La última entrevista de Milei tuvo lugar la noche del jueves 26 de octubre en la televisión argentina. Está acostumbrado a aparecer en el programa de Esteban Trebucq en el canal A24 -que le ayudó a darse a conocer-. Esta vez, sin embargo, aunque no era su primer exabrupto, Milei protagonizó un momento embarazoso y muy preocupante en directo.

Cuando el periodista le preguntó por el polémico apoyo que había recibido de la candidata de centroderecha, Patricia Bullrich, derrotada en primera vuelta -a pesar de que él la había atacado durante la campaña-, Milei comenzó a hacer movimientos y gesticulaciones extrañas.

  • Empezó felicitándose por el éxito -medido por el número de likes– de su post en redes sociales en el que aparecen un león (él es conocido como «El León») y un pato («Pato», por Patricia) abrazados con la bandera de Argentina.
  • La publicación X tiene más de 27 millones de visitas. Cuando en el set le hicieron notar que los likes no son votos, pareció comenzar el momento de locura de Milei: «Lo que quiero decir es que hay un salame o tres salames [tontos] opinando [sobre la decisión de Bullrich] desde una computadora….. ¿Sabés qué? Mientras miran a la señorita por internet, yo estoy en el medio de sus sábanas».
  • Sus ojos están alternativamente perdidos, locos o violentos, parece tener calor, no para de moverse en su silla como si buscara algo, se le forman rictus en la cara, sus dedos se agitan frenéticamente.

Unos minutos antes, Milei interrumpe la entrevista para pedir que dejen de hablar detrás de él. Dice que oye voces, que le distrae un ruido fuerte, que la gente habla y le impide pensar.

  • El presentador se muestra sorprendido e incómodo: aparentemente no había ruido en el plató. De hecho, vídeos posteriores demostraron que, efectivamente, el plató estaba en silencio y que no había nadie cerca de Milei en ese momento.

Pocos minutos después, se produce un nuevo quiebre en el comportamiento del concursante cuando le hablan de una candidata que le había llamado «nazi».

  • Milei se derrumba, busca las palabras y finalmente balbucea que es «una situación tan horrible», al borde de las lágrimas.

La entrevista llega a su fin y los periodistas vuelven a sus mesas, pero parecen distraídos.

  • Aunque ya no está en pantalla, Milei -a pesar de ser un visitante habitual- permanece en su asiento, preguntándose cómo salir del plató. Uno de los periodistas interrumpe el programa para decirle que se le indicará la salida.
  • Una segunda interrupción tiene lugar cuando Milei está a punto de abandonar el plató y aprovecha para reprender a los asistentes por los murmullos que decía oír.

¿Sufre Milei un trastorno real o se trató de un brote psicótico en directo?

  • No es la primera vez que se cuestiona la salud mental del candidato -al igual que se ha cuestionado los problemas psicológicos de Trump y Bolsonaro-.
  • El expresidente brasileño anunció que sufría depresión cuando perdió las elecciones y lloró en cada aparición pública meses después. Durante una operación en su contra por emitir certificados Covid falsos, se derrumbó en una entrevista y rompió a llorar: «Estoy bajo una enorme presión, las 24 horas del día».

La entrevista ha atraído a audiencias récord, y extractos de la misma circulan constantemente por las redes sociales.

  • Las consecuencias son múltiples. Ante lo que muchos llaman la «verdadera cara» de Milei, finalmente revelada al público en general, varias figuras públicas han anunciado que ya no apoyan al candidato, incluso entre el bando libertario radical.
  • Mientras recibe el apoyo central de pesos pesados de la política argentina, como el ex presidente Mauricio Macri (centro-derecha), Milei puede haber perdido las elecciones por esta secuencia. Lo sabremos el 19 de noviembre.