Key Points
  • Estados Unidos está suministrando cantidades masivas de armas a Ucrania.
  • Sobre el terreno, la batalla por el Donbass continúa y los objetivos rusos para la zona sur siguen siendo una incógnita.
  • Desde el final de la batalla de Kiev, ha habido menos bajas en ambos bandos.

Nivel estratégico

Estados Unidos está a la contraofensiva y se enfrenta a la guerra de Ucrania en la misma posición en la que se encontraba la Unión Soviética en los años sesenta, aprovechando la masiva, absurda y torpe participación estadounidense en Vietnam para armar a sus enemigos. De este modo, Estados Unidos asume claramente el liderazgo de una nueva coalición, en la que, como siempre, aporta al menos el 70% de los medios de confrontación con el adversario. Esta vez el enemigo es Rusia y los medios son ilimitados -aparte de los de la guerra abierta-, lo que no excluye los combates a pequeña escala, siempre que no conduzcan a una escalada. 

Más adelante analizaremos en detalle esta postura. Señalemos simplemente en este momento la relativa debilidad de Rusia frente a esta ofensiva, que puede ser contrarrestada en todos los campos de acción posibles, excepto quizás con el arma del gas, un arma de doble filo, que sólo afecta realmente a los países europeos. En este sentido, el llamamiento a la amenaza periódica, más o menos velada, del uso de armas nucleares, contradicha cada vez pocos días después por el recordatorio de que este tipo de armas sólo podría utilizarse en caso de amenaza existencial, es más bien una admisión de impotencia.

Observemos que Estados Unidos es capaz de hacerlo y de proporcionar, por ejemplo, 30 veces más ayuda militar en términos de valor que Francia, porque ha tenido los medios para hacerlo durante varias décadas en lugar de reducirlos constantemente. Cuenta con grandes reservas, y su industria produce equipos militares, no artesanías de lujo. En comparación, el pedido total previsto del carísimo misil de medio alcance (MMP) para equipar a las fuerzas francesas corresponde aproximadamente a una semana de combate en Ucrania.

Obsérvese la ampliación de la teoría de la victoria, que ya no consiste únicamente en conseguir que Vladimir Putin se rinda ante el asombroso coste de esta guerra para Rusia (una estrategia que nunca ha funcionado por sí sola) o en crear una presión interna (del pueblo o de su oligarquía administrativo-mafiosa, una opción muy arriesgada), sino que ahora consiste en derrotar, o incluso destruir, al ejército ruso sobre el terreno. Históricamente, y en particular en Rusia, es la situación militar sobre el terreno la que determina lo que sucede después. El régimen zarista se derrumbó en primer lugar por la derrota y la desmoralización de su ejército. Así ocurrió también con el régimen soviético tras sus desafortunadas experiencias en África -y especialmente en Afganistán-, paralelamente a la desintegración de la sociedad.  

Nivel operativo

El esfuerzo ruso sigue dirigiéndose desde el eje Yzium-Lyman-Rubizhne, un frente de 100 km de ancho, hacia Severodonetsk en el este y hacia Sloviansk-Kramatorsk en el oeste, desde Yzium y Lyman. Este ataque está apoyado por ataques secundarios, desde Yzium hacia Velyka, para cubrir la acción principal hacia el oeste, y desde Kadiivka (República Popular de Luhansk, LPR) para rodear Severodonetsk desde el sur, particularmente en Novotoshkivske (capturado) y Popasna, antes de avanzar presumiblemente hacia Bakhmut y Kramatorsk.

Ganar la batalla del Donbass equivale a tomar un rectángulo de 100 km de frente y 70 km de profundidad, del tamaño de un departamento francés, en el que se encuentran las tres principales ciudades. Esta zona está defendida actualmente por los ucranianos con cinco brigadas de maniobra, dos brigadas territoriales y varios batallones de la Guardia Nacional y de la milicia, aproximadamente el equivalente a 20 grupos de combate rusos. La concentración estimada de fuerzas rusas en la zona es de entre 30 y 40 BG. Las fuerzas rusas confían en su artillería y en su capacidad diaria de 600.000 proyectiles, y las ucranianas en la superioridad táctica de sus unidades de maniobra, en el terreno fortificado y, sobre todo, en los grandes reductos urbanos equivalentes a Mariupol. En igualdad de condiciones, las fuerzas rusas tardarían entre dos y tres meses en capturar esta zona al ritmo actual.

Pero las cosas no son tan iguales. Las fuerzas rusas combinan este esfuerzo con ataques a lo largo de la frontera de las dos repúblicas separatistas de Horlivak y Donetsk, y luego en la zona sur del Dniéper de la República Popular de Donetsk, con poco éxito, excepto parcialmente en el centro en Huliaopole. Es difícil imaginar un avance más amplio en la región sin refuerzos en las unidades de maniobra.

