Garance Mazelier


Habíamos dejado a los héroes adolescentes de Sus hijos después de ellos (Prix Goncourt 2018) en la noche del Mundial de Fútbol de 1998, una noche de alborozo en la que todo era posible. En Connemara, nos despertamos casi 20 años después, de madrugada, con un poco de resaca.