Key Points
  • El esfuerzo ruso es cada vez más claro en todo el Donbass, con el deseo de conquistar completamente las dos óblast de Luhansk y Donetsk, incluida Marioupol, antes de posibles negociaciones.
  • En este momento, el uso de armas químicas no parece ser de interés, ni táctica ni políticamente para Rusia. Incluso en caso de masacre, la artillería, la aviación y los sistemas de misiles rusos tienen todavía muchas reservas.
  • Por parte rusa, la inyección de nuevos recursos, sobre todo humanos, encontrará rápidamente sus límites, a no ser que se declare oficialmente la guerra y se decrete la movilización general, lo que sería en sí mismo una novedad.

El análisis táctico de ayer está disponible aquí. El archivo de los análisis diarios de Michel Goya está disponible en este enlace.

Situación general

Las fuerzas rusas están prácticamente paralizadas en el norte y el sur de Ucrania. Por otro lado, hay un esfuerzo ruso en todo el Donbass, con el deseo de conquistar completamente las dos óblast de Luhansk y Donetsk, incluyendo Mariupol, antes de posibles negociaciones.

Situaciones por zona

Zona oeste y Bielorrusia

La situación es confusa en el sur de Bielorrusia, donde se han escuchado una o varias explosiones. Se han detectado numerosos movimientos de tropas rusas y bielorrusas, especialmente en la zona de Brest.

Zona de Kiev y norte

Los combates son muy limitados y se sitúan principalmente en el noroeste de Kiev. Se observan ataques de artillería sobre las ciudades de Kiev y Soumy. El ejército ruso podría estar preparando una ofensiva sobre Soumy, zona en la que se esfuerza por proteger los ejes logísticos.

Zona este y Donbass

La situación también es confusa en Kharkiv, con los continuos bombardeos rusos sobre la ciudad, pero con una forma de renuncia a conquistarla a corto plazo.

Las maniobras rusas se intensifican en la zona de Izyum-Severodonetsk, con el 6º, el 20º Ejército y el 2º Cuerpo de Ejército (República de Luhansk). Pero el empuje también está en toda la frontera del Donbass, especialmente en el sur hacia Zaporizhia, a pesar de las fuerzas limitadas.

En lo que respecta a Mariupol, la ciudad está siendo atacada por dos divisiones de infantería motorizada en el este y el oeste y una brigada de infantería naval en el norte, formada por sólo 10 GBI identificados. El general Oleg Mityaev, comandante de la 150ª División, fue asesinado. La presión sobre la población aumenta con un ataque dirigido, probablemente con misiles, al gran teatro del centro de la ciudad.

Perspectivas

Se anuncia una nueva ayuda estadounidense en forma de 1.000 municiones antitanque diversas, 800 MANPADS Stingers y unos 100 drones Switchblade. Los Switchblade 300 o 600 -los 600 son los más potentes- son drones merodeadores de bajo coste que pueden utilizarse como pequeños misiles de crucero con poca carga útil, pero con una precisión muy alta a pocos kilómetros de distancia. Esta ayuda podría ser un verdadero cambio de juego para las fuerzas ucranianas si se utiliza en gran número.

El esfuerzo ruso en materia de reclutamiento es intenso, pero pronto alcanzará sus límites. Los rusos deben lamentar no tener muchas unidades profesionales de reserva, entrenadas y equipadas para escalar. Uno tiene la sensación, por las imágenes de combate, de que los VDV y los Spetsnaz son los únicos soldados de infantería rusos que luchan.

La cuestión del uso de armas biológicas y químicas

Un estancamiento militar sólo puede romperse mediante una inyección masiva de recursos y/o mediante la innovación, es decir, utilizando nuevos métodos de guerra.

Por parte rusa, la inyección de nuevos recursos, sobre todo humanos, encontrará rápidamente sus límites, a menos que se declare oficialmente la guerra y se decrete la movilización general, lo que sería en sí mismo una novedad.

Otra posibilidad es el uso de armas biológicas y químicas.

Descartemos las armas biológicas, que son demasiado inciertas. Sigue existiendo la posibilidad de que haya armas químicas.

El uso de armas químicas causaría menos daño político que el uso de armas nucleares, pero seguiría siendo muy importante en la escena internacional. Por un precio tan elevado, los resultados que cabe esperar serían sin duda limitados. Desde el punto de vista táctico, un ataque químico en una zona en poder del ejército ucraniano puede tener un efecto innegable si se realiza por sorpresa sobre una tropa no preparada, que sin duda se verá obligada a retirarse a toda prisa. Una vez utilizado, todo el mundo estará advertido y se preparará en consecuencia, suponiendo que los ucranianos tengan el equipo adecuado para afrontarlo. Los efectos de futuros ataques serán entonces mucho menores.

Un ataque por sorpresa sólo tiene interés si se lleva a cabo a gran escala, mientras que la preparación de un ataque químico a gran escala difícilmente puede ocultarse, salvo quizás mediante el uso de misiles. Por lo tanto, es poco probable en este momento.

Muy rápidamente, el uso táctico del arma química pierde su relevancia frente a un defensor preparado, sobre todo porque el atacante debe tomar él mismo las precauciones. Con un buen nivel táctico, se pueden imaginar sofisticados procedimientos de combinaciones de uso de químicos volátiles sobre zonas que serán atacadas en los minutos siguientes al final del efecto, de líquidos persistentes sobre las líneas de partición a la manera de los ejércitos de 1918. Existen grandes dudas sobre la capacidad actual de Rusia para llevar a cabo operaciones tan complejas. En resumen, en teoría, el arma química tiene un valor táctico limitado.

Lo que queda por analizar es el terror utilizado contra la población. Esta hipótesis es factible, de nuevo hasta que se adopten prácticas que disminuyan sus efectos. Pero, para lograr un efecto decisivo, como el pánico y la capitulación de una ciudad, es necesario emplear una gran cantidad de medios militares: proyectiles químicos por centenas, incluso por millares, o pulverizaciones. Es posible, al menos una vez, hacerse con una gran ciudad, después será más complicado. Pero, más allá del horror, ¿qué efecto devastador sobre la opinión pública, e incluso dentro de la opinión pública rusa, podría tener este proceso?

A estas alturas, el juego no parece valer la pena. Aunque haya que matar, la artillería, la aviación y los cuerpos de misiles rusos tienen muchas reservas.

 Save as PDF