Key Points
  • La toma de Mariupol está prácticamente completada.
  • Sin embargo, en la batalla por el Donbass, los rusos probablemente no podrán lograr una victoria significativa antes del 9 de mayo.
  • En las batallas periféricas, los ucranianos están ganando terreno.

La batalla del Donbass

La gran ofensiva rusa en el Donbass es ante todo una ofensiva de fuego marcada por el aplastamiento de las posiciones ucranianas en las siete zonas de combate, con unas 2.400 piezas de artillería diversas, varios cientos de salidas aéreas diarias y ataques en toda la extensión del escenario. Incluso observamos la presencia de baterías antibuque Kh35 utilizadas contra objetivos en tierra. 

Toda esta fuerza de ataque, que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial, es capaz de lanzar entre 1,5 y 2 kilotoneladas de explosivos cada día sobre las posiciones ucranianas en el Donbass, las más atrincheradas del mundo después de la zona desmilitarizada entre las dos Coreas. El objetivo es neutralizar al máximo las fuerzas ucranianas en las zonas de los ataques rusos, fijarlas en zonas defensivas y dificultar el movimiento en profundidad.

Los ataques rusos se concentran inicialmente en el área de Severodonetsk (Zona S) y sus alrededores, especialmente en el norte. Las fuerzas rusas presentes pueden estimarse entre 10 y 12 grupos de combate -dos regimientos de la república separatista de Lugansk, un regimiento acorazado y una brigada mecanizada rusa- probablemente bajo el mando del 2º Ejército. Se enfrentan a tres brigadas de maniobra ucranianas, el equivalente de combate de nueve BG rusas -sin la mayor parte de su artillería-, una brigada territorial y varias unidades paramilitares del Ministerio del Interior. 

La zona urbana de Severodonetsk y sus alrededores, un área de la mitad del tamaño de Mariupol, resiste desde el 2 de marzo. Ahora están en gran medida bajo presión. Los esfuerzos rusos se centran en el límite norte de la zona, desde Lyman, a 15 km al noreste de Sloviansk, hasta Rubizhne, que limita con Severodonetsk por el norte, con la esperanza de envolver la ciudad y aislar esta zona del objetivo principal, Sloviansk-Kramatorsk-Druzkhivka-Konstantinovka (SKDK). El 2º Cuerpo de Ejército de la República separatista de Lugansk seguía atacando en la región de Popasna, al sur de Severodonetsk, para completar la encerrona. El progreso de esta primera pinza rusa es lento pero real.

La segunda pinza tiene como objetivo el bastión del SKDK desde Yzium, donde se encuentra la principal agrupación de fuerzas rusas, hasta Horlivka, en el sureste. Los avances rusos en el eje M03 en el norte contra la 81ª brigada son muy lentos, y los avances en el eje sur a cargo de dos brigadas ucranianas son casi inexistentes. Incluso si las fuerzas rusas consiguen abrirse paso y alcanzar el bastión del SKDK, tendrán que asegurar los ejes contra el asedio ucraniano y hacer frente al equivalente de una Marioupol reforzada durante los últimos 50 días. Esto parece difícil con las capacidades actuales del ejército ruso, especialmente con vistas a una victoria antes del 9 de mayo.

La tercera pinza radica en los ataques complementarios desde Yzium hacia Barvinkova, o desde la zona de Zaporijjia hacia el norte desde la región de Huliaipole. El objetivo de este ataque en el sur podría ser alcanzar el punto clave de Poprovske. La captura de Barvinkove y Poproske representaría una amenaza de contención general del enclave de Donbass, pero de nuevo, suponiendo que estas capturas sean posibles, cuanto más penetren las fuerzas rusas en el territorio ucraniano, más vulnerables serán. En cuanto a la perspectiva aún más amplia de apoderarse de Zaporizhia y Dnipro -por no hablar de Kharkiv-, parece inconcebible a corto plazo.

Las batallas periféricas

En la periferia de la batalla del Donbass se están librando tres batallas. Los combates siguen siendo inciertos en la región de Kherson-Mykolaev, donde las fuerzas rusas intentan reducir la presión ucraniana con contraataques limitados y, sobre todo, con el uso del fuego. Toda la zona ocupada en el sur está bajo vigilancia entre el aumento de la actividad de la guerrilla ucraniana, que atrae cada vez más fuerzas rusas, y los rumores de proclamación de nuevas repúblicas separatistas seguidas de movilizaciones generales.

En Mariupol, las últimas fuerzas ucranianas siguen resistiendo en el complejo industrial de Azov. Al parecer, incluso han lanzado un contraataque hacia el puerto. Mariupol caerá, lo que será una victoria táctica rusa pero con tanta dificultad que también aparecerá como una victoria simbólica ucraniana. Si, por algún milagro, las fuerzas del complejo de Azov siguieran aguantando el 9 de mayo, se aguaría la celebración de la gran victoria de la Gran Guerra Patria (aunque, en efecto, se seguiría declarando la captura de Mariupol). La resistencia ucraniana también está fijando 12 BG rusos, aparentemente bastante bien probados, que no pueden participar en la batalla de Donbass. También establece una zona muy disuasoria para el resto de la guerra que puede ser imposible de ganar para los rusos si todas las ciudades importantes resisten como Marioupol.

En el noreste, las fuerzas ucranianas han tomado la iniciativa en la región de Kharkiv, tanto al norte de la ciudad como sobre todo en el este, donde la 92ª brigada mecanizada y la 4ª brigada blindada han llegado a la zona de Chuhuiv-Malynivka. Desde este cruce, los ucranianos podrían amenazar el principal eje logístico ruso que une Belgorod con Yzium a través de las ciudades de Velykyi Burluk y Kopiansk, defendidas por las fuerzas rusas que regresaban de Kiev, pero tendrían que avanzar otros 50 kilómetros. También podrían continuar hacia el suroeste a lo largo del eje M03 hacia la gran agrupación rusa en Yzium. Estos movimientos se complementan con incursiones de las Fuerzas Especiales en la retaguardia rusa, incluso en territorio ruso.

 Save as PDF