos guiamos por una fuerte asociación franco-alemana, dando vida al Tratado de Aquisgrán y a la Asamblea Parlamentaria franco-alemana, por ejemplo, a través de un nuevo diálogo estratégico. También estamos impulsando formatos ampliados, como el Triángulo de Weimar, con proyectos concretos. A Alemania y Polonia las une una profunda amistad. Estamos reforzando la labor de los agentes de la sociedad civil (por ejemplo, la Oficina Germano-Polaca para la Juventud). Estamos mejorando la cooperación en las zonas fronterizas, por ejemplo, mediante exploradores fronterizos, consejos regionales y cláusulas de experimentación.

Las relaciones franco-alemanas se abordan de forma concisa haciendo referencia a los acuerdos firmados y a las instituciones creadas durante el mandato anterior, pero la formulación relativa al triángulo de Weimar representa una mano tendida de Alemania a su vecino oriental, al que el texto concede una importancia similar a la del vecino occidental. Este llamamiento a Varsovia muestra una voluntad real de no dejar que Polonia se aísle dentro de la UE, sino de restablecer una relación privilegiada.

Apoyamos el proceso de adhesión a la UE de los seis países de la región de los Balcanes Occidentales y las reformas necesarias para cumplir todos los criterios de Copenhague. En ese marco, reforzamos la sociedad civil y apoyamos nuevas medidas de preadhesión. Los próximos capítulos de la adhesión a la UE se abrirán con Albania y Macedonia del Norte. e decidirá la liberalización de visados con Kosovo y continuarán las negociaciones con Montenegro y Serbia. Apoyamos el diálogo dirigido por la UE sobre la normalización entre Kosovo y Serbia, así como los esfuerzos para lograr una paz duradera en Bosnia y Herzegovina, fundamentada en el respeto a la integridad territorial y el fin de las divisiones étnicas. Paralelamente a las negociaciones de adhesión, la UE debe mejorar su capacidad de acogida.

En continuidad con el mandato anterior, Alemania lleva a cabo una política proactiva de integración de los Balcanes Occidentales en la UE con una agenda precisa y diferenciada.

Estamos comprometidos con una política europea común hacia el Reino Unido y buscamos una estrecha cooperación bilateral en ese marco. Insistimos en el pleno cumplimiento de los acuerdos pactados, incluidos el Protocolo de Irlanda del Norte y el Acuerdo del Viernes Santo. En caso de incumplimiento de las normas y procedimientos acordados, nos comprometemos a aplicar sistemáticamente todas las medidas y contramedidas acordadas. Queremos centrar nuestros esfuerzos en el ámbito de la política de juventud, cultura y educación dentro de un marco común europeo, incluyendo los niveles regionales llegado el caso.

La relación de Alemania con el Reino Unido tras el Brexit parece estar marcada por una mayor firmeza en los tratados y una voluntad de reconstruir los lazos económicos, educativos y sociales.

Libre circulación en Europa

La libre circulación es uno de los logros más importantes de la UE. Queremos restablecer la integridad del espacio Schengen y hacer más restrictivas las excepciones, siempre en consulta con nuestros socios europeos. En las futuras ampliaciones del espacio Schengen, además de los criterios de seguridad existentes, queremos prestar especial atención al respeto del Estado de Derecho y las normas humanitarias. Queremos reforzar la libre circulación de la educación en la UE. Necesitamos un impulso de digitalización para reducir la burocracia y facilitar la libre circulación, hacer valer más rápidamente los derechos existentes y facilitar la lucha contra el fraude y los abusos. Por eso apoyamos un nuevo intento de introducir un número de seguridad social europeo, en particular para facilitar el ejercicio de los derechos de portabilidad existentes.

La nueva coalición parece haber aprendido la lección del cierre unilateral de fronteras a principios de 2020, y devuelve la libre circulación al lugar que le corresponde con un párrafo muy detallado.

En los Estados miembros se han establecido diferentes sistemas de prestación de servicios, autogestión y autocontrol, en particular para las profesiones liberales. Estas diferencias deben tenerse en cuenta en los actos jurídicos de la UE. Queremos crear una plataforma de información, en todas las lenguas de la UE, sobre los planes de pensiones, los derechos de la seguridad social, la fiscalidad y la portabilidad, así como información sobre la legislación laboral de los Estados miembros. Queremos que la Directiva sobre el desplazamiento de trabajadores se aplique de forma coherente en toda Europa, que sea sencilla de aplicar y de hacer cumplir para proteger a los trabajadores desplazados y que haya controles eficaces para combatir los abusos y el fraude. Para ello, queremos que la Ley alemana sobre el desplazamiento de trabajadores se aplique de forma simplificada, que las autoridades de control estén bien dotadas de amplias posibilidades de recursos y que se ofrezcan servicios de asesoramiento para los trabajadores desplazados y móviles. Queremos excluir determinados viajes de negocios de la obligación de notificar el certificado A1, si no se prestan servicios in situ ni se venden mercancías. Queremos utilizar la Autoridad Laboral Europea para hacer cumplir la legislación vigente y coordinar mejor los controles. Esto requiere un mandato claro para que los Estados miembros cooperen e intercambien información e inspecciones transfronterizas.

Integración, migración y refugiados

Queremos otorgar un nuevo comienzo a la política alemana de inmigración e integración para que esté a la altura de un país de inmigración moderno. Esto requerirá un cambio de paradigma. Nos centraremos en un enfoque activo y estructural, previsor y realista de la migración. Reduciremos la migración irregular y haremos posible la migración regular. Cumpliremos con nuestra responsabilidad humanitaria y con las obligaciones que nos imponen la Ley Fundamental, la Convención de Ginebra sobre los Refugiados (CRG), el Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH) y la legislación europea para proteger a los refugiados y hacer frente a las causas que les empujan al exilio.

Este anuncio de « cambio de paradigma » es notable, en la medida en que en realidad amplía y profundiza -pero ciertamente no desafía- la dinámica de apertura y recepción iniciada desde 2015. La descripción de Alemania como « país moderno de la inmigración » pretende sostener el desarrollo de la última década, afianzando la idea de un país cuya apertura a la inmigración es ahora parte integrante de su cultura política y social, una idea que ya está ampliamente aceptada entre el electorado de la coalición, pero que es relativamente nueva en la historia de la Alemania contemporánea.

Derecho de estancia y residencia

Queremos agilizar y digitalizar los procedimientos de visado. Para permitir la migración laboral transnacional, queremos que los permisos de residencia no caduquen en caso de estancias temporales en el extranjero. También queremos establecer una legislación de inmigración totalmente coherente, práctica y sistemática, idealmente recopilada en un Código de Inmigración y Residencia.

Racionalizaremos el complejo sistema de suspensión condicional de las expulsiones y crearemos nuevas oportunidades para las personas que ya están plenamente integradas en la sociedad: los jóvenes bien integrados podrán optar a la residencia después de tres años en Alemania y hasta los 27 años (§ 25a de la Ley de Residencia). Los esfuerzos de integración especialmente exitosos darán derecho a las familias de los interesados a una prórroga del derecho de residencia después de seis o cuatro años (§ 25b).

El sistema de « tolerancia » (Duldung) permite a los extranjeros que normalmente serían objeto de deportación permanecer temporalmente en territorio alemán. No constituye un permiso de residencia y se concede en los casos en que no es posible la deportación, en particular en casos de enfermedad, riesgos importantes en el país de origen, etc.

A diferencia de la práctica actual, que se caracteriza por el aumento del número de deportaciones temporales (« tolerancias »), se introducirá un nuevo concepto de derecho de residencia que pretende dar una oportunidad a cada inmigrante. Las personas que hayan vivido en Alemania durante cinco años hasta el 1 de enero de 2022, no hayan cometido ningún delito y se adhieran a los principios democráticos y al Estado de Derecho, recibirán un permiso de residencia temporal de un año. Este periodo les permitirá realizar los trámites necesarios para cumplir los requisitos normales para obtener un permiso de residencia (en particular, asegurar los medios de subsistencia y la prueba de identidad de acuerdo con los §§ 25 a y b de la Ley de Residencia).

Además, con la expedición de un permiso de residencia, queremos dar mayor seguridad jurídica a las personas en formación que son toleradas, así como a sus empleadores (artículo 60c de la Ley de Residencia). Los que tengan empleo podrán ver prolongada la suspensión de su deportación de forma indefinida, y estableceremos requisitos realistas y aplicables en ese ámbito. También aboliremos la práctica de la « tolerancia ligera ». Si las personas sujetas a la suspensión de la expulsión no cooperan con las autoridades para establecer su identidad, el periodo de suspensión no se tendrá en cuenta en la evaluación de su derecho de residencia. Por último, admitiremos la declaración jurada entre los procedimientos para establecer la identidad de los extranjeros mediante una enmienda a la ley de extranjería.

