En Ucrania en la guerra sin fin

"Construimos pensando en los bombardeos. Enseñamos pensando en el conflicto. El inglés se está convirtiendo en un idioma esencial, y en la escuela se enseñan técnicas de tiro. Y, por supuesto, al final, sólo quedarán los que estén totalmente comprometidos." En medio de la guerra extendida, Ucrania está experimentando una profunda transformación. En un texto que se ha hecho viral en los últimos días, el periodista Petro Shuklinov intenta poner palabras a una realidad vertiginosa.

Autor
Fabrice Deprez
Portada
© AP FOTO/LIBKOS

Este texto, publicado el 18 de agosto por Petro Shuklinov en su página de Facebook, pinta un panorama sombrío y a veces incluso distópico de una Ucrania en guerra eterna con Rusia, de una sociedad dividida entre los «débiles» que han abandonado el país y los «fuertes» dispuestos a quedarse en una nación transformada, militarizada y con un fuerte apoyo de Occidente. Escrita por un periodista ucraniano que se hizo voluntario en apoyo del ejército ucraniano tras la invasión rusa, esta visión del futuro de Ucrania ha suscitado desde entonces casi 300 comentarios y ha sido compartida casi 500 veces.

Sin embargo, este texto no debe entenderse como una declaración compartida por toda la sociedad ucraniana –ni mucho menos–. Más bien forma parte de una reflexión más amplia (pueden encontrarse otras contribuciones aquí) sobre el futuro del país, que a su vez gira en torno a la idea de que esta guerra debe marcar el advenimiento de una nueva Ucrania, cuyos contornos son aún muy imprecisos. 

También llega en un momento en que la sociedad ucraniana habla cada vez más de la idea de una guerra larga y trata de aceptarla. Sin decirlo directamente, este texto moviliza una versión más pesimista de una visión del futuro de Ucrania descrita como el «modelo israelí» –una mezcla de garantías de seguridad occidentales, guerra permanente y una sociedad militarizada–. Por tanto, debe considerarse como un punto de referencia en una conversación incipiente que es extremadamente fluida y sigue dependiendo en gran medida de los acontecimientos en el campo de batalla sobre el futuro de Ucrania.

Una nación de resistentes. Mi mirada sobre el futuro de Ucrania

Creo que la guerra será interminable. No habrá paz entre Ucrania y Rusia. Incluso cuando haya pasado el punto álgido de la guerra, la guerra abierta se convertirá en un intercambio de fuego de artillería. Los conflictos fronterizos serán la norma, incluso después de la liberación de Donbass y Crimea. Mientras exista Rusia, habrá guerra. De una forma u otra.

Por supuesto, si Rusia desapareciera, la guerra terminaría.

Mientras exista Rusia, habrá guerra. De una forma u otra.

PETRO SHUKLINOV

¿Por qué veo las cosas de forma tan sombría? Porque así fue durante siglos antes que nosotros. Hoy continúa. Y la guerra continuará después de nosotros. Quizá en el horizonte de las transformaciones geológicas, dentro de milenios, los océanos absorban territorio ruso –pero no hoy y, para un pueblo que lo está sufriendo, el genocidio nunca será una opción–.

Partamos de esta premisa. Pensemos en lo que esto significa: la guerra sin fin.

Un soldado ucraniano de la 53 brigada sostiene cartuchos en una trinchera en la línea del frente cerca de Donetsk, Ucrania, sábado 19 de agosto de 2023. © AP Foto/Libkos

Resumiendo, nos veo de la siguiente manera:

  1. Entrenamiento y ejercicios militares permanentes;
  2. El tiempo de los débiles ha terminado, el tiempo de los fuertes está llegando;
  3. En una nación única.

El segundo y el tercer punto lo cambian todo, en todos los ámbitos. Desde la construcción hasta la educación. Construimos pensando en los bombardeos. Enseñamos pensando en el conflicto. El inglés se está convirtiendo en un idioma esencial, y en la escuela se enseñan técnicas de tiro. Y, por supuesto, al final, sólo quedarán los que estén totalmente comprometidos.

El inglés se está convirtiendo en un idioma esencial, y en la escuela se enseñan técnicas de tiro.

PETRO SHUKLINOV

La economía ucraniana cambiará por completo. No, no será peor. Será diferente. Durante muchos años, nuestra economía estuvo vinculada a Rusia, porque no había barrera lingüística y era posible montar juntos proyectos más o menos dudosos. Eso se acabó. Nuestra nueva economía se basa y se basará en los vínculos con Occidente: allí es mucho más difícil desarrollar estos proyectos, aunque hables bien inglés. Pero para la economía, esto significa un crecimiento explosivo. 

Un soldado ucraniano de la 53 brigada sostiene cartuchos en una trinchera en la línea del frente cerca de Donetsk, Ucrania, sábado 19 de agosto de 2023. © AP Foto/Libkos

Creo que con la transformación de nuestra conciencia, la sociedad mutará. 

Por ejemplo, los que son débiles o no pueden aguantar se irán para siempre. Tenemos que aceptarlo. En cuanto se abran nuestras fronteras, cientos de miles de personas en busca de una vida mejor se marcharán para no volver jamás. 

