El viaje de Emmanuel Macron a la Península Arábiga, del 2 al 4 de diciembre de 2021, fue una oportunidad para que Francia, en vísperas de su presidencia de la Unión Europea, afirmara su papel de potencia estabilizadora en una zona Oriente Medio-Mediterráneo perturbada por la retirada estadounidense de Kabul el 30 de agosto, en plena recomposición desde la firma de los Acuerdos de Abraham en el segundo semestre de 2020, y marcada por una persistente presión migratoria, que tiene secuestrados los debates electorales en las democracias del Viejo Continente, en términos de seguridad, demografía y cultura.

Este viaje, que está marcado por tres etapas en Dubái, Doha y Jeddah, se produce también en un momento en el que la dinámica de los acuerdos de Abraham entre Israel y cuatro Estados árabes (Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Sudán y Marruecos -con el nihil obstat saudí-) está en proceso de fracturar el « eje chií-francés » establecido por Turquía, Qatar e Irán en apoyo del islamismo político de los Hermanos Musulmanes desde el bloqueo del emirato del gas por sus vecinos, desde junio de 2017 hasta enero de 2021 [mapas 1 y 2]. La reconciliación saudí-qatarí, marcada por la gira de todos los miembros del CCG [Consejo de Cooperación de los Estados Árabes del Golfo] por el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman tras la visita del presidente francés, atestigua el renacimiento de esta alianza regional, que nació como una unión profesional de exportadores de hidrocarburos y que ahora está embarcada en una gran transformación para convertirse en el principal proveedor mundial de energía renovable para el mañana, bajo la amenaza del calentamiento global.

Mapa 1
Mapa 2

Lo que está en juego en el plano económico, y las consecuencias sociales y políticas para cada uno de los países implicados, son tales que han puesto bajo la alfombra rivalidades que en su día se agudizaron con la presidencia de Donald Trump. El propio itinerario del Airbus presidencial, que unió simbólicamente tres destinos cuyos líderes seguían enfrentándose un año antes, es un testimonio elocuente de ello. Lo mismo ocurre con el simbolismo de las escalas, más allá del fin de la condición de paria de Doha: en los Emiratos y en Arabia, las potencias invitantes no eligieron la capital para recibir a su anfitrión.

Lo que está en juego en el plano económico, y las consecuencias sociales y políticas para cada uno de los países implicados, son tales que han puesto bajo la alfombra rivalidades que en su día se agudizaron con la presidencia de Donald Trump.

Gilles kepel

En primer lugar, Dubái, y no Abu Dhabi, el bastión de la familia emiratense reinante Âl Nahyan: era una oportunidad para que ésta demostrara, con ocasión de la Exposición Internacional, su control total sobre toda la federación de los Emiratos (el jeque Mohammed Âl Maktoum, gobernante de Dubái, aunque es el actual ministro de Defensa, no había sido invitado a comer en un restaurante italiano en la Expo 2022… llamado de manera oportuna « Brújula » (Bussola), mientras que el « contrato del siglo » se cerraba con la venta de 80 Rafales por un importe de más de 16.000 millones de euros). Pero la elección de la ciudad mercado de la federación fue también una forma de defender e ilustrar su papel insustituible, en un momento en que Arabia Saudí, que ha liberalizado el acceso a su territorio y modernizado su administración, exige que las sedes de las empresas extranjeras que trabajan en ella se ubiquen allí, y no ya en Dubái. Hasta hace poco, esta metrópolis en expansión era el único lugar funcional para los negocios en una región rica en hidrocarburos, pero en la que las instituciones eran inadecuadas para el comercio internacional, ya sea en la Arabia wahabí, en el Irak de Saddam Hussein o en la República Islámica de Irán.

En cuanto a Jeddah, esta ciudad histórica, puerto de peregrinos que van a La Meca desde el siglo VII, simboliza el reenfoque del Reino en el Mar Rojo deseado por Mohamed ben Salman [mapas 3 y 4]: ahora al sur de la ciudad futurista y « post-hidráulica » de NEOM, una Meca digital cercana a Israel y al Canal de Suez, en una de las principales « rutas de la seda » marítimas por la que transitan las mercancías chinas hacia Europa.

