Key Points
  • La batalla de los recursos será decisiva entre los dos bandos.
  • Las posiciones en el frente no han cambiado mucho.
  • Una victoria total de los rusos parece poco probable.

La batalla de los medios

Las fuerzas rusas siguen llevando a cabo ataques limitados en Mariupol y el norte del Donbass, mientras se preparan para impulsar sus posiciones de forma más activa desde Yzium hacia la parte oeste del bastión de Sloviansk-Kramatorsk.

El objetivo ruso parece ser tomar completamente el Donbass para el 9 de mayo. Que se consiga este objetivo -lo que parece poco probable- o no, en esa fecha se debería llegar a una estabilización de las operaciones militares, ya que ambos adversarios carecen de capacidad ofensiva para alterar significativamente la línea del frente. Esta estabilización puede adoptar la forma de un alto el fuego, seguido de lo que probablemente serán negociaciones infructuosas, o puede adoptar la forma de una guerra encubierta. A esto le seguiría una nueva fase ofensiva, una vez que una de las partes disponga de medios suficientes para intentarlo.

Las operaciones orgánicas, o de recursos, ya superan a las operaciones violentas y territorialmente limitadas de conquista, un kilómetro al día en el mejor de los casos. El primer reto es aumentar el alcance táctico de los grupos y brigadas/regimientos en contacto más rápido que el otro. La segunda es multiplicar los puntos de contacto con un nivel de alcance superior al otro para acumular pequeñas victorias que permitan que surjan éxitos operativos -una ruptura, un frente que retroceda significativamente, un colapso- y a largo plazo lograr objetivos estratégicos: la conquista del Donbass y la conservación del sur del país en el futuro inmediato para los rusos; resistir esta ofensiva y quizás recuperar terreno en el sur para los ucranianos.

Actualmente, la mayoría de los grupos de ambos bandos han bajado de nivel, debido a las importantes pérdidas humanas y materiales sufridas y al cansancio provocado por la intensidad de los combates.

A corto plazo, la mejor manera de devolverlos al menos a su nivel anterior es retirarlos de la zona de combate, hacerlos descansar y reponer sus efectivos y equipos. Esto requiere un tiempo de reconstrucción proporcional a las pérdidas. Una unidad que ha perdido un 30% tardará tres veces más en reconstituirse que una unidad que ha sufrido un 10% de bajas. Para un batallón/grupo, se necesita un mínimo de una semana por cada 10% de pérdida. Nótese que después de este tiempo, el nivel táctico será más alto que al principio de la guerra, simplemente por el efecto de la experiencia.

Para que los batallones descansen, debe existir la posibilidad de un relevo en el frente. Si no es así, las unidades deben reponerse directamente en el frente. Esto es menos eficiente, pero la urgencia es la regla. La recomposición del material es la que menos problemas plantea, siempre y cuando, por supuesto, se disponga del material y de la logística necesaria para ello. Será necesario tener una pequeña base detrás de la primera línea, fuera del fuego enemigo si es posible, para actuar más bien de noche, dispersa, etc., pero es sobre todo un problema de organización. La incorporación de nuevos equipos será un poco más problemática, ya que hay que aprender a utilizarlos sin mucho tiempo ni espacio de maniobra/alcance.

El refuerzo humano es más difícil. Introducir refuerzos individuales directamente para complementar las secciones de primera línea sin ningún vínculo social suele ser un desastre. La contribución global es nula o incluso negativa. Es mejor mantener una unidad con poco personal pero coherente que complementarla bajo el fuego con novatos. Al final, aunque signifique reforzar una brigada en el frente, es mejor enviarle un batallón completo desde la retaguardia. Y para reforzar un batallón, es mejor enviarle una compañía completa o, como mínimo, secciones, pero siempre compuestas por unidades coherentes.

[Desde la invasión rusa de Ucrania, con nuestros mapas, análisis y traducciones comentadas hemos ayudado a más de 1,5 millones de personas a entender las transformaciones geopolíticas de esta secuencia. Si encuentra útil nuestro trabajo y cree que merece apoyo, puede suscribirse aquí].

Situación de las operaciones

Tal y como están las cosas en este momento, los rusos están recuperando los grupos tácticos inter armas menos dañados de todo el Frente Este y los están desplegando entre Kharkiv y Yzium, mientras que están reponiendo lo más rápidamente posible con voluntarios y equipo de reserva otros tantos grupos dañados en el Norte y el Este, y probablemente los comprometerán en el Donbass en las próximas semanas.

Todos están bajo el mando del personal del 1er Ejército Blindado de la Guardia, transferido desde la región de Soumy, y el mando conjunto del general Dvornikov, comandante del Distrito Sur. Como las formaciones de artillería sufrieron menos que las unidades de combate cuerpo a cuerpo, los rusos también recuperaron unidades de artillería, incluso en los grupos de combate que se habían desgastado, para formar brigadas de fuego en profundidad, mientras que la fuerza aérea desempeñó su tradicional papel ruso de artillería volante en el Donbass.

Así, va tomando forma una forma de combate basada en el fuego en profundidad masivo seguido de ataques concentrados de divisiones ad hoc, que se van revelando a medida que se desgastan. Si el Donbass hubiera sido el frente principal al inicio de la guerra y no Kiev, habría sido posible montar una ambiciosa maniobra de despliegue norte-sur desde Kharkiv hasta Dnipro, pero no fue así ya que fue el Donbass y no Kiev el que se utilizó inicialmente para fijar las fuerzas ucranianas. Con las fuerzas restantes, no hay otra posibilidad que intentar un cruce Yzium-Donetsk o Yzium-Zaporajjia.

En el otro lado, las mismas diez brigadas regulares ucranianas han mantenido el frente del Donbass desde el principio, cinco de ellas orientadas al norte. Son, especialmente en el norte, probablemente las mejores unidades de combate de esta guerra. Pero han sufrido mucho y parece difícil relevarlos completamente en la acción. Sin embargo, es posible que las fuerzas ucranianas lleven a cabo una maniobra de refuerzo en régimen de «interdicción» (es decir, a pesar de la campaña de ataques a la red de carreteras/VF y a los convoyes eventualmente avistados) por la noche, en pequeñas unidades y convoyes logísticos, etc. a las brigadas de primera línea.

Estas diez brigadas cuentan además con el apoyo de otras tantas unidades territoriales y de voluntarios para hacer de cada localidad una fortaleza. También resultaría muy valiosa una fuerza de hostigamiento-inteligencia de retaguardia en el norte ocupado organizada por las Fuerzas Especiales. Puede que ya exista.

Evidentemente, la ayuda occidental es esencial, ya sea en materia de inteligencia, de equipos ligeros modernos como el Starstreak SATCP -que ya se utiliza desde que se derribó un helicóptero Mi-28 con él el 1 de abril- y los 1.000 drones Switchblade rover, o los equipos más pesados que están llegando ahora, los más importantes de los cuales son sin duda los misiles AA S 300 y los obuses autopropulsados, también procedentes de Eslovaquia.

Al final, es difícil ver cómo los grupos de combate rusos, incluso con el beneficio del apoyo de fuego, podrían superar el alcance táctico de los batallones ucranianos en el Donbass, que están desgastados pero en una sólida postura defensiva, con una moral indudablemente mejor. E incluso si los rusos consiguen ser superiores, es difícil ver cómo podrían crear suficientes puntos de contacto victoriosos para prevalecer en esta ofensiva de primavera.

Si este es el caso, probablemente habrá una revancha en una ofensiva de verano y para entonces los ejércitos serán diferentes.

 Save as PDF