La expresión « tolerancia light  » (Duldung light) se refiere a la tolerancia (Duldung, véase el comentario anterior) concedida a las personas cuya identidad no ha podido ser establecida. Va acompañada de condiciones más estrictas, incluida la prohibición de trabajar.

Suprimiremos las prohibiciones de trabajo para las personas que ya viven en Alemania. Un procedimiento de asilo en curso no debe ser un obstáculo para obtener un permiso de residencia si las condiciones para obtenerlo ya se cumplían en el momento de la entrada en Alemania.

Por último, queremos introducir una normativa más precisa para las víctimas de la violencia doméstica que solo tienen un derecho de residencia secundario. Las víctimas de la trata de personas también deberían tener derecho de residencia, independientemente de su voluntad de testificar.

Integración

Para que la integración sea lo más rápida posible, queremos ofrecer cursos de integración desde el primer día a todos los que lleguen a Alemania.  Estos cursos deben ser adecuados y accesibles, y queremos mejorar las condiciones en las que se desarrollan, en beneficio de los organizadores, los profesores y los propios participantes. Los niños y jóvenes deben poder acceder rápidamente al sistema educativo. Por ello, queremos crear servicios escolares y extraescolares a los que se pueda acceder al llegar a Alemania.

Queremos que la contribución del gobierno federal a los costes que suponen para los Länder y los municipios acoger a los refugiados sea permanente. El apoyo del gobierno federal a la integración de los inmigrantes debe ser sostenible. Proporcionaremos un apoyo financiero adecuado para la cooperación entre municipios en el ámbito de la integración y facilitaremos la creación de redes de agentes locales, especialmente cuando se enfrenten a sistemas jurídicos diferentes. Crearemos un programa federal para reforzar la participación social y la integración de las personas procedentes de Europa del Este y del Sudeste.

Prestaremos un apoyo adecuado a los servicios federales de asesoramiento para inmigrantes (jóvenes y adultos) y a las organizaciones creadas por los propios inmigrantes. Para una integración rápida y sostenible en el mercado laboral, apoyaremos los cursos de idiomas con fines profesionales como prolongación de los cursos de integración, y haremos que los recursos destinados a ellos sean sostenibles.

Por último, queremos revisar la obligación de declarar a los inmigrantes indocumentados para que las personas enfermas no se vean disuadidas de buscar tratamiento médico. También creemos que el apoyo psicosocial a los refugiados debe ser permanente.

Procedimientos de asilo

Los procedimientos de asilo deben ser justos, rápidos y jurídicamente seguros. Para agilizar los procedimientos, queremos reducir la carga de trabajo de la Oficina Federal de Migración y Refugiados (BAMF). Por ese motivo, en el futuro, el procedimiento de revocación del asilo solo se llevará a cabo si existe un motivo específico. También nos aseguraremos de que los tribunales administrativos puedan confiar en las decisiones de alta calidad de la BAMF en la gestión de sus casos. 

Queremos agilizar las decisiones en los procedimientos de asilo y normalizar la jurisprudencia. Pronto presentaremos un proyecto de ley en ese sentido. Además, crearemos un sistema de asesoramiento general e independiente para los solicitantes de asilo, con el objetivo de que las personas estén mejor informadas. Prestaremos especial atención a la identificación temprana de los grupos vulnerables, lo que debería permitir la prestación de un apoyo específico.

La experiencia de los « Anker-Zentren » (centros de tramitación de asilo centralizados, incluidos los alojamientos colectivos con obligación de residencia) no será continuada por el gobierno federal.

Los Anker-Zentren fueron especialmente defendidos por la CSU bávara. En la anterior coalición, el SPD se había opuesto a ellas, criticando la zona gris que creaban entre la libertad y la detención. Su supresión por parte de la nueva coalición, ¡sin ni siquiera un comentario!, no es por tanto de extrañar.

La reagrupación familiar debe estar pensada para facilitar la integración de los inmigrantes en la sociedad. Pondremos la reagrupación familiar de las personas con protección subsidiaria en pie de igualdad con los refugiados en los términos de la Convención de Ginebra. En el caso de la reagrupación parental de los menores no acompañados, la reagrupación se extenderá sistemáticamente a los hermanos menores. Las personas que se reúnan con sus cónyuges también podrán presentar el certificado de idioma requerido solo inmediatamente después de su llegada.

Para la reagrupación familiar se requiere un nivel mínimo de alemán oral y escrito (nivel A1 del MCER), normalmente antes de la llegada al territorio alemán. La dificultad de adquirir el idioma en los países de origen -en particular para las personas alejadas del sistema escolar, o incluso analfabetas en algunos casos- constituye un verdadero obstáculo para algunas de las personas elegibles.

Seguiremos desarrollando la Ley de prestaciones para solicitantes de asilo a la luz de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional Federal. Facilitaremos los procedimientos de acceso a la asistencia sanitaria para los solicitantes de asilo, y nos aseguraremos de que los hijos menores de edad no estén sujetos a ninguna restricción o reducción de las prestaciones. 

Sin embargo, no todos los que llegan a Alemania están destinados a quedarse. Por ello, pondremos en marcha un plan integral de deportaciones para aplicar las salidas de forma más coherente, especialmente para los delincuentes y las personas consideradas peligrosas. En el futuro, el Gobierno Federal prestará más apoyo a los Länder para llevar a cabo los procedimientos de deportación. Sin embargo, asumiremos nuestra especial responsabilidad humanitaria y no detendremos a los niños y jóvenes para deportarlos. La salida voluntaria siempre tendrá prioridad. Para ello, queremos mejorar la financiación de la ayuda al retorno de los inmigrantes indocumentados y sistematizar y reforzar el asesoramiento público e independiente para el retorno de los inmigrantes. Por último, deseamos que la autoridad federal competente pueda, en caso de ser necesario, emitir una prohibición de expulsión nacional temporal para determinados países de origen. Se dará prioridad a las solicitudes de asilo procedentes de países con un bajo índice de reconocimiento para acelerar los procedimientos. 

La « exigencia humanitaria particular » de Alemania es una constante en el discurso político alemán contemporáneo de centro e izquierda, a la vez que está estrechamente vinculada al ethos humanista de la República Federal y a las memorias aún vivas de los movimientos de refugiados que siguieron el final de la Segunda Guerra Mundial en Alemania.

Política de asilo europea e internacional

Queremos celebrar nuevos acuerdos con los principales países de origen, de acuerdo con las normas de derechos humanos. Estos acuerdos deben fundamentarse en modalidades pragmáticas, en un espíritu de asociación bilateral. Se articularán a través de una visión global que incluye el desarrollo de la cooperación económica, la transferencia de tecnología, la facilitación de visados, el establecimiento de un marco de formación profesional para el acceso al mercado laboral alemán, las bolsas de trabajo y la cooperación en el retorno de los solicitantes de asilo rechazados. La celebración de posibles acuerdos no dependerá del apoyo financiero en el marco de la cooperación al desarrollo. El gobierno federal nombrará a un plenipotenciario especial para elaborar estos acuerdos de migración. 

Estamos comprometidos con una reforma fundamental del sistema de asilo europeo. Nuestro objetivo es lograr un reparto equitativo de las responsabilidades y competencias de acogida entre los Estados de la UE. Queremos garantizar unos niveles más altos para los refugiados en los procedimientos de asilo y la integración en los Estados miembros de la UE. También queremos reducir la migración irregular y combatir las causas que llevan a mujeres y hombres a huir de sus países arriesgando sus vidas. Queremos acabar con las devoluciones ilegales y las tragedias en las fronteras exteriores de la Unión.

Las solicitudes de asilo de las personas que llegan a la UE o que ya están en ella deben ser examinadas según sus propios méritos. La UE y Alemania no deben ser susceptibles de chantaje en ese ámbito, ya que se trata de evitar que las personas sean explotadas por intereses geopolíticos o financieros. Por eso nos comprometemos a celebrar acuerdos migratorios con terceros países en el marco de la legislación europea e internacional. Examinaremos la posibilidad de establecer, en casos excepcionales y de conformidad con la Convención de Ginebra y el Convenio Europeo de Derechos Humanos, el derecho de asilo de terceros países.

Para hacer posible el establecimiento de un sistema de asilo común y operativo en la UE, queremos avanzar en una coalición de Estados miembros dispuestos a contribuir a la acogida de inmigrantes, mientras contribuimos activamente a que los demás Estados de la UE asuman más responsabilidades y respeten la legislación comunitaria. Es importante que apoyemos y fomentemos la disposición a recibir inmigrantes, tanto en Alemania como en la UE.