Mapa 3
Mapa 4

Desde el punto de vista francés, este viaje era también una continuación del viaje del Presidente a Bagdad el 28 de agosto para una cumbre regional, en el mismo momento en que se iniciaba la retirada americana de Kabul: la iniciativa iraquí-francesa contribuía a establecer la capital de Mesopotamia, donde el primer ministro Mustafá Kazemi consiguió distanciarse de la pesada tutela iraní, manteniendo al mismo tiempo unas relaciones estrechas pero más igualitarias con Teherán [mapa 5], en un lugar de diálogo neutral en el que pudieron reunirse los líderes de importantes potencias de la región (el presidente egipcio Al-Sissi, el rey jordano Abdullah II, los emires Nawaf de Kuwait y Tamim de Qatar, así como los ministros de Exteriores turco, iraní y saudí). Al visitar Bagdad, Mosul y Erbil – es decir, las partes chiíta, suní y kurda del país – y copatrocinar el diálogo regional con el primer ministro Kazemi, Emmanuel Macron quiso decir que, al mismo tiempo que Estados Unidos abandonaba Kabul, Francia, y potencialmente Europa (de la que Francia ostenta la presidencia de enero a junio de 2022) con ella, pretendía desempeñar un papel estabilizador y de reducción de las tensiones.

Mapa 5

La lucha contra el terrorismo y su financiación, contra el islamismo político (o el « separatismo islamista », en palabras del discurso de Macron en Mureaux del 2 de octubre de 2020), contra la inmigración ilegal y la proliferación nuclear iraní son, en efecto, cuestiones importantes para los Estados del norte del Mediterráneo. Por otro lado, ya no tienen una urgencia similar para Estados Unidos, que ahora está centrado en su polimorfa competencia con China, y que ha cambiado su enfoque estratégico del Atlántico Norte al Pacífico Sur, al que están asignadas las fuerzas redesplegadas desde Oriente Medio. Además, al reafirmar su apoyo al Sr. Kazemi, el presidente Macron retoma la tradición de sus predecesores Charles de Gaulle y Jacques Chirac, ambos particularmente apegados a la alianza iraquí, pero que la tutela estadounidense y luego iraní sobre este país desde la invasión de marzo de 2003 había vaciado in concreto de toda sustancia.

La cuestión iraní, en un momento en el que se reanudan las negociaciones del JCPOA en Viena, inauguradas el 14 de julio de 2015 bajo el mandato del presidente Obama y luego interrumpidas por su sucesor el 8 de mayo de 2018, se mide con el fluctuante equilibrio de poder entre Teherán, sus adversarios y sus aliados, tanto forzados como de oportunidad. En 2021 [mapa 6], la « media luna chiíta » -según la expresión del rey Abdullah II en diciembre de 2004- ha reforzado, gracias al apoyo ruso, su presencia en Siria, donde Bashar al Assad ha logrado mantener el poder tras una década de guerra civil. En cambio, sus posiciones son menos seguras en Irak, donde Washington hizo matar por un dron al comandante de la fuerza Qods de la Guardia Revolucionaria, el general Soleymani, el 2 de enero de 2020, cuando acudió a sofocar el levantamiento de los chiitas iraquíes contra la extorsión de los ingresos petroleros por parte de la República Islámica tras el embargo por la retirada estadounidense del JCPOA el 8 de mayo de 2018.

Mapa 6

En Líbano, el fuerte dominio de Hizbulá ha sido desafiado desde las revueltas de 2019 por una parte creciente de la población, incluida la mitad de los cristianos que se habían unido a él en nombre de la alianza de las minorías confesionales contra la agresividad del sunismo wahabí promovido por Riad antes de la llegada al poder de Mohamed ben Salman. Como resultado de esta dominación del « partido de Dios » sobre el país de los cedros, las inversiones de las petro-monarquías de la península se han detenido, sumiéndola en un caos sin precedentes: en 2020, 1,7 millones de libaneses habían caído en la pobreza, y 3 millones en 2021. Esto ha acelerado la fuga masiva de cerebros y de la clase media que podía reintegrarse al mercado internacional. Sin embargo, Teherán no puede permitirse el lujo de « soltar » al Hezbolá porque sus misiles, situados en el sur, alrededor de la frontera israelí, mantienen amenazado al Estado hebreo y constituyen el principal elemento de disuasión de cualquier ataque contra el territorio de la República Islámica. En Washington se sabe que cualquier ataque a Irán provocaría inmediatamente una lluvia de cohetes sobre la Galilea y hasta Tel Aviv, causando un número de muertos políticamente insoportable para los dirigentes y la opinión pública estadounidenses. Lo mismo ocurre con Hamás en la Franja de Gaza, abastecida de misiles por Teherán, y capaz por este medio de influir en la vida política israelí -como lo demuestra la « Guerra de los Once Días » de mayo de 2021 [mapa 7 y nuestra « crónica » en LGC del 27 de mayo], que tuvo así el carácter de una advertencia de los daños que podría causar la activación de las baterías del Hezbolá, que se abstuvo de entrar en acción para mantener el enfrentamiento limitado.

