Key Points
  • La Fuerza Aérea Rusa (VKS) está infrautilizada, pero representa el mayor y más rápido conjunto de fuerzas disponibles en términos de volumen y calidad táctica.
  • La cuestión de la participación del ejército bielorruso sigue pendiente, con considerables reticencias internas, como demuestra la dimisión del Jefe del Estado Mayor bielorruso.
  • Por el momento, la contribución de los auxiliares extranjeros es demasiado pequeña en volumen y calidad para tener una influencia real en los acontecimientos.

El análisis táctico de ayer está disponible aquí. El archivo de los análisis diarios de Michel Goya está disponible en este enlace.

Situación general

La situación no ha cambiado. Las fuerzas rusas no han lanzado ningún ataque a gran escala desde el 4 de marzo. La impresión es que el ejército ruso se ha empecinado en seguir un pésimo plan hasta el punto de enredarse, dispersarse y bloquearse frente a las localidades. Ahora es difícil para ellos reiniciar una ofensiva coherente cuando los refuerzos son limitados.

Hay dos posibles puntos de desbloqueo a corto plazo. El primero está en Mariupol y el segundo en Donbass enfrentándose al ejército ucraniano. En ambos casos, la capacidad de resistencia ucraniana depende en gran medida de sus reservas y flujos logísticos, cuyo volumen se desconoce.

Situaciones particulares

En el aire

La Fuerza Aérea Rusa (VKS) está infrautilizada, pero representa la mayor y más rápida fuerza de reserva disponible en términos de volumen y calidad táctica, siempre que disponga de una mejor coordinación con tierra, más flexibilidad y una capacidad técnico-industrial para proporcionar más municiones de precisión. Es probable que se utilicen más en el futuro, sobre todo porque las existencias de misiles de precisión de uso generalizado disminuyen un 2% al día.

Pero la defensa antiaérea ucraniana sigue estando bien organizada, incluyendo una defensa de baja intensidad cada vez más densa. El aumento del número de salidas irá acompañado de un aumento de las pérdidas rusas.

Zona oeste 

La cuestión de la participación del ejército bielorruso sigue pendiente, y todavía hay muchas reticencias internas, como demuestra la dimisión del Jefe del Estado Mayor bielorruso.

Kiev y la zona norte

No hay operaciones más allá del nivel de compañía y batallón en las afueras del oeste de Kiev, entre Dymer e Irpin. El cierre completo de Kiev no es posible hasta dentro de varias semanas, lo que retrasa la posibilidad de un ataque a la ciudad por parte del ejército ruso.

Zona este y Donbass 

Ha aumentado la actividad rusa en el arco entre Yisium y Zaporizhia, que se extiende alrededor de las fronteras de las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk. La presión sobre el ejército ucraniano en el Donbass está aumentando. Los recursos rusos son limitados, pero podrían aumentar rápidamente si cae Mariupol. Pero la ciudad sólo caerá cuando sus defensores se queden sin alimentos y municiones.

Zona suroeste 

Las fuerzas rusas son insuficientes para capturar Mykolayev y continuar hacia Odessa. Se han detectado movimientos de la flota del Mar Negro cerca de Odessa. Puede que estemos al principio de una campaña de ataques sobre la ciudad, pero una operación anfibia parece difícilmente concebible sin coordinación con una ofensiva terrestre.

Perspectivas

Existe también un esfuerzo masivo para reclutar voluntarios rusos y extranjeros. Se han creado varios campos de entrenamiento en Rusia y Bielorrusia.

¿Debemos ver en esta llamada a los mercenarios extranjeros la llamada de la asabiyya -comunidades con cultura guerrera- querida por Gabriel Martínez-Gros? Estos mercenarios sirven para paliar las dificultades demográficas de la sociedad rusa: familias envejecidas y con un solo hijo. El objetivo es no perder soldados en combate, un fenómeno que puede verse amplificado por el difícil combate urbano cercano. 

Por otra parte, la sociedad ucraniana es bastante similar a la rusa, pero no duda en dar el ejemplo de «nación armada», una actitud que no se esperaba de una nación europea. En resumen, por un lado tenemos una nación en guerra por su supervivencia como nación y por otro lado una «operación especial» periférica y no vital.

Por el momento, la contribución de los auxiliares extranjeros es demasiado pequeña en volumen y calidad para tener una influencia real en los acontecimientos.

Teoría: ¿es posible concebir una guerra subterránea entre la OTAN y Rusia?

En teoría, la respuesta es sí. La primera regla es que las potencias nucleares no se enfrenten directamente en el plano militar por temor a que se produzca una escalada muy rápida hasta el punto de que sean posibles los intercambios termonucleares, algo que nadie desea. Por supuesto, como todas las normas, ésta puede dejar de respetarse, pero durante más de setenta años, ésta se ha respetado, aunque haya habido grandes momentos de tensión durante este periodo.

La segunda regla es que todo lo que esté por debajo del umbral de la confrontación militar directa está permitido. Esto es lo que está ocurriendo ahora con las sanciones económicas, los ciberataques y las campañas de información y desinformación. El instrumento militar puede utilizarse en este contexto con fines demostrativos. Esto puede ir desde el envío de un batallón militar francés a Rumanía hasta el anuncio del estado de alerta elevado de las fuerzas nucleares en Rusia.

Sin embargo, puede haber ocasiones en las que uno se sienta obligado a cruzar ligeramente el umbral del combate y, por tanto, a atravesar la «nueva cortina de acero» en busca de más efectos. Esto suele hacerse discretamente cuando la escala es pequeña. Por ejemplo, se puede enviar a unos cuantos soldados fantasmas al otro lado de la frontera para realizar sabotajes en las instalaciones del enemigo o, por el contrario, acudir a ayudar a nuestros aliados a organizar una guerra de guerrillas. Para eso están los «servicios secretos».

Incluso puede haber enfrentamientos de baja intensidad a lo largo de la frontera. El Reino Unido e Indonesia, aunque no es una potencia nuclear, se enfrentaron en la selva de Borneo de 1963 a 1966. Casi 900 hombres murieron en los combates y nadie habló de ello. Durante gran parte de 1969, la URSS y China se enfrentaron a lo largo del río Ussuri, de nuevo con varios cientos de muertos.

También se pueden concebir cosas más visibles, como un avión derribado tras cruzar por error otro espacio aéreo como el avión ruso derribado por Turquía en noviembre de 2015. O un ataque con misiles o cohetes a una base de retaguardia ucraniana en Polonia. Cada vez que esto cause una gran emoción, se hablará con el otro y se calmará la situación.

Por último, está la ausencia de control, como cuando los mercenarios de Wagner destrozan al ejército estadounidense en Siria, cerca de Deir Ezzor, en febrero de 2018. En efecto, según la tercera regla, si no se puede enfrentar directamente, más allá de algunas escaramuzas, se puede enfrentar violentamente a través de intermediarios, sobre todo si está lejos de Europa.

 Save as PDF