[Véase también la pieza de doctrina de Jean-Marie Guéhenno sobre «La larga guerra de Ucrania».]

No puedo juzgarles, porque no nos espera nada fácil. Será difícil reconstruir el país, incluso con el apoyo de miles de millones de dólares de todo el mundo. La idea de que «los mejores se van» no me conmueve. No entiendo por qué alguien que quiere adquirir la ciudadanía en otro país debería ser mejor para nosotros. «Mejor» es una valoración exclusivamente moral. Y las «mejores personas» para mí son las que están cerca de mí. O los que ayudan activamente y esperan la oportunidad de volver a casa.

Los que son débiles o no pueden aguantar se irán para siempre. Tenemos que aceptarlo.

PETRO SHUKLINOV

En este nuevo país, los fuertes serán aún más fuertes. Y los que se consideraban, o eran considerados, débiles pero han elegido Ucrania aprenderán a vivir de otra manera: se harán más fuertes.

Por supuesto, no me refiero a la fuerza física.

Los tiempos difíciles crean personas diferentes, más fuertes. La historia nos lo ha demostrado cientos de veces. Lo veo a mi alrededor todos los días. Especialistas informáticos que podían parecer frágiles son ahora un azote operativo en la guerra. Podría decir lo mismo de los pequeños comerciantes, los obreros de la construcción y los electricistas. No mencionaré todos los sectores. Pero lo he visto con mis propios ojos: millones de personas se han convertido en titanes en comparación con lo que eran antes de febrero de 2022.

Soldados ucranianos de la 53 brigada en una trinchera del frente cerca de Donetsk, Ucrania, sábado 19 de agosto de 2023. © AP Foto/Libkos

Quizá sea mejor que me tome a mí mismo como ejemplo. Sólo soy periodista. Siempre he trabajado en redacciones. Escribiendo o editando artículos. ¿Alguna vez pensé que podría organizar un proceso multimillonario para comprar y entregar más de cien coches esenciales para nuestra lucha? Sólo soy un ejemplo en un océano. Un océano de gente de derechas, un océano de gente de izquierdas. Todo el mundo ha cambiado. Todo el mundo se ha vuelto diferente. Y, por supuesto, cada uno de nosotros se ha hecho más fuerte. Ustedes se han hecho más fuertes.

Todo el mundo ha cambiado. Todo el mundo se ha vuelto diferente. Y, por supuesto, cada uno de nosotros se ha hecho más fuerte. Ustedes se han hecho más fuertes.

PETRO SHUKLINOV

En resumen: al final de la fase aguda que estamos atravesando, tendremos un país completamente diferente, cualitativamente diferente. Aunque la oscuridad esté en la ventana de la sociedad y no se pueda ver nada, sé exactamente lo que pasará después. Sé exactamente lo que pasará después.

[Véase también: Nuestra serie de publicaciones para seguir el conflicto «La guerra en Ucrania día a día»].

Lo principal es no tener miedo de que alguien se rinda y se vaya. No hay que temer la destrucción ni las pérdidas –lo reconstruiremos todo con el apoyo de Occidente–. No hay que tener miedo en absoluto. El miedo es lo único que puede matarnos.

Un soldado ucraniano de la 53 brigada acaricia a un gatito en una trinchera del frente cerca de Donetsk, Ucrania, sábado 19 de agosto de 2023. © AP Foto/Libkos

Así que yo diría que tenemos que acostumbrarnos a ser fuertes. Tenemos que acostumbrarnos a la idea de que podemos hacer cualquier cosa. Cambiar un poco nuestra mirada. Sí, será difícil. A partir de ahora será aún más difícil. Tenemos muchos problemas. Muchas cosas que cambiar. Gracias a quienes nos lo recuerdan. ¿Dónde estaríamos si estas personas no nos lo recordaran? Espero que cada vez más gente decida actuar y cambiar en lugar de tener miedo a los problemas.

Todo cambiará. Ucrania nunca será lo que era ayer. Pero estos son tiempos históricos para Ucrania. Y se construirá un nuevo país con nuestras propias manos.

Amigos míos, deberíamos haber muerto hace mucho tiempo. Según todos los pronósticos. En cambio, aquí estamos. Estamos avanzando. Estamos cambiando. Estamos construyendo. 

PETRO SHUKLINOV

No tengáis miedo al cambio. Aceptad el cambio. Y creed en vosotros mismos. Amigos míos, deberíamos haber muerto hace mucho tiempo. Según todos los pronósticos. En cambio, aquí estamos. Estamos avanzando. Estamos cambiando. Estamos construyendo. 

Y así será siempre. Y pase lo que pase, doy las gracias a todos los que nos han apoyado. Juntos podemos hacer cualquier cosa. Y juntos afrontaremos los retos del destino. Con confianza, ¡hacia adelante y hacia arriba!

Créditos
Publicación original en Facebook: https://www.facebook.com/PetroShuklinov/posts/6519204338161798/
El Grand Continent logo