Mapa 7

En este contexto tenso, el almuerzo de Jeddah permitió retomar los hilos del diálogo saudí-libanés: gracias a la mediación francesa, una conversación telefónica entre el príncipe heredero y el primer ministro Najib Mikati (el primer contacto desde hace cuatro años a este nivel) permitió iniciar un proceso que debería conducir a la constitución de un fondo bajo dirección franco-saudí para reconstruir las infraestructuras sanitarias, educativas y de defensa, así como el abastecimiento energético del país del Cedro (Irán se ha sustituido suministrando petróleo al país mediante buques cisterna que llegan al puerto de Beirut). Esta apertura saudí se produjo en paralelo al calentamiento de las relaciones con Qatar, marcado tres días después por señales concretas. El Príncipe Heredero visitó Qatar los días 7 y 8 de diciembre, tercera etapa, tras Omán y Abu Dhabi, de su gira del CCG. Mientras que el comunicado conjunto con Mohammed bin Zayed en la segunda etapa fue más bien frío y formal, el comunicado de conclusión de la visita qatarí, donde el líder saudí pasó la noche, un fuerte signo simbólico en la cultura beduina de la diyafa [hospitalidad], estuvo marcado por una calidez sin precedentes. Desde el largo abrazo con el jeque Tamim al bajar del avión hasta la visita conjunta al estadio de Lusail -donde se celebrará la final de la Copa del Mundo de 2022, cuya realización se vio amenazada por el bloqueo a Qatar de 2017 a 2021-, esta visita demostrativa afirmó, según el comunicado saudí al final de la misma, « la solidez de las relaciones fraternales entre nuestros dos países, y la voluntad común de profundizar la cooperación bilateral en todos los ámbitos ». Tal declaración también sanciona el éxito de Qatar en su resistencia al bloqueo de tres años, debido en particular a la movilización de su soft power financiero internacional con este fin -de la que la compra por parte de un fondo de inversión que incluía a la Autoridad de Inversiones de Qatar del rascacielos neoyorquino en quiebra de la 666 5th Av. propiedad de Charles Kushner -padre del yerno de Donald Trump, Jared Kushner, y su asesor para Oriente Medio, aún muy activo en 2021 en la Península Arábiga- constituyó uno de los momentos paradigmáticos.

© Bandar Aljaloud/Saudi Royal Palace via AP

La lucha contra el terrorismo y su financiación, contra el islamismo político, contra la inmigración ilegal y la proliferación nuclear iraní son, en efecto, cuestiones importantes para los Estados del norte del Mediterráneo.

gilles kepel

La búsqueda de un modus vivendi con Teherán, además de la consagración del papel de mediador de Qatar, también había sido liderada por los EAU: el lunes 6 de diciembre, en vísperas de la llegada del príncipe heredero a Doha, el jeque Tahnoun, consejero de seguridad nacional de su hermano Mohamed ben Zayed, líder de los EAU, fue recibido en Teherán por su homólogo, el almirante Ali Chamkhani, aclarando la multiplicación de los contactos entre las dos orillas del Golfo para desacelerar las tensiones. De hecho, los Estados miembros del CCG siguen preocupados por las armas no convencionales que amenazan Irán y sus diversos apoderados regionales, del mismo modo que el Hezbolá libanés y el Hamás palestino amenazan al Estado hebreo: el 14 de septiembre de 2019, las refinerías saudíes de Abqaïq y Khumaïs resultaron dañadas por el disparo de misiles inicialmente reivindicados por los Houthis yemeníes, pero en realidad atribuibles al Hezbolá iraquí (ambas organizaciones teleguiadas por los Guardianes de la Revolución iraníes), lo que provocó una caída de 5 millones de barriles/día en las exportaciones de petróleo del reino antes de que fueran reparadas, sin que el Pentágono, ni siquiera bajo la presidencia de Trump, lo hubiera impedido preventivamente. Y los ambiciosos proyectos de desarrollo de las petro-monarquías árabes no pueden tener éxito si el chantaje militar-terrorista de Irán se traduce en hechos. En esta perspectiva se inscribe la adquisición de una amplia gama de equipos: la adquisición de 80 Rafales consagrada durante la visita de Emmanuel Macron a Dubái es una muestra de ello (en las horas previas a la llegada del jeque Tahnoun a Irán, Teherán había denunciado a Francia, acusada de « desestabilizar » la región vendiendo armas allí). Pero -un signo de la desintegración en proceso de la triplicidad hermano-chiíta- el jeque Mohammed ben Zayed visitó a Erdogan en Ankara el 24 de noviembre, una vez vilipendiado como patrocinador de la anatematizada Hermandad Musulmana en Abu Dhabi. Con el telón de fondo de la preocupante crisis económica de Turquía, donde el uso masivo de la impresión de dinero en el período previo a las difíciles elecciones del gobernante AKP ha provocado una depreciación acelerada de la lira, lo que hace temer que Ankara pueda ser llevada al FMI a medio plazo, el líder emiratí anunció la creación de un fondo de 10.000 millones de dólares para inversiones en Turquía, cuyo buque insignia sería la adquisición de drones Barayktar TB2, cuyo uso por parte de Ankara en Libia, en los territorios sirios bajo control kurdo y en Nagorno-Karabaj ha demostrado su eficacia en conflictos no convencionales, los mismos que favorece Teherán.