Por otra parte, hubo una gran actividad de fuego ruso en la región de Kherson, al norte del Dnieper, lo que tal vez sugiere nuevos ataques hacia Mykolayev y/o Kryvyi Rih. Es probable que esta actividad esté vinculada a la alerta del 14º Ejército en Transdniestria y a la destrucción del puente Zatova en la desembocadura del río Dniéster, que tendría como objetivo asegurar a las fuerzas ucranianas en Odessa -y en particular a la 5ª Brigada Blindada- durante el ataque a Mykolayev. Sin embargo, no está claro cómo podrían avanzar los rusos con las fuerzas que tienen. Tal vez se trate de asegurar el eventual referéndum para crear una República Popular de Kherson (KPR) antes de tener el equivalente en Melitopol, y así fijar políticamente las ganancias militares rusas.

En Mariupol, las últimas fuerzas ucranianas siguen resistiendo en el complejo industrial de Azov, a pesar de los continuos bombardeos y ataques aéreos rusos. A pesar de esta fortaleza de varios kilómetros cuadrados en el interior de la ciudad, en Rusia se anuncia la victoria -que se celebrará con una ceremonia militar el 9 de mayo- y la vuelta a la «vida normal».

La situación no ha cambiado en la región de Kharkiv, que sigue siendo bombardeada, aunque las fuerzas ucranianas han avanzado hacia el norte y el oeste de la ciudad.

Se están haciendo esfuerzos en ambos lados para obstaculizar las comunicaciones del enemigo hacia el frente. Las fuerzas aéreas rusas atacaron la infraestructura ferroviaria ucraniana y hubo varios informes sospechosos de destrucción de depósitos en suelo ruso e incluso un ataque desde el aire en Voronezh, al noreste de Moscú.

Nivel táctico

El recuento de las pérdidas de material realizado por oryxspioenkop.com señala 587 vehículos blindados de combate rusos (tanques, vehículos de infantería) perdidos desde el día 5 (final de la batalla de Kiev) hasta el 28 de abril, de un total de 1.622, es decir, el equipamiento de un grupo de combate (40 vehículos blindados de combate) cada dos días, frente a un BG por día anteriormente. Estas son sólo las bajas verificadas, las pérdidas reales pueden estimarse en un 50% más. La proporción de vehículos destruidos es ahora de dos tercios, y la proporción de vehículos abandonados se ha reducido mucho. Los rusos sólo perdieron 72 piezas de artillería en abril, frente al doble anterior, y 200 camiones frente a 600. Esta evolución refleja el desastre que supuso la batalla de Kiev para los rusos -transformada en una operación de distracción por la propaganda-, y para la evolución de los combates.

La elevada proporción de vehículos de apoyo perdidos -incluida la artillería y las piezas de apoyo- indica que la retaguardia de los ejércitos rusos estaba siendo atacada, debido al alargamiento de ésta, a veces repartida en ejes estrechos de varios cientos de kilómetros, y a la capacidad de asalto y acoso de las fuerzas ucranianas. Los actuales ataques rusos en el Donbass o en la región de Kherson son menos profundos y más amplios. Se está avanzando poco, pero la densidad de fuerzas en el frente es mayor y la protección de la retaguardia está mejor asegurada.

También se perdieron 382 vehículos de combate del lado ucraniano, una media de 5 al día, que ha sido bastante constante desde el principio. Una vez más, la proporción de pérdidas por destrucción frente a las de captura y abandono ha aumentado. La proporción de bajas – 1:4 – sigue siendo muy favorable a los ucranianos, incluidas las bajas por destrucción. Sería necesario un estudio preciso de las causas de la destrucción, pero esta diferencia se explica en gran medida por la superioridad táctica y la postura defensiva general de los ucranianos, que les permite recuperar la iniciativa en la gran mayoría de los casos, así como por la gran densidad de armas antitanque «de arriba abajo» -misiles Javelin, proyectiles guiados, vehículos aéreos no tripulados TB2 turcos, vehículos aéreos no tripulados roedores, cohetes disparados desde edificios- de que disponen.

Para hacer frente a esto de forma inmediata, las fuerzas rusas se apoyan en la potencia de fuego y en la neutralización previa de las zonas de origen del fuego, posibles o reales. La artillería conquista, las fuerzas mecanizadas ocupan. El resultado ha sido una batalla muy lenta y devastadora.

Hay que señalar que, además de la resistencia de los hombres, la continuación de los combates sólo es posible porque los dos adversarios disponen de importantes reservas de material, que compensan las considerables pérdidas, pero también, en menor medida, de municiones. Este es quizás el talón de Aquiles de ambas partes. Los rusos necesitan millones de proyectiles, los ucranianos miles de proyectiles antitanque de todo tipo.

 Save as PDF