Queremos que Frontex se convierta en una auténtica agencia europea de protección de fronteras, con base en los derechos humanos y el mandato que se le ha otorgado. El objetivo debe ser una protección eficaz de las fronteras exteriores de acuerdo con el Estado de Derecho, que sea transparente y esté sujeta al control parlamentario. Frontex debe participar activamente en los rescates marítimos dentro del marco de su mandato.  

Queremos reducir los movimientos migratorios secundarios dentro de la UE. Para ello, queremos evitar el abuso de los regímenes de exención de visado y contribuir a un programa de reubicación ordenado para que los países de las fronteras exteriores mejoren las condiciones de los refugiados en su territorio.

Es tanto una obligación de civilización como una obligación legal no permitir que mujeres y hombres se ahoguen en el Mediterráneo. No se debe obstaculizar el rescate marítimo civil . Queremos un salvamento marítimo coordinado por el Estado y apoyado por Europa en el Mediterráneo, y queremos seguir desarrollando medidas como el Acuerdo sobre desembarco firmado en Malta con más países. Apoyaremos un reparto equitativo de responsabilidades entre los países ribereños del Mediterráneo en materia de salvamento marítimo, y trabajaremos para garantizar que las personas rescatadas sean puestas a salvo sistemáticamente.

En 2019, los ministros del Interior de Alemania, Francia, Italia y Malta acordaron un mecanismo de emergencia para la distribución de los migrantes rescatados en el Mediterráneo, que puede activarse temporalmente para permitir la distribución de los solicitantes de asilo. Esto prevé la recepción del 25% de los rescatados por parte de Francia y Alemania, respectivamente, y la distribución del 50% restante entre otros Estados voluntarios. A cambio, Italia y Malta se comprometen a facilitar el desembarco de los buques de rescate en sus puertos.

También abordaremos las causas de la migración, para que hombres y mujeres puedan vivir con seguridad y dignidad. Combatiremos la explotación de las rutas migratorias y la criminalidad de los contrabandistas.

También queremos proporcionar un apoyo sostenible a los países de acogida y tránsito de refugiados más importantes para dar perspectivas de futuro a las personas y comunidades implicadas en la acogida de migrantes. En este contexto, contribuiremos a la financiación estable de las organizaciones humanitarias.

Reforzaremos los procedimientos de reasentamiento ordenado a partir de las necesidades identificadas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Mantendremos un programa federal de acogida humanitaria en la línea de los aplicados hasta ahora tras la guerra de Siria, y los ampliaremos a Afganistán. 

Nuestros aliados no serán olvidados. En particular, queremos proteger a aquellos que han sido socios de la República Federal de Alemania en el extranjero y que están comprometidos con la democracia y el desarrollo social. Por lo tanto, reformaremos las disposiciones de apoyo al personal local para que el personal amenazado y sus familiares directos puedan ponerse a salvo de manera eficiente.

El destino de los « agentes locales » afganos del gobierno alemán (Ortskräfte) ha sido objeto de gran controversia en los últimos meses, ya que muchos de ellos temen las represalias del nuevo régimen talibán si no son repatriados a tiempo. Aunque más de 5.000 personas fueron trasladadas a tiempo en el periodo inmediatamente anterior y posterior a la retirada de la Bundeswehr, las operaciones siguen en marcha (véase aquí). El caso ha tenido una fuerte repercusión en la opinión pública alemana.

Haremos posible la obtención de visados humanitarios para personas vulnerables e introduciremos un procedimiento informatizado para ello.

Defensa, política exterior y derechos humanos

Queremos fundamentar nuestra política exterior, de seguridad y de desarrollo en nuestros valores y europeizarla. La política exterior alemana debe actuar como una sola y desarrollar estrategias comunes en todos los ministerios para reforzar la coherencia de nuestra acción internacional. Junto con nuestros socios, incluidos los de la sociedad civil, trabajaremos para preservar nuestro modo de vida liberal en Europa y para proteger la paz y los derechos humanos en el mundo. Nos guiamos por nuestros valores e intereses.

Queremos reforzar la soberanía estratégica de Europa. El objetivo es la cooperación multilateral en el mundo, especialmente en estrecha colaboración con los Estados que comparten nuestros valores democráticos. Pero también hay una competencia sistémica con los regímenes autoritarios y una solidaridad estratégica con nuestros socios democráticos.

Los derechos humanos, como principal escudo de la dignidad de la persona, son nuestra brújula a este respecto. La alianza transatlántica es un pilar central y la OTAN un elemento indispensable de nuestra seguridad. Nuestros soldados contribuyen de manera indispensable a la protección de nuestro país, a la paz y a la seguridad internacionales.

Nos comprometemos a reactivar el desarme internacional y el control de armas. Nuestra seguridad y la protección de nuestros medios de vida requieren una cooperación mundial, el fortalecimiento de las Naciones Unidas y un orden internacional basado en normas. En particular, estamos comprometidos con una política climática exterior común y coherente y con la justicia climática en línea con el espíritu del Pacto Verde Europeo, la Agenda 2030 y el Acuerdo Climático de París.

El compromiso con la paz, la libertad, los derechos humanos, la democracia, el Estado de Derecho y la sostenibilidad es para nosotros un elemento indispensable de una política exterior exitosa y creíble para Alemania y Europa.

Multilateralismo

Estamos comprometidos con el fortalecimiento político, financiero y de personal de las Naciones Unidas (ONU), como institución más importante del orden internacional. La reforma del Consejo de Seguridad de la ONU sigue siendo nuestro objetivo, así como una representación más equitativa de todas las regiones del mundo. Apoyamos y reforzamos iniciativas como la Alianza de las Democracias, y seguimos desarrollando la Alianza para el Multilateralismo. También nos hemos comprometido a reforzar el multilateralismo a través de nuestra Presidencia del G7.

El compromiso con el comercio libre y justo forma parte de nuestra política internacional. Nos esforzaremos por proteger la independencia y la capacidad de acción autónoma de las instituciones de derechos humanos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Queremos reforzar las instituciones y la capacidad de trabajo del Consejo de Europa y defenderlas de todos los intentos de debilitarlas por parte de algunos de sus Estados miembros autoritarios. Reforzaremos la sede alemana de la ONU en Bonn.

Buscaremos activamente el diálogo con los ciudadanos sobre los retos de la política internacional. Informaremos regularmente al Bundestag alemán antes y después de las principales cumbres internacionales. En el primer año del nuevo Gobierno Federal, presentaremos una estrategia global de seguridad nacional.

A largo plazo, queremos que Alemania invierta el 3% de su PIB en la acción internacional a través de un enfoque interconectado e inclusivo, reforzando así su diplomacia y su política de desarrollo y cumpliendo sus compromisos con la OTAN. Queremos alcanzar los objetivos de la Ley de acción exterior del Estado.

El objetivo de invertir el 3% del PIB en la acción internacional es muy ambicioso, mientras que Alemania no cumple la obligación de invertir el 2% del PIB en defensa, pero forma parte de la política exterior de Berlín a largo plazo para hacer de la República Federal una gran potencia civil.

Junto con nuestros socios, queremos reforzar los derechos, los recursos y la representación de las mujeres y las niñas en todo el mundo y promover la diversidad social bajo el halo de una política exterior feminista. Queremos enviar a más mujeres a puestos de liderazgo internacional y aplicar y desarrollar ambiciosamente el plan de acción nacional para la aplicación de la Resolución 1325 de la ONU.

Alemania lleva a cabo una política exterior digital activa en favor de una Internet global abierta y una política digital europea coherente más allá de las fronteras ministeriales. Reforzamos nuestra participación en los organismos internacionales, los procesos de normalización y estandarización y los foros multipartitos (por ejemplo, el FGI). Apoyamos el compromiso de la sociedad civil mundial con los derechos civiles digitales. Queremos un derecho internacional de Internet. En la cooperación al desarrollo, trabajamos con nuestros socios para construir su infraestructura digital independiente, con el objetivo de fortalecer su soberanía digital, incluso a nivel de la UE. En el espacio digital, seguimos una política de desarme. Esto incluye detener la transferencia de tecnología de vigilancia a los regímenes represivos y proteger la infraestructura civil de los ciberataques.

La OTAN sigue siendo la base indispensable de nuestra seguridad. Estamos comprometidos con el fortalecimiento de la alianza transatlántica y con un reparto justo de las cargas. Participamos activamente en el proceso de desarrollo de un nuevo Concepto Estratégico para hacer frente a los nuevos retos de la OTAN. Queremos alcanzar los objetivos de capacidad de la OTAN en estrecha consulta con nuestros socios e invertir en consecuencia. Estamos comprometidos con el fortalecimiento de la dimensión política de la OTAN, en particular para abordar las tensiones existentes dentro de la Alianza. Mientras las armas nucleares desempeñen un papel en el Concepto Estratégico de la OTAN, Alemania tiene interés en participar en los debates estratégicos y en los procesos de planificación. En el contexto de la continua amenaza a la seguridad de Alemania y Europa, nos tomamos muy en serio las preocupaciones de nuestros socios de Europa Central y Oriental, nos comprometemos a mantener un potencial disuasorio creíble y queremos continuar con los esfuerzos de diálogo de la Alianza. Apoyamos los esfuerzos de la Alianza en materia de desarme convencional y nuclear y de control de armas. Reforzaremos el pilar europeo dentro de la OTAN y nos comprometeremos a intensificar la cooperación entre la OTAN y la UE.

Alemania vuelve a comprometerse con las capacidades de la OTAN, pero no menciona una cifra exacta del nivel de gasto.

El debate interno del SPD sobre una posible retirada de las armas estratégicas estadounidenses del suelo alemán puede haber preocupado a los socios alemanes de la OTAN, pero el acuerdo de coalición disipa en gran medida esas preocupaciones.

La propuesta de reforzar el pilar europeo de la OTAN y aumentar la cooperación con la UE parece ser una respuesta a la política francesa de defensa europea.

Desarme, control de armas, exportación de armas

Necesitamos una ofensiva política en materia de desarme. Queremos desempeñar un papel destacado en el fortalecimiento de las iniciativas internacionales de desarme y los regímenes de no proliferación, entre otras en la Iniciativa de Estocolmo sobre Desarme Nuclear. Trabajaremos para garantizar que la Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación (TNP) de 2022 proporcione un impulso real al desarme nuclear. Nuestro objetivo sigue siendo un mundo libre de armas nucleares (Global Zero) y, por tanto, una Alemania libre de armas nucleares. Estamos firmemente comprometidos con un acuerdo que suceda a New Start, que incluya no solo nuevos sistemas de armas nucleares estratégicas, sino también de corto y medio alcance. Estamos comprometidos con las negociaciones entre Estados Unidos y Rusia para el desarme completo en el ámbito subestratégico. Queremos implicar más a los Estados con armas nucleares, como China, en el desarme nuclear y el control de armas.

A la luz de los resultados de la Conferencia de Revisión del TNP y en estrecha consulta con nuestros aliados, apoyaremos constructivamente la intención del Tratado como observador (no como miembro) en la Conferencia de los Estados Parte de la Convención sobre Armas Nucleares.

Queremos reforzar nuestro compromiso con la seguridad biológica y química en el marco de las convenciones sobre la prohibición de las armas biológicas y químicas (CABT y CAQ). Queremos seguir integrando los drones armados en los regímenes de control internacionales. Rechazamos los sistemas de armas autónomas letales que están completamente alejados del control humano. Estamos activamente comprometidos con su ilegalización internacional.

Queremos un uso pacífico del espacio y del ciberespacio. Adoptaremos iniciativas tempranas de control de armas en relación con los avances tecnológicos en los campos de la biotecnología, la hipersónica, el espacio, la cibernética y la IA. Queremos contribuir a reforzar las normas de comportamiento responsable de los Estados en el ciberespacio. Apoyamos una declaración política contra las armas explosivas en zonas pobladas.

Para una política de exportación de armas restrictiva, necesitamos más normas vinculantes y, por tanto, queremos acordar con nuestros socios europeos el correspondiente reglamento europeo de exportación de armas. Estamos comprometidos con una ley nacional de control de la exportación de armas. Nuestro objetivo es anclar la Posición Común de la UE con sus ocho criterios en dicha ley, así como los principios políticos del Gobierno Federal para la exportación de armas de guerra y otros armamentos, los principios para las armas pequeñas y la ampliación de los controles posteriores al envío. Solo se pueden conceder excepciones en casos individuales justificados, que deben documentarse públicamente de forma comprensible. Haremos que el informe sobre el control de las exportaciones de armas sea transparente. No concederemos licencias de exportación de productos de armamento a Estados mientras se demuestre que están directamente implicados en la guerra de Yemen.

La incorporación de una cláusula restrictiva sobre las exportaciones de armas en el contrato de la coalición podría anunciar una disputa bilateral franco-alemana, especialmente en lo que respecta a la cuestión del « german-free », que se refiere a la política de ciertos fabricantes de excluir los componentes alemanes en los sistemas de armas para evitar caer en las sanciones.

Derechos humanos

La política de derechos humanos abarca todos los aspectos de la acción del Estado, tanto a nivel de política internacional como nacional. En un contexto mundial en el que la validez universal de los derechos humanos se cuestiona regularmente, incluso por parte de los actores centrales, queremos defenderlos y promoverlos con nuestros socios. Vamos a revalorizar el puesto de Delegado/a del Gobierno Federal para la Política de Derechos Humanos y Ayuda Humanitaria y dotarlo/a de recursos humanos. Proporcionaremos a las instituciones nacionales de derechos humanos, como el Instituto Alemán de Derechos Humanos y el Organismo Nacional para la Prevención de la Tortura, más recursos financieros y humanos. Coordinaremos la lucha contra la trata de personas en todos los ámbitos, mejoraremos los sistemas de apoyo a las víctimas y reforzaremos sus derechos. Seguiremos ayudando a los alemanes encarcelados en el extranjero por motivos políticos sin burocracia y crearemos un fondo para ello.

Las sociedades civiles -especialmente los periodistas, activistas, científicos y otros defensores de los derechos humanos- son esenciales para construir y mantener comunidades que funcionen. Nos comprometemos a reforzar y protegerlos a ellos y a su trabajo de manera particular, incluso en casos de persecución transfronteriza. En este contexto, queremos simplificar la acogida de personas de alto riesgo y establecer un procedimiento de solicitud seguro. Además, desarrollaremos programas de apoyo y protección, incluida la iniciativa Elisabeth-Selbert, y los organizaremos a largo plazo. Crearemos puestos adicionales para el trabajo de derechos humanos en las representaciones extranjeras pertinentes.

Apoyamos la adhesión de la UE a la Convención Europea de Derechos Humanos. Reforzaremos el Tribunal Europeo de Derechos Humanos e insistiremos en que sus sentencias se apliquen en todos los Estados miembros. El mecanismo de sanciones de la UE debe utilizarse de forma coherente y coordinarse mejor con nuestros socios internacionales. Seguiremos colaborando con los miembros del Consejo de Europa en la ratificación y aplicación del Convenio de Estambul.

Contribuiremos activamente a la labor del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y reforzaremos la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. Queremos reforzar el trabajo de los Órganos de Tratados de la ONU y de los Relatores Especiales, y aspirar a la ratificación de otros convenios de derechos humanos. Ratificaremos el Protocolo Facultativo del Pacto Social de la ONU. Queremos reforzar los derechos de las minorías a nivel internacional y, en particular, en la UE. Basándonos en los principios de Yogyakarta, abogaremos por una convención sobre los derechos de las personas LGBTI en el seno de la ONU. Queremos reforzar la protección de los derechos humanos en la era digital y hacer de la libertad de Internet y los derechos humanos digitales una prioridad de la política exterior. Apoyamos la iniciativa sobre el derecho a la intimidad. Estamos comprometidos en el ámbito de la ONU con la realización y aplicación del derecho a un medio ambiente limpio.

Hay que acabar con la impunidad de las violaciones de derechos humanos en todo el mundo. Por ello, apoyamos la labor de la Corte Penal Internacional y de los tribunales ad hoc de la ONU, y trabajaremos para desarrollar el derecho internacional humanitario. Apoyamos el establecimiento de nuevas misiones de investigación bajo la égida de la ONU y el trabajo de los mecanismos de investigación y supervisión de la ONU para permitir futuros juicios penales. En Alemania, queremos reforzar las capacidades en el marco de los procedimientos del Código Penal Internacional.

Basándonos en los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, nos comprometemos con un Plan de Acción Europeo sobre Empresas y Derechos Humanos. Revisaremos el Plan de Acción Nacional sobre Empresas y Derechos Humanos en consonancia con la Ley de Cadenas de Suministro.

Ayuda humanitaria

Alemania mantendrá y aumentará los recursos para la ayuda humanitaria en función de las necesidades, especialmente en lo que respecta a las « crisis olvidadas ». Estamos comprometidos con los objetivos del Nexo Acción Humanitaria-Desarrollo-Paz y el Gran Pacto sobre la financiación humanitaria y participaremos activamente y con compromiso en su aplicación y desarrollo. Aportaremos uno de cada tres euros en fondos flexibles y seguiremos desarrollando sus lugares de destino. Nos comprometemos a mejorar el acceso a la ayuda humanitaria en las zonas de conflicto y a reforzar la protección de los trabajadores humanitarios.

Prevención civil de crisis y consolidación de la paz

Las líneas directrices para la prevención de crisis, la gestión de conflictos y la consolidación de la paz constituyen una buena base para el compromiso de Alemania en estos ámbitos. Queremos seguir desarrollando el papel de Alemania en la desactivación de las crisis internacionales, mejorando la cooperación más allá de las fronteras ministeriales. Queremos establecer objetivos de largo plazo para poder proporcionar recursos humanos y financieros para la prevención de crisis civiles de forma fiable y rápida.

Defensa y la Bundeswehr

La Bundeswehr aporta una contribución esencial a la protección y defensa de nuestro país y de nuestros socios y aliados. Como ejército parlamentario, está sujeto al control parlamentario. Además de las misiones en el extranjero en el marco de la gestión internacional de crisis y conflictos, que se basan en el derecho internacional, en particular en las decisiones de la ONU, la defensa del país y de la alianza ha ganado en importancia. Ambas tareas deben ser cumplidas por la Bundeswehr de la misma manera. La misión y las tareas de la Bundeswehr deben estar orientadas a los retos estratégicos y a las amenazas a la seguridad de nuestro tiempo. El perfil de capacidades de la Bundeswehr debe basarse en esto. La Bundeswehr debe estar equipada de la mejor manera posible en términos de personal, equipo y financiación de acuerdo con su misión y tareas.

El texto del acuerdo reafirma el estricto régimen jurídico de las intervenciones militares alemanas, pero subraya un fuerte retorno a la misión de defensa territorial de la Alianza Atlántica, y toma nota de la renovada tensión en varios teatros del continente.

Las estructuras de la Bundeswehr deben ser más eficientes para aumentar la disponibilidad operativa. Para ello, sometemos al personal, el material y las finanzas a un inventario crítico. El proceso de modernización y digitalización de la Bundeswehr será acompañado por el Parlamento de manera adecuada.

Nuestros soldados hacen una contribución indispensable a la seguridad internacional. Estamos mejorando su equipamiento y el de la Bundeswehr. Aceleramos la modernización de las infraestructuras. Orientamos estratégicamente las prioridades de compra de la Bundeswehr y modernizamos el sistema de compras y sus estructuras. Esto también se aplica a la responsabilidad y el uso del equipo. La digitalización, la capacidad de mando y la interoperabilidad tienen especial importancia en la contratación pública.

Reforzamos la cooperación técnica en materia de armamento en Europa, en particular mediante proyectos de cooperación de alta calidad, teniendo en cuenta las tecnologías clave nacionales y permitiendo que las pequeñas y medianas empresas también compitan. Los sistemas de reemplazo y los disponibles en el mercado deben tener prioridad en la adquisición para evitar lagunas de capacidad.

Cuando comience la 20ª legislatura, compraremos un sistema de armas para sustituir al avión de combate Tornado. Seguiremos el proceso de adquisición y certificación de forma objetiva y concienzuda con vistas a la participación nuclear de Alemania.

La cuestión de la sustitución de los aviones de ataque Tornado es una prioridad para la Bundeswehr, por lo que el compromiso asumido aquí está fechado, de forma inusual en el texto, como una de las primeras acciones concretas del futuro gobierno.

Los drones armados pueden contribuir a la protección de los soldados en misiones en el extranjero. Por lo tanto, bajo condiciones vinculantes y transparentes y teniendo en cuenta los aspectos éticos y de política de seguridad, autorizaremos el armamento de los drones de la Bundeswehr en esta legislatura. Cuando se utilicen, se aplicarán las normas del derecho internacional; rechazamos los asesinatos extralegales, incluso mediante drones.

La cuestión de la adquisición de drones armados por parte de la Bundeswehr fue una de los principales desacuerdos en el grupo parlamentario socialdemócrata a lo largo de la anterior legislatura. Su inclusión en el acuerdo supone una victoria condicional para sus defensores dentro de la comunidad de defensa alemana.

Queremos hacer frente a las nuevas amenazas del ciberespacio con una ambiciosa política de ciberseguridad. Además, la Bundeswehr debe estar capacitada para existir con éxito como actor en el ciberespacio y el espacio de la información en cooperación con otras autoridades federales. Debe garantizarse el control parlamentario sobre el uso de las capacidades cibernéticas de la Bundeswehr.

El anuncio de una nueva estrategia cibernética para el ejército alemán es un eco franco-alemán de las orientaciones dadas por el Jefe de Estado Mayor de las fuerzas armadas Thierry Burkhard.

La Bundeswehr debe ser demográficamente resistente y equilibrada a largo plazo, especialmente en lo que respecta a la estructura de edad. Por ello, introduciremos nuevas medidas para hacer más atractivo el servicio en la Bundeswehr y facilitaremos también la transición de los soldados temporales a la administración de defensa y a la economía libre. Reforzaremos el mando interno. Ampliaremos y modernizaremos las medidas de educación política. Se reforzará aún más la atención integral y el apoyo a los soldados y sus familias. La formación y el servicio militar estarán reservados a los soldados mayores de edad. Apoyamos una reserva fuerte.

Todos los miembros de la Bundeswehr deben estar comprometidos con el orden básico liberal y democrático. Adaptaremos la legislación laboral y de servicios para que los extremistas puedan ser despedidos inmediatamente.

Reconocemos el papel y la responsabilidad de Alemania en la paz, la libertad y la prosperidad en el mundo. Como socio fiable en los sistemas de seguridad colectiva, mantendremos nuestro compromiso con la política exterior y de seguridad. Sin embargo, cualquier compromiso de la Bundeswehr debe ir precedido de un debate crítico sobre el contenido y el examen de las condiciones previas, así como del desarrollo de posibles estrategias de salida. Consideramos que el uso de la fuerza militar es una medida extrema y debe integrarse siempre en un tratamiento político realista de los conflictos y sus causas. Las intervenciones armadas de la Bundeswehr en el extranjero deben integrarse en un sistema de seguridad colectiva mutua basado en la Ley Fundamental y el derecho internacional. Garantizaremos una evaluación periódica de las misiones actuales en el extranjero.

Queremos que la misión de evacuación de Afganistán sea examinada por una comisión de investigación parlamentaria. También queremos evaluar toda la intervención en una comisión de investigación con conocimientos científicos. Los conocimientos adquiridos deben procesarse de forma práctica y orientada al futuro para que puedan incorporarse al diseño de las futuras misiones alemanas en el extranjero.

Cooperación y desarrollo

Alineamos nuestro trabajo con la Agenda 2030 de Naciones Unidas con sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y una política de desarrollo basada en valores. Estamos comprometidos en todo el mundo con el desarrollo sostenible, la lucha contra el hambre y la pobreza, la justicia climática, la biodiversidad y la transformación social-ecológica. Estamos reforzando claramente nuestro compromiso multilateral. Queremos garantizar que Alemania cumpla sus obligaciones internacionales en el ámbito de la cooperación al desarrollo y la financiación internacional del clima. Nos adheriremos a una tasa de asistencia oficial al desarrollo de al menos el 0,7% de la renta nacional bruta (RNB). En ese marco, dedicaremos el 0,2% de la RNB a los países menos adelantados (PMA). Además, los fondos para la financiación internacional del clima deben seguir creciendo. El gasto en prevención de crisis, ayuda humanitaria, política exterior cultural y cooperación al desarrollo seguirá aumentando al mismo ritmo que el gasto en defensa, sobre la base del presupuesto de 2021. Reforzaremos la coordinación de los recursos de la asistencia oficial al desarrollo a nivel federal entre los ministerios competentes para que puedan utilizarse de forma más eficaz.

Promoveremos la seguridad alimentaria y el acceso al agua potable mediante enfoques agroecológicos sostenibles, así como la transferencia de conocimientos y tecnología, especialmente en el ámbito de la agricultura a pequeña escala. Las exportaciones agrícolas alemanas y europeas no deben destruir los mercados de los países socios, y queremos combatir activamente las distorsiones deliberadas del mercado alimentario causadas por la especulación en los mercados financieros. Haremos uso de los instrumentos legales a disposición para prohibir la exportación de determinados pesticidas que no están permitidos en la UE por razones de protección de la salud humana.

Junto con los sindicatos, las empresas y la sociedad civil, estamos comprometidos con condiciones de trabajo justas y formales y salarios dignos en todo el mundo. Queremos apoyar activamente a nuestros países socios en la lucha contra la pobreza mediante la creación de sistemas de seguridad social. Para ello, también queremos apoyar un instrumento de financiación internacional (Fondo Mundial de Protección Social) para los países que no disponen de recursos suficientes.

A través de las asociaciones para el clima y el desarrollo, promovemos la transferencia de conocimientos y tecnología a ambos lados, el desarrollo de energías renovables con creación de valor autónomo y posibilidades de uso local, infraestructuras sostenibles y otras medidas de protección y adaptación al clima en nuestros países socios. También se incluyen medidas para preservar la biodiversidad, reforzar la resiliencia climática, combatir la pobreza energética y los seguros de riesgo climático basados en el principio de « quien contamina paga ».

Para alcanzar los objetivos climáticos, invertiremos más en la protección de bosques y turberas y en la reforestación sostenible. En particular, reconceptualizaremos nuestros enfoques para promover la silvicultura sostenible por parte del sector privado y los pequeños propietarios. Apoyaremos a los países socios con elevadas tasas de urbanización en el diseño y la gestión de este proceso de manera que se conserven los recursos y se tenga en cuenta el clima. Reforzamos la arquitectura sanitaria mundial en el marco del enfoque One Health. La Organización Mundial de la Salud (OMS) se reformará y reforzará. Ampliaremos los servicios de agua, saneamiento e higiene (WASH), dotaremos de recursos suficientes a la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización, e intensificaremos la lucha contra las enfermedades tropicales desatendidas, relacionadas con la pobreza.

Apoyamos la campaña mundial de inmunización contra la Covid-19 COVAX y la reforzamos financieramente y mediante la entrega rápida de vacunas. Apoyamos las asociaciones voluntarias de producción y la transferencia de know-how para aumentar la capacidad de producción de medicamentos y vacunas en todo el mundo.

Para ello, participamos de forma constructiva en los debates internacionales sobre el suministro equitativo de vacunas. Estamos intensificando nuestro compromiso con la educación básica, la educación dual y la formación continua, así como con la labor educativa de la sociedad civil en la política de desarrollo del país. Queremos hacer posible el acceso libre y justo a la información y la participación a través de las tecnologías digitales y utilizarlas, en particular, en los ámbitos de la educación, la salud y la protección del clima y los recursos. Con el fin de aprender mutuamente, fomentamos los intercambios y la cooperación entre agentes innovadores, como las start-ups de los países industrializados y en desarrollo.

Reforzamos los derechos, la representación y los recursos de las mujeres, las niñas y los grupos marginados, como las LGBTI. La igualdad de participación política, económica y social, el fortalecimiento de la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y las niñas, y la garantía del pleno acceso a una educación y una atención sanitaria de igual calidad son esenciales para nosotros. Desarrollaremos un plan de acción integral en materia de género con la participación de la sociedad civil y lo apoyaremos financieramente.

Reforzamos nuestro apoyo a la sociedad civil y el importante papel de los sindicatos, las fundaciones políticas y privadas y las iglesias, especialmente en contextos frágiles. La importante labor de las fundaciones políticas con fondos del Ministerio de Cooperación debe asegurarse y reforzarse en el futuro, especialmente en los países donde se han realizado proyectos hasta ahora. Dirigiremos nuestro apoyo financiero a los actores cercanos al gobierno hacia la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos, la ampliación de la libertad de los actores de la sociedad civil y la prensa y la lucha contra la corrupción. Reforzaremos nuestro apoyo al Fondo Europeo para la Democracia.

Nuestro objetivo es lograr un nuevo consenso internacional sobre la gestión de la deuda. Apoyamos una iniciativa para un procedimiento internacional de insolvencia estatal codificado, que implique a todos los acreedores y que aplique un alivio de la deuda para grupos de países especialmente vulnerables. Para aumentar los ingresos propios de los países socios y luchar contra la evasión fiscal, exigiremos y promoveremos sistemas fiscales legítimos, eficientes y transparentes, que también tengan en cuenta la capacidad financiera de las élites.

Nos esforzaremos por simplificar las directrices de asignación y subvención del Ministerio de Cooperación Internacional y del Ministerio de Asuntos Exteriores. Reforzaremos el Instituto Alemán de Evaluación de la Cooperación para el Desarrollo (DEval) y el Instituto Alemán de Política del Desarrollo (DIE) como organismos independientes. Reforzaremos la evaluación interministerial del uso de los fondos de asistencia oficial al desarrollo. 

Relaciones bilaterales y regionales

La asociación transatlántica y la amistad con Estados Unidos es un pilar central de nuestra acción internacional. Abogamos por una relación transatlántica renovada y más dinámica con Estados Unidos y Canadá; una relación que queremos europeizar. Juntos queremos estabilizar el orden internacional basado en normas, contrarrestar los desarrollos autoritarios y reforzar la cooperación en la vecindad oriental y meridional de la UE.

Aspiramos a una asociación ambiciosa en materia de clima y energía, así como a una estrecha cooperación en materia de derechos humanos, política sanitaria mundial, comercio, conectividad, normas internacionales, desarme y cuestiones geopolíticas y de seguridad. Buscamos un intenso diálogo transatlántico sobre la soberanía de los datos, la libertad de las redes y la inteligencia artificial. Queremos promover las relaciones con el Congreso, las entidades federativas, las ciudades, la sociedad civil, las empresas y el mundo académico, así como los intercambios de jóvenes, y llevarlos a lo largo y ancho del país y de la sociedad.

Para Alemania, el Reino Unido es uno de los socios más cercanos fuera de la UE. El mantenimiento de una estrecha colaboración entre el Reino Unido y la UE también nos permite implementar una agenda ambiciosa. También queremos cooperar en política exterior y de seguridad.

Estamos trabajando con la UE y sus Estados miembros para seguir desarrollando la Asociación Oriental. Estados como Ucrania, Moldavia y Georgia, que aspiran a entrar en la UE, deben poder acercarse a ella mediante reformas coherentes del Estado de Derecho y la economía de mercado. Responderemos con determinación y fiabilidad a las revueltas democráticas y seremos un socio de los movimientos democráticos. Queremos facilitar los intercambios dentro de la sociedad civil mediante la facilitación de visados específicos.

El acuerdo de coalición abre la perspectiva de adhesión a la UE a largo plazo para Georgia, Ucrania y Moldavia.

Seguiremos apoyando a Ucrania en el restablecimiento de su plena integridad territorial y soberanía. Queremos reforzar la asociación energética con Ucrania, con grandes ambiciones en los campos de las energías renovables, la producción de hidrógeno verde, la eficiencia energética y la reducción de CO2.

Estamos con el pueblo bielorruso y apoyamos su deseo de nuevas elecciones, democracia, libertad y Estado de derecho, y pedimos la liberación incondicional de todos los presos políticos. La injerencia rusa a favor de Lukashenko es inaceptable. Apoyaremos a la oposición democrática de Bielorrusia con nuevas propuestas. Si Lukashenko no cambia de rumbo, trabajaremos para ampliar las actuales sanciones de la UE para dificultar el acceso del régimen a la financiación.

Las relaciones germano-rusas son profundas y variadas. Rusia también es un actor internacional importante. Somos conscientes de la importancia de unas relaciones sustanciales y estables, y las seguimos buscando. Estamos dispuestos a entablar un diálogo constructivo. Abordamos los intereses de ambas partes en función de los principios del derecho internacional, los derechos humanos y el orden de paz europeo, que Rusia también ha suscrito. Respetamos los intereses de nuestros vecinos europeos, en particular nuestros socios de Europa Central y Oriental. Tendremos en cuenta las diferentes percepciones de las amenazas y haremos hincapié en una política europea común y coherente hacia Rusia.

Pedimos que se ponga fin inmediatamente a los intentos de desestabilización contra Ucrania, a la violencia en el este de Ucrania y a la anexión de Crimea, que es contraria al derecho internacional. El camino hacia una solución pacífica del conflicto en el este de Ucrania y el levantamiento de las sanciones correspondientes dependen de la plena aplicación de los acuerdos de Minsk. Pedimos que se resuelvan los conflictos enquistados en la región.

Queremos cooperar más con Rusia en temas de futuro (por ejemplo, hidrógeno, salud) y en los desafíos globales (por ejemplo, clima, medio ambiente).

Criticamos enérgicamente la restricción generalizada de las libertades civiles y democráticas, esperamos que el gobierno ruso dé a la sociedad civil local la oportunidad de comprometerse libremente con los socios alemanes y reforzamos nuestro compromiso de apoyarlos. Queremos crear la posibilidad de viajar sin visado desde Rusia a Alemania para grupos objetivo especialmente importantes, por ejemplo los jóvenes menores de 25 años.

Para nosotros, Turquía sigue siendo un importante vecino de la UE y un socio de la OTAN, a pesar de los preocupantes acontecimientos políticos internos y las tensiones en política exterior. La gran cantidad de personas con raíces en Turquía crea una cercanía especial entre nuestros países que forma parte naturalmente de la sociedad alemana.

La democracia, el Estado de derecho y los derechos de los hombres, las mujeres y las minorías se han visto masivamente socavados en Turquía. Por eso no cerraremos ningún capítulo de las negociaciones de adhesión ni abriremos nuevos. Daremos vida a la agenda de diálogo UE-Turquía y desarrollaremos los intercambios de la sociedad civil y los programas de intercambio de jóvenes.

La seguridad de Israel es para nosotros una razón de Estado. Seguiremos trabajando por una solución negociada de dos Estados sobre la base de las fronteras de 1967. Condenamos la continua amenaza al Estado de Israel y el terror contra su pueblo. Celebramos el inicio de la normalización de las relaciones entre otros Estados árabes e Israel. Nos oponemos a los intentos de condena antisemita de Israel, incluso en las Naciones Unidas.

Las medidas unilaterales complican los esfuerzos de paz y deben evitarse. Esperamos que la parte palestina avance en materia de democracia, Estado de Derecho y derechos humanos. Esto también se aplica a la renuncia a toda forma de violencia contra Israel. Pedimos que se detenga la construcción de colonias, que es contraria al derecho internacional.

Queremos establecer una obra juvenil germano-israelí. Seguiremos apoyando financieramente al Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS) y apoyaremos un proceso de supervisión independiente para evitar cualquier exceso.

La paz y la estabilidad en Oriente Medio forman parte de nuestros principales intereses. Queremos aprovechar el potencial de la cooperación de Alemania y la UE con la región y de los Estados de la región entre sí. Apoyamos los esfuerzos realizados en la región para permitir una mayor participación política y económica de la población, en particular de las mujeres y los jóvenes. Seguimos fomentando los procesos de transformación democrática en los países vecinos del sur de Europa. Además, las asociaciones climáticas con socios seleccionados deberían permitir acelerar las innovaciones tecnológicas en la región.

Estamos comprometidos con una rápida conclusión de las negociaciones nucleares con Irán (JCPoA) y esperamos la aplicación del acuerdo por parte de todos los Estados firmantes. Irán debe volver a cumplir de forma plena y sostenida sus obligaciones con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Esperamos que el gobierno iraní muestre una mejora significativa en la precaria situación de los derechos humanos y la liberación de todos los presos políticos. La amenaza contra el Estado de Israel, el programa de misiles, la política regional agresiva y el armamento, así como el apoyo a las actividades terroristas, suponen una grave amenaza para la paz y la seguridad. Junto con nuestros socios de la región del Golfo, queremos promover medidas de fomento de la confianza y apoyar los procesos de acercamiento que se han iniciado.

La nueva coalición pretende reiniciar el proceso de desnuclearización de Irán.

Estamos trabajando para frenar las catástrofes humanitarias en Siria y Yemen, y continuamos con nuestro alto nivel de asistencia humanitaria. Apoyamos activamente los procesos de paz dirigidos por la ONU en esos conflictos. Esto incluye también la documentación, el procesamiento y el enjuiciamiento de los crímenes de guerra.

Estamos comprometidos con la estabilización de Libia en el marco de los actuales esfuerzos de la ONU y del Proceso de Berlín. Queremos contribuir a la estabilización de Irak.

Alemania mantendrá su compromiso con el pueblo afgano. Condicionamos el reconocimiento del gobierno a su carácter inclusivo y a la preservación de los derechos humanos. En particular, defenderemos los derechos de las mujeres y las niñas, y la protección y acogida de las personas amenazadas por haber cooperado anteriormente con nosotros. Proporcionaremos apoyo financiero y humano a los organismos de ejecución de la ONU para evitar una catástrofe humanitaria.

Los Estados africanos y Europa están estrechamente vinculados por la historia. De cara al futuro, esperamos mantener una estrecha colaboración con África en todos los niveles, tanto bilateralmente como en el marco de una estrategia coherente UE-África. Estamos desarrollando la cooperación con la Unión Africana y las organizaciones regionales africanas. La paz, la seguridad, la prosperidad, el desarrollo sostenible, la salud, la lucha contra las consecuencias de la crisis climática y el fortalecimiento del multilateralismo son las prioridades de nuestra cooperación. Cooperamos para promover la conectividad UE-África, en particular en los ámbitos de la digitalización, la energía y las infraestructuras, y desarrollamos la cooperación científica. Queremos trabajar para que la Zona de Libre Comercio Continental Africana contribuya al desarrollo de cadenas de valor sostenibles. Apoyamos el fortalecimiento de África en los intercambios económicos regionales y mundiales. Apoyamos, en particular, cuando se aplica un programa de reformas para la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho. Seguiremos participando en el Pacto « G20 Compact with Africa ». Seguiremos interviniendo en la región del Sahel para evitar la propagación de la inestabilidad. Apoyaremos las medidas de estabilización civil dentro de la Alianza para la Seguridad y la Estabilidad en el marco de la Coalición por el Sahel y las adaptaremos a las nuevas necesidades y a la composición política de cada Estado. Esperamos que el gobierno interino de Malí respete la hoja de ruta de transición acordada.

En el ámbito de la política africana, también se hace hincapié en la cooperación europea por encima de todo, lo que también sugiere un acercamiento a Francia.

Queremos y debemos diseñar nuestras relaciones con China en las dimensiones de asociación, competencia y rivalidad sistémica. Partiendo de la base de los derechos humanos y el derecho internacional vigente, tratamos de cooperar con China cada vez que se puede. Queremos igualdad de condiciones en la creciente competencia con China. Para poder materializar nuestros valores e intereses en el marco de la competencia sistémica con China, necesitamos una estrategia global sobre China en Alemania, enmarcadas por la política común UE-China. Queremos continuar las consultas intergubernamentales y darles una dimensión más europea.

Buscamos una estrecha consulta transatlántica sobre la política de China y la cooperación con países afines para reducir las dependencias estratégicas. Esperamos que la política exterior china desempeñe un papel responsable en favor de la paz y la estabilidad en su vecindad. Nos comprometemos a garantizar que las disputas territoriales en el Mar de la China Meridional y Oriental se resuelvan en función del derecho marítimo internacional. Cualquier cambio en el statu quo del Estrecho de Taiwán solo puede hacerse de forma pacífica y de mutuo acuerdo. Ante la política de « Una sola China » de la UE, apoyamos la participación objetiva del Taiwán democrático en las organizaciones internacionales. Abordamos claramente la cuestión de las violaciones de los derechos humanos por parte de China, especialmente en Xinjiang. Hay que restablecer el principio de « un país, dos sistemas » en Hong Kong.

En línea con las estrategias indopacíficas de Alemania y la UE, estamos comprometidos con una región indopacífica libre y abierta, fundamentada en las normas mundiales y el derecho internacional. En particular, queremos avanzar en la cooperación en los ámbitos del fortalecimiento del multilateralismo, el Estado de Derecho y la democracia, la protección del clima, el comercio y la digitalización. Queremos promover juntos un diálogo intenso sobre la paz y la seguridad en la región Indo-Pacífica. Queremos hacer avanzar la asociación UE-ASEAN. Queremos actualizar políticamente la Conferencia de la Industria Alemana Asia-Pacífico. Queremos promover el desarrollo de nuestras relaciones, incluso a nivel parlamentario, con socios importantes como Australia, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur. Queremos iniciar consultas gubernamentales regulares con Japón. Tenemos especial interés en profundizar nuestra asociación estratégica con India mediante la aplicación de la Agenda de Asociación India-Alemania y el establecimiento de un sistema de intercambio de información UE-India. Los que se ven y se verán afectados por la subida del nivel del mar, en particular, merecen nuestro mayor apoyo. Queremos participar activamente en el desarrollo de infraestructuras de acuerdo con altos estándares internacionales. La iniciativa de Global Gateways de la UE es un instrumento importante en ese sentido.

La coalición semáforo también está introduciendo en la agenda una estrategia Indo-Pacífica, que adopta un enfoque exclusivamente civil en comparación con la de Francia.

Queremos reforzar nuestra comunidad de valores con las democracias de la región de América Latina y el Caribe. En línea con la Iniciativa para América Latina y el Caribe, Alemania ampliará su compromiso de fortalecer las sociedades de la región en su lucha contra el populismo, los movimientos autoritarios y las dictaduras. Los procesos de reconciliación y paz en los Estados del continente merecen nuestro apoyo. Consideramos que los Estados de la región son socios esenciales en la cooperación multilateral, especialmente en los ámbitos de la conservación de la biodiversidad, la lucha contra la crisis climática y las relaciones económicas sostenibles.

Inversiones del futuro y finanzas sostenibles

Queremos hacer de la década de 2020 una década de inversiones para el futuro, especialmente en pos de la protección del clima, la digitalización, la educación y la investigación, y las infraestructuras. Para ello, llevamos a cabo una política que aumenta significativamente las inversiones, tanto privadas como públicas.

Sin embargo, la situación presupuestaria inicial del gobierno federal para la 20ª legislatura es extremadamente exigente. Las consecuencias de la pandemia de Covid-19 todavía se dejan sentir y, desde 2020, han requerido un nivel de endeudamiento históricamente alto, entre otras cosas para no poner en peligro la cohesión social en nuestro país.

En 2022, también tendremos que hacer frente a las consecuencias de la pandemia, que siguen justificando una situación de emergencia excepcional en cuanto a la norma de la deuda. Aprovecharemos las posibilidades adicionales de endeudamiento, en particular para superar la crisis de Covid-19 y tomar medidas para una rápida recuperación económica. A partir de 2023, limitaremos la deuda al margen de maniobra definido constitucionalmente en el marco de la regla del freno de la deuda y cumpliremos con los requisitos del mismo.

Al mismo tiempo, se necesitarán recursos adicionales sin precedentes para aplicar las medidas necesarias para alcanzar el objetivo climático de 1,5 grados, transformar la economía y garantizar la recuperación económica una vez que la pandemia de Covid-19 haya terminado.

Esto solo será posible a largo plazo si se realizan al mismo tiempo las necesarias e impostergables inversiones en la transformación de la economía alemana. Esperar para implementarlas medidas necesarias pondría en peligro la consecución de los objetivos climáticos y aumentaría aún más los costes de adaptación necesarios. Garantizaremos la seguridad de la planificación asumiendo compromisos de inversión elevados y sostenibles y presentándolos en un plan de inversiones a largo plazo.

Abordar ya mismo con determinación la transformación es un requisito previo decisivo para la sostenibilidad de las finanzas públicas a largo plazo. Al mismo tiempo, el gobierno federal debe mutualizar todos sus recursos y utilizarlos de forma selectiva para poder volver a la « trayectoria normal », establecida por la Constitución, a partir de 2023, de acuerdo con la regla del endeudamiento.

Como ancla de estabilidad, Alemania debe seguir desempeñando su papel pionero en Europa. La solidez financiera y el uso moderado del dinero de los contribuyentes son los principios fundamentales de nuestra política fiscal y financiera.

En el marco de la regla del freno de la deuda prevista en la Ley Fundamental, garantizaremos las inversiones necesarias para el futuro, en particular en pos de la protección del clima, la digitalización, la educación y la investigación, así como en las infraestructuras, sobre todo para preparar la economía alemana para el futuro de forma sostenible y asegurar los puestos de trabajo.

[…]

Métodos de trabajo del gobierno y de los grupos parlamentarios

Como alianza de tres socios con diferentes tradiciones y puntos de vista, hemos decidido crear una alianza innovadora que aporte renovación, progreso y oportunidades para resolver los grandes retos a los que se enfrenta nuestro país.

Para ello, estamos formando un gobierno estable y fiable que está configurando el futuro de forma enérgica, innovadora y orientada hacia los resultados.

Con ese espíritu queremos cooperar como coalición en el Gobierno Federal, con el Bundestag y el Bundesrat alemanes, así como con los Länder.

Cooperación de los socios de la coalición

Este acuerdo de coalición es válido durante la 20ª legislatura. Los socios de la coalición se comprometen a traducir las decisiones alcanzadas en acciones de gobierno. Comparten la responsabilidad de la política general de la coalición. Coordinarán de forma continua y exhaustiva su trabajo en el parlamento y el gobierno y crearán un consenso sobre cuestiones de procedimiento, de fondo y de personal.

Los socios de la coalición se reunirán mensualmente en el comité de la coalición para debatir cuestiones políticas actuales y fundamentales, de manera tal que se acuerde la planificación del trabajo futuro. Además, se reúnen para tratar todos los temas de importancia fundamental que se acuerdan entre los socios de la coalición y para tratar los temas que uno de los socios de la coalición desea debatir. El Comité de la Coalición prepara las líneas directrices para el trabajo de la coalición. El Comité de la Coalición está compuesto por representantes permanentes de los tres socios de la coalición, incluidos los presidentes de los partidos, el Canciller Federal y los altos ministros del Gobierno, el jefe de la Cancillería Federal y los presidentes de los grupos parlamentarios de la coalición en el Bundestag alemán. Las reuniones del comité de coalición se preparan conjuntamente.

Cooperación de los grupos parlamentarios

En el Bundestag alemán y en todos sus órganos, los grupos de la coalición votan de manera uniforme. Esto también se aplica a las cuestiones que no están cubiertas por la política acordada. Se excluyen las mayorías cambiantes.

Los grupos de la coalición se ponen de acuerdo sobre el procedimiento de trabajo en el Parlamento. Las propuestas, iniciativas legislativas y preguntas a nivel de grupo se presentan conjuntamente o, en casos excepcionales, de mutuo acuerdo. Los grupos parlamentarios de la coalición se pondrán de acuerdo al respecto. El orden del día de las reuniones del gabinete se comunicará a los grupos de la coalición con antelación.

Reforzaremos el Parlamento como lugar de debate y legislación.

Nos alegramos de que los grupos de la coalición se propongan celebrar un acuerdo de cooperación para cumplir este requisito: se reformará el reglamento del Bundestag alemán, se harán más dinámicos e interactivos los distintos turnos de preguntas al Gobierno Federal, se reforzará el papel del Parlamento en los asuntos internacionales, incluso mediante declaraciones del Gobierno, y las sesiones públicas, retransmitidas en tiempo real, se convertirán en la norma de algunas comisiones. Se hará público el material impreso y las actas de las comisiones que no estén clasificadas, y se revisarán los derechos de las comisiones parlamentarias de investigación, incluido el derecho de recurso del Parlamento.

Trabajo del Gobierno Federal

En el gabinete, las decisiones se toman de mutuo acuerdo, ningún socio de la coalición es colocado en minoría.

Los grupos parlamentarios de la coalición están representados en todos los órganos, consejos consultivos y comités enviados por el gabinete, según su fuerza. Las citas se hacen de mutuo acuerdo. En principio, todos los socios de la coalición están representados, en la medida en que el número de representantes federales lo permita.

Para la coordinación interdepartamental de los objetivos específicos del acuerdo de coalición pueden crearse comités de gabinete, cuyas tareas y miembros son acordados por los socios de la coalición.

Los principios ministeriales y colegiales siguen siendo fundamentales en la acción de gobierno.

Los socios de la coalición elaborarán un plan conjunto de trabajo y ejecución de los proyectos de este acuerdo dentro del gobierno federal y lo actualizarán de forma permanente. El Gobierno Federal documentará continuamente la aplicación del acuerdo.

Los socios de la coalición acuerdan modernizar las normas de procedimiento del Gobierno Federal y adaptarlas a la evolución de las prácticas nacionales e internacionales para mejorar la eficacia de la acción gubernamental.

Los socios de la coalición adoptarán de común acuerdo las decisiones relativas al personal del Gobierno Federal. Esto también se aplica a las propuestas de personal del gobierno federal para organizaciones internacionales e instituciones de la UE. En el caso de las cuestiones de personal de nivel superior, los socios de la coalición se esfuerzan por encontrar una solución equilibrada que satisfaga a los tres socios y refleje una distribución justa. Para los asuntos de personal dentro de las propias autoridades federales supremas y las autoridades subordinadas, así como las participaciones federales directas e indirectas, se aplica el principio de competencia, salvo acuerdo contrario.

La lucha contra la pandemia

Reorganizaremos la gestión de crisis del gobierno federal para combatir la pandemia de Covid-19. Para ello, vamos a crear inmediatamente una unidad de crisis conjunta del gobierno federal para coordinar mejor la lucha contra la Covid-19 a escala nacional.

Se creará un consejo científico interdisciplinario sobre la pandemia en el Ministerio Federal de Sanidad para que proporcione asesoramiento científico.

Coordinación de la política europea

Para garantizar la mejor representación posible de los intereses alemanes a nivel europeo, el Gobierno Federal se asegurará de adoptar una posición unida frente a sus socios e instituciones europeas. Para ello, los socios de la coalición en el gobierno federal se consultarán estrechamente y se reunirán regularmente para coordinar la política europea. Los ministros federales serán responsables de la coordinación en el marco de sus competencias técnicas y de coordinación y en estrecha colaboración con el Canciller Federal.

Los socios de la coalición competirán lealmente en las elecciones europeas de acuerdo con sus respectivas familias políticas europeas y en las próximas elecciones municipales y regionales.

 Save as PDF
El Grand Continent logo
El Grand Continent Quiénes somos