© AP Photo/Burhan Ozbilici

La relación qatarí-turca, uno de los ejes de la triplicidad hermano-chiíta, se revisa al mismo tiempo a la baja: el Sr. Erdogan viajó a Doha a toda prisa los días 6 y 7 de diciembre, abandonando la capital del emirato del gas unas horas antes de la llegada de Mohamed Ben Salman, en un calendario bastante cargado de símbolos… Más allá de la cordialidad de los intercambios con el jeque Tamim, las perspectivas de apoyo financiero de éste se han revisado sensiblemente a la baja: la industria turca de la construcción, que se utilizó en gran medida para construir los estadios del Mundial, ya no tiene contratos, la parte de las inversiones de la Qatar Investment Authority en Turquía se ha estancado en el 5% de los 400.000 millones de dólares colocados en el extranjero, las exportaciones de Ankara a Doha son sólo el 0,1% del total, y Qatar ha tomado una participación en la explotación de gas chipriota en una zona reclamada por el Estado de la República Turca del Norte de Chipre, controlado por Ankara, que ha expresado su ira en esa ocasión. En otro signo de los tiempos, el proyecto de una versión en turco de Al Jazeera ha sido enterrado, mientras que la versión árabe del canal por satélite, que se ha convertido en el principal canal de propaganda de los Hermanos Musulmanes en todo el mundo, está siendo reexaminada para limitar la expresión de estos últimos, lo que ha tenido como consecuencia arruinar la credibilidad de este medio de comunicación, socavando así el soft power de Doha. Sin embargo, la cadena ha dedicado numerosos reportajes a Éric Zemmour, al que convierte en la expresión paroxística de la « islamofobia » francesa, en una perspectiva cercana a los « descolonialistas » y fuertemente teñida de ideología los Hermanos Musulmanes); y en el ámbito militar, el Sr. Erdogan ha ofrecido a Qatar desplegar sus aviones Rafale en suelo turco para hacer prácticas, en un intento de contrarrestar la compra de 24 aviones por parte de Grecia.

Si bien la visita presidencial de Emmanuel Macron a la Península Arábiga estuvo, como se acaba de analizar, en el centro de las recomposiciones en curso en la región del Golfo, también prolongó la conferencia sobre Libia celebrada en París el 12 de diciembre de 2021. Las conversaciones con los dirigentes emiratíes y luego qataríes, principales defensores de cada uno de los bandos enfrentados en Bengasi y Trípoli, respectivamente, permitieron iniciar un proceso de desaceleración de las tensiones, para facilitar el inicio de un proceso de elecciones generales previsto para el 24 de diciembre de 2021. La retirada de los numerosos mercenarios africanos presentes en Cirenaica fue mencionada en Abu Dhabi, antes de la retirada de los auxiliares sirios que Ankara transfirió a Tripolitania (Mapa 8) – nada se mencionó al respecto durante las actas de las conversaciones en Doha entre el Sr. Erdogan y el Emir Tamim…

Mapa 8

Así, en vísperas de la presidencia francesa de la Unión Europea, la visita de Emmanuel Macron a la península adquiere un significado especial en un momento en el que los Estados miembros, todos afectados por las tensiones en el Mediterráneo y Oriente Medio, se ven más que nunca obligados a construir una estrategia común en el contexto de la reorientación estadounidense hacia el Pacífico Sur. De Libia a Irán, el espectro evocado se inscribe en la coherencia más amplia de un proyecto de la Presidencia francesa que, según la Declaración de París del 9 de diciembre, desea « hacer de Europa un gran continente ».

Este artículo fue objeto de un debate entre Gilles Kepel y Andrew Parasiliti en el podcast On the Middle East.

 Save as PDF
Credits
Los mapas, realizados por Fabrice Balanche, están extraídos del último libro de Gilles Kepel, « El profeta y la pandemia. De Oriente Medio al yihadismo de atmósfera. » publicado por Alianza editorial: https://www.alianzaeditorial.es/libro/alianza-ensayo/el-profeta-y-la-pandemia-gilles-kepel-9